X

Sondeos y operadores del PJ soft para abrirse camino en la Buenos Aires K

Massa corre con ventaja. Schiaretti va por lo que supo sembrar De la Sota. Pichetto se para en el duhaldismo y Urtubey ya tiene un bloque de concejales en La Matanza. Los intendentes, a la espera.
Por 13/10/2018 10:42

 El espacio Alternativa Argentina, que tiene en los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Córdoba, Juan Carlos Schiaretti, además del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el senador Miguel Ángel Pichetto a los dirigentes con mayores aspiraciones electorales por fuera del kirchnerismo y de Cambiemos para las elecciones de 2019, empezó aceitar el desembarco, hasta ahora por separado, en el territorio bonaerense, que hoy muestra a un peronismo más cercano a la figura de Cristina Fernández de Kirchner -a través de los intendentes- por el simple hecho de que la ex presidenta suma más votos que los restantes opositores. Sin embargo, ya hay algunos anotados para abrir las puertas en la provincia que gobierna María Eugenia Vidal a esta propuesta peronista que se dice racional, moderada y responsable.
 


El ex intendente de Tigre es la pata que tiene predominio en la provincia más poblada del país. Pese a haber perdido en las urnas en 2015 y 2017, la imagen de Massa ya está instalada y otra vez empieza a mostrarse activo al calor de los traspiés que refleja la política económica del gobierno de Mauricio Macri. Esta condición ya genera una pequeña rispidez interna: el salteño Urtubey lo quiere de candidato a gobernador para correrlo de una eventual interna y, de paso, asegurarse un buen caudal de votos del conurbano en caso de quedarse él con la candidatura a presidente por Alternativa Argentina.

Massa tiene presencia en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. Tiene, también, un puñado de intendentes propios a los que les promete que hará que las cámaras de Diputados y Senadores bonaerense aprueben un proyecto de ley que les da autonomía a las elecciones municipales y que les permitiría a los jefes comunales retener sus gobiernos.

Massa tiene presencia en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. Tiene, también, un puñado de intendentes propios. Sus legisladores armarán para él.

Los legisladores de su bloque armarán para él, aunque también hablan con los otros integrantes de la foto, a la que después se sumó la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone. Cuando Pichetto hizo públicas sus aspiraciones electorales con un acto en La Plata, una pata massista dijo presente: el diputado provincial Ricardo Lissalde y el senador José Luis Pallares. También el ex diputado e intendente de General Villegas Gilberto Alegre es uno que supo ser massista de la génesis renovadora que actualmente está cerca del senador rionegrino y trabaja para él. Como lo está también el sindicalista Luis Barrionuevo.

Días atrás, Pichetto fue al municipio de San Martín convocado por el ex intendente Carlos Brown, que supo estar también en las filas de Cambiemos cuando la ola amarilla estaba en su esplendor, a principios de 2016. A esa charla en el municipio de la Primera sección electoral también concurrieron el presidente del bloque del Frente Renovador en la Cámara de Diputados bonaerense, Rubén Eslaiman –que es de San Martín- y el ex presidente Eduardo Duhalde. Pichetto y Massa se prestan armadores. 

El accionar del rionegrino visibilizó los matices dentro del peronismo k bonaerense. Por ejemplo, la presidenta del bloque de diputados provinciales de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout, cuestionó una presunta reunión que Pichetto cerró entre el ministro de Economía, Nicolás Dujovney senadores peronistas por Tucumán. A cambio, el bloque Justicialista iba a votar la ley de movilidad y el Pacto Fiscal. Esa crítica despertó el contrapunto del intendente de San Antonio de Areco, el cristinista Francisco "Paco" Durañona, quien defendió a Pichetto por no habilitar el desafuero de Cristina. 
 


Urtubey ya ensayó algunas recorridas por la provincia de Buenos Aires. Primero, antes de la concreción oficial de Alternativa Argentina, se mostró con el diputado nacional e intendente en uso de licencia de Bolívar Eduardo Bucca, que lo llevó a su ciudad, además de una foto en Mar del Plata. Actualmente, le encarga a Guillermo Piuma, ex secretario general de la gobernación salteña que hoy trabaja en la Casa de Salta en la Ciudad de Buenos Aires bajo el cargo de coordinador de relaciones con las provincias, que mantenga el monitoreo bonaerense. 

