X

"La recuperación del salario en 2019 se va a demorar y será bastante modesta"

El economista de FIEL pronostica una mejora económica en "el segundo trimestre" de 2019 gracias a la cosecha y cree que el Gobierno será "cuidadoso" con las subas de tarifas en el año electoral.
Por 17/11/2018 14:03

Con el aporte de una parte del peronismo federal, el Gobierno consiguió aprobar el presupuesto del ajuste que negoció con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que contempla una nueva caída del PBI y recortes de partidas en áreas sensibles para alcanzar el equilibrio fiscal primario. Además, prevé reducir la inflación a la mitad y mantener el dólar en torno a los $40,10.

"En términos generales, el presupuesto tiene chances de cumplirse", asegura el economista y director de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), Juan Luis Bour, en diálogo con Letra P. No obstante, advierte que el principal "riesgo" que adoptó el Gobierno fue "aumentar los gastos que no estaban previstos" en el proyecto original en referencia a los $24.208 millones que cedió para conseguir el aval de los senadores opositores. 

Optimista, el economista pronostica una recuperación económica para "el segundo trimestre" de 2019, que llegaría con la cosecha gruesa soja, trigo y maíz. Y cree que el Gobierno será "cuidadoso" a la hora de aplicar ajustes tarifarios en un año electoral. 

 

 

-¿El Presupuesto 2019 se puede cumplir?

-En términos general, el Presupuesto tiene chances de cumplirse porque el Gobierno ha tomado ciertos recaudos. Este año hubo un exceso de ingresos sobre lo previsto en el Presupuesto 2018, que pueden ser utilizados para facilitar el cumplimiento del próximo año. Específicamente, me refiero al cobro de las retenciones. Este año, hay margen para terminar con un déficit fiscal menor al 2,7%, pero esa es una decisión discrecional del Gobierno. Los riesgos no los veo tanto por el lado de los ingresos, sino que se han puesto más gastos de los que estaban previstos y eso complica. (NdR: el Gobierno incrementó el gasto en $24.208 millones respecto del proyecto original del Presupuesto que envió al Congreso).

"Con el presupuesto más restringido, los salarios del sector público probablemente vuelvan a estar por debajo de la inflación."

-¿Quiénes son los grandes perdedores con este presupuesto negociado con el FMI?

-Es un presupuesto que restringe la obra pública. A partir de ahora, la obra pública va a depender del financiamiento privado. Por lo tanto, las empresas constructoras son las primeras perdedoras porque ahora van a tener que conseguir financiamiento para los contratos bajo el modelo de la Participación Público Privado (PPP). El sector de la construcción de la obra pública va a tener menos actividad. Con el presupuesto más restringido, los salarios del sector público probablemente vuelvan a estar por debajo de la inflación. 

-El Presupuesto 2019 prevé una inflación del 23% y este año podría cerrar cerca del 45%. ¿Cómo cree que hará el Gobierno para bajar en un año la inflación casi a la mitad?

-Es cierto que el Presupuesto habla de un 23%, pero no es una cifra obligatoria como lo era la meta de inflación. Ahora, hay una política monetaria que se maneja con agregados monetarios. Nuestras estimaciones dan una inflación del 26% para diciembre de 2019. Para reducir ese 20%, el Gobierno debe cumplir con dos variables fundamentales: aplicar un programa monetario restrictivo en materia de liquidez y estabilizar el tipo de cambio. Pero también deberíamos tener un ajuste tarifario en base a la baja de la inflación que se quiere lograr.

-El Gobierno apuesta a la cosecha récord para la recuperación económica, pero ¿con eso sólo alcanza?

-Si la economía crece dependerá de la cosecha y cómo le vaya al campo en su conjunto. Pero también de que el Banco Central deje de financiar al Tesoro.

 

 

-¿Cuándo cree que puede haber un rebote de la economía y en qué medida?

-Estamos en medio de una recesión con una caída pronunciada de la actividad. En marzo de 2019 puede haber una leve mejoría, pero en el segundo trimestre podría haber una recuperación con la ayuda de la cosecha.

-En este escenario, ¿qué puede ocurrir con los salarios?

-Cuando se acelera la inflación los salarios van atrás y cuando se desacelera los salarios pueden alcanzar la cifra de inflación. Como hay un nivel de actividad muy bajo, la recuperación del salario en términos reales se va a demorar y será bastante modesta. Los salarios posiblemente se recuperen en el segundo trimestre, cuando se active la actividad económica. 

 

En marzo de 2019 puede haber una leve mejoría, pero en el segundo trimestre podría haber una recuperación con la ayuda de la cosecha.

 

-¿Cómo influye el año electoral en la economía argentina?

-El año electoral siempre influye y en lo primero que incide es en la obra pública, pero es difícil que eso suceda en 2019 teniendo en cuenta que no hay demasiados recursos. De todos modos, el Gobierno ha tratado de conseguir financiamiento de organismos multilaterales para que la obra pública no se detenga y menos en un año electoral. Además, el Gobierno será muy cuidadoso con en los ajustes tarifarios al igual que en las elecciones de 2017. Primero porque no quiere a la gente enojada y, segundo porque ya no hay tanto para ajustar.