X
Repasó lo que entiende como logros del Gobierno durante una intervención en la Comisión Nacional de Valores. “Cambiemos va a ganar las elecciones", prometió.
Redacción 14/11/2018 12:56

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se congratuló este miércoles por el hecho de que el ajuste fiscal que está ejecutando, que definió como de gran magnitud, no ponga en peligro la estabilidad del Gobierno de Mauricio Macri.

"La Argentina entre este año y el próximo está haciendo un ajuste fiscal de casi 3 puntos del PBI. El déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos va a caer de 5 a 1,5% del PBI, un ajuste externo de casi tres puntos y medio. El tipo de cambio mostró un ajuste de casi 40 puntos porcentuales. En la Argentina nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que cayera el Gobierno", celebró en su intervención en el acto por el 50 aniversario de la Comisión Nacional de Valores (CNV).

 

 

A pesar del mal momento de la economía, el funcionario, entrevistado por el periodista Claudio Zuchovicki, miró la mitad llena del vaso al afirmar que "lo que se ha hecho en estos tres años no se ha hecho nunca en la historia argentina". En ese sentido, anotó lo que considera logros de su gestión, como que "la presión impositiva es ligeramente más baja que en 2015" y "tenemos una estructura de gasto público mejor".

"Todo el ajuste que hemos hecho hasta 2018 fue del lado del gasto. El ajuste fiscal del año próximo se hace mitad y mitad entre baja de gasto y suba de impuestos", dijo. Según Dujovne, "para converger a la meta fiscal que necesitamos, no nos alcanzaba con el gasto. Hemos bajado 10% y el año que viene bajaremos otro 10% el gasto en términos reales".

Consciente de las críticas al restablecimiento o incremento de gravámenes como las retenciones y Bienes Personales, que el propio Gobierno considera indeseables pero que se pactaron con el FMI, Dujovne insistió en su tónica optimista: "Más allá de haber recurrido a impuestos transitorios, es muy importante que no hayamos recurrido a controles de capitales, cepos, confiscaciones ni represión financiera".

"Esto nos fortalece y muestra que Argentina es capaz de afrontar una situación difícil sin apelar a soluciones mágicas como se hizo en el pasado, que además han fracasado. Esto se va a plasmar en una recuperación de la actividad que la veremos el año que viene", indicó.

Admitió, con todo, que la presión impositiva sigue siendo muy elevada. "Nuestro compromiso con la baja de los impuestos es total, pero lo es más con la estabilidad macroeconómica ", explicó, anticipándose a las dudas de la audiencia.

 

 

Por otra parte, abordó otra preocupación que flotaba en el ambiente. "A los inversores les digo que se queden tranquilos: Cambiemos va a ganar las elecciones".

"Los pueblos no vuelven hacia atrás”, indicó. “Cuando terminemos el siguiente mandato, en 2023, van a estar a la vista los buenos resultados, finalmente vamos a ver tasas de crecimiento mucho más elevadas y la discusión va a ser muy distinta. Ahí va a ser antipolular proponer cambios radicales a los que venimos haciendo", completó.

Dujovne: “Nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que cayera el Gobierno"

Repasó lo que entiende como logros del Gobierno durante una intervención en la Comisión Nacional de Valores. “Cambiemos va a ganar las elecciones", prometió.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se congratuló este miércoles por el hecho de que el ajuste fiscal que está ejecutando, que definió como de gran magnitud, no ponga en peligro la estabilidad del Gobierno de Mauricio Macri.

"La Argentina entre este año y el próximo está haciendo un ajuste fiscal de casi 3 puntos del PBI. El déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos va a caer de 5 a 1,5% del PBI, un ajuste externo de casi tres puntos y medio. El tipo de cambio mostró un ajuste de casi 40 puntos porcentuales. En la Argentina nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que cayera el Gobierno", celebró en su intervención en el acto por el 50 aniversario de la Comisión Nacional de Valores (CNV).

 

 

A pesar del mal momento de la economía, el funcionario, entrevistado por el periodista Claudio Zuchovicki, miró la mitad llena del vaso al afirmar que "lo que se ha hecho en estos tres años no se ha hecho nunca en la historia argentina". En ese sentido, anotó lo que considera logros de su gestión, como que "la presión impositiva es ligeramente más baja que en 2015" y "tenemos una estructura de gasto público mejor".

"Todo el ajuste que hemos hecho hasta 2018 fue del lado del gasto. El ajuste fiscal del año próximo se hace mitad y mitad entre baja de gasto y suba de impuestos", dijo. Según Dujovne, "para converger a la meta fiscal que necesitamos, no nos alcanzaba con el gasto. Hemos bajado 10% y el año que viene bajaremos otro 10% el gasto en términos reales".

Consciente de las críticas al restablecimiento o incremento de gravámenes como las retenciones y Bienes Personales, que el propio Gobierno considera indeseables pero que se pactaron con el FMI, Dujovne insistió en su tónica optimista: "Más allá de haber recurrido a impuestos transitorios, es muy importante que no hayamos recurrido a controles de capitales, cepos, confiscaciones ni represión financiera".

"Esto nos fortalece y muestra que Argentina es capaz de afrontar una situación difícil sin apelar a soluciones mágicas como se hizo en el pasado, que además han fracasado. Esto se va a plasmar en una recuperación de la actividad que la veremos el año que viene", indicó.

Admitió, con todo, que la presión impositiva sigue siendo muy elevada. "Nuestro compromiso con la baja de los impuestos es total, pero lo es más con la estabilidad macroeconómica ", explicó, anticipándose a las dudas de la audiencia.

 

 

Por otra parte, abordó otra preocupación que flotaba en el ambiente. "A los inversores les digo que se queden tranquilos: Cambiemos va a ganar las elecciones".

"Los pueblos no vuelven hacia atrás”, indicó. “Cuando terminemos el siguiente mandato, en 2023, van a estar a la vista los buenos resultados, finalmente vamos a ver tasas de crecimiento mucho más elevadas y la discusión va a ser muy distinta. Ahí va a ser antipolular proponer cambios radicales a los que venimos haciendo", completó.