También empieza a seducir a peronistas que han estado cerca de Cambiemos desde 2015. Tiene una pata en La Matanza con el dirigente de la agrupación FE y Esperanza Abraham ‘Toto’ Delgado, que tiene dos concejales. Semanas atrás, Delgado rompió con el bloque de concejales “Nueva Dirigencia Cambiemos”, que defiende las políticas de Vidal y Macri en el Concejo Deliberante matancero, y estrenó la bancada Alternativa Federal, que integran Natalia Ybalo y Luisa Monges

Urtubey ya ensayó algunas recorridas y empieza a seducir a peronistas que han estado cerca de Cambiemos desde 2015

“Creemos que no se puede vivir tres años criticando lo malo que se hizo antes, pero tampoco cumpliendo con las promesas hechas: son dos sectores que están peleando a ver quién es el menos malo y, como dijo el gobernador Urtubey, son dos caras de la misma moneda”, explicó Delgado su decisión, según publica el portal El 1Digital. 

En La Matanza también anotan al concejal de ese mismo bloque satélite a Cambiemos Miguel Saredi cerca del salteño. Más allá de la relación que mantienen desde hace tiempo, pesa en ese acercamiento la decisión de que el candidato a intendente elegido por Vidal para el distrito de mayor peso electoral de la provincia sea el ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finochiaro, y no el edil.

Schiaretti no aparece con demasiadas apetencias electorales a nivel nacional por el momento. Irá por la reelección en su provincia, pero buscará conseguir algo de peso en la provincia de Buenos Aires para cuando haya que negociar en serio dentro del espacio. Para eso, intentará levantar la cosecha del ex gobernador y precandidato presidencial en 2015 José Manuel de la Sota.

Allí están la ex diputada nacional Claudia Rucci, que acompañó a De la Sota en la fórnula. “Tiene un apellido fuerte dentro del peronismo y hay que ver qué hacen ella y su gente. Es una cuestión más de militantes que de dirigentes”, sostiene uno de los armadores de Alternativa Argentina en el conurbano, en diálogo con Letra P

LA CAUTELA DE LOS INTENDENTES. Los cuatro integrantes de este armado peronista no K mantienen, en mayor o menor medida, diálogo con los intendentes del PJ bonaerense que durante la última elección jugaron con Unidad Ciudadana y la candidatura de CFK.

“Los intendentes van a esperar a ver cómo se da todo. No quieren romper con Cristina, hablan con nosotros y verán dónde termina todo esto”, le dice a Letra P un colaborador de Massa. 

Massa charla de manera asidua con algunos de los caciques de la Primera sección electoral. Al igual que Pichetto, que además consigue fotos, algo que, por ahora, el resto de la mesa peronista federal no logra, con excepción del encuentro entre Urtubey y el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares, todo atado por Bucca. El diputado bolivarense e intendente en uso de licencia también tiene un rol clave como enlace para los extra bonaerenses que, en definitiva, lo necesitan.

El que lidera ese espacio de los intendentes es el jefe comunal de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. El lomense balancea, pero sigue cerca de Cristina, como pasa con el presidente del partido a nivel provincial próximo a finalizar su mandato, Gustavo Menéndez (Merlo), y quien tomará la posta, Fernando Gray (Esteban Echeverría).

“Los intendentes van a esperar a ver cómo se da todo. No quieren romper con Cristina, hablan con nosotros y verán dónde termina todo esto”, le dice a Letra P un colaborador de Massa. 

Uno de los alcaldes peronistas de la Primera sección electoral ratifica esta idea y le explica a Letra P que “hay que escuchar a todos, pero haciendo entender a todas las partes que, más allá de cualquier diferencia personal, primero está volver a recuperar la dignidad y los derechos que la gente perdió en estos dos años y medio de gobierno de Cambiemos”.

Pero no descarta a Cristina y, como sostuvo la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, el intendente del PJ aclara que “cualquiera de los que tenga aspiraciones de ser tendría que buscar alguna instancia de diálogo político para coordinar alguna acción con ella (CFK); si no, es imposible para cualquiera”.

 

Sondeos y operadores del PJ soft para abrirse camino en la Buenos Aires K

Massa corre con ventaja. Schiaretti va por lo que supo sembrar De la Sota. Pichetto se para en el duhaldismo y Urtubey ya tiene un bloque de concejales en La Matanza. Los intendentes, a la espera.

 El espacio Alternativa Argentina, que tiene en los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Córdoba, Juan Carlos Schiaretti, además del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el senador Miguel Ángel Pichetto a los dirigentes con mayores aspiraciones electorales por fuera del kirchnerismo y de Cambiemos para las elecciones de 2019, empezó aceitar el desembarco, hasta ahora por separado, en el territorio bonaerense, que hoy muestra a un peronismo más cercano a la figura de Cristina Fernández de Kirchner -a través de los intendentes- por el simple hecho de que la ex presidenta suma más votos que los restantes opositores. Sin embargo, ya hay algunos anotados para abrir las puertas en la provincia que gobierna María Eugenia Vidal a esta propuesta peronista que se dice racional, moderada y responsable.
 


El ex intendente de Tigre es la pata que tiene predominio en la provincia más poblada del país. Pese a haber perdido en las urnas en 2015 y 2017, la imagen de Massa ya está instalada y otra vez empieza a mostrarse activo al calor de los traspiés que refleja la política económica del gobierno de Mauricio Macri. Esta condición ya genera una pequeña rispidez interna: el salteño Urtubey lo quiere de candidato a gobernador para correrlo de una eventual interna y, de paso, asegurarse un buen caudal de votos del conurbano en caso de quedarse él con la candidatura a presidente por Alternativa Argentina.

Massa tiene presencia en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. Tiene, también, un puñado de intendentes propios a los que les promete que hará que las cámaras de Diputados y Senadores bonaerense aprueben un proyecto de ley que les da autonomía a las elecciones municipales y que les permitiría a los jefes comunales retener sus gobiernos.

Massa tiene presencia en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. Tiene, también, un puñado de intendentes propios. Sus legisladores armarán para él.

Los legisladores de su bloque armarán para él, aunque también hablan con los otros integrantes de la foto, a la que después se sumó la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone. Cuando Pichetto hizo públicas sus aspiraciones electorales con un acto en La Plata, una pata massista dijo presente: el diputado provincial Ricardo Lissalde y el senador José Luis Pallares. También el ex diputado e intendente de General Villegas Gilberto Alegre es uno que supo ser massista de la génesis renovadora que actualmente está cerca del senador rionegrino y trabaja para él. Como lo está también el sindicalista Luis Barrionuevo.

Días atrás, Pichetto fue al municipio de San Martín convocado por el ex intendente Carlos Brown, que supo estar también en las filas de Cambiemos cuando la ola amarilla estaba en su esplendor, a principios de 2016. A esa charla en el municipio de la Primera sección electoral también concurrieron el presidente del bloque del Frente Renovador en la Cámara de Diputados bonaerense, Rubén Eslaiman –que es de San Martín- y el ex presidente Eduardo Duhalde. Pichetto y Massa se prestan armadores. 

El accionar del rionegrino visibilizó los matices dentro del peronismo k bonaerense. Por ejemplo, la presidenta del bloque de diputados provinciales de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout, cuestionó una presunta reunión que Pichetto cerró entre el ministro de Economía, Nicolás Dujovney senadores peronistas por Tucumán. A cambio, el bloque Justicialista iba a votar la ley de movilidad y el Pacto Fiscal. Esa crítica despertó el contrapunto del intendente de San Antonio de Areco, el cristinista Francisco "Paco" Durañona, quien defendió a Pichetto por no habilitar el desafuero de Cristina. 
 


Urtubey ya ensayó algunas recorridas por la provincia de Buenos Aires. Primero, antes de la concreción oficial de Alternativa Argentina, se mostró con el diputado nacional e intendente en uso de licencia de Bolívar Eduardo Bucca, que lo llevó a su ciudad, además de una foto en Mar del Plata. Actualmente, le encarga a Guillermo Piuma, ex secretario general de la gobernación salteña que hoy trabaja en la Casa de Salta en la Ciudad de Buenos Aires bajo el cargo de coordinador de relaciones con las provincias, que mantenga el monitoreo bonaerense. 

También empieza a seducir a peronistas que han estado cerca de Cambiemos desde 2015. Tiene una pata en La Matanza con el dirigente de la agrupación FE y Esperanza Abraham ‘Toto’ Delgado, que tiene dos concejales. Semanas atrás, Delgado rompió con el bloque de concejales “Nueva Dirigencia Cambiemos”, que defiende las políticas de Vidal y Macri en el Concejo Deliberante matancero, y estrenó la bancada Alternativa Federal, que integran Natalia Ybalo y Luisa Monges

Urtubey ya ensayó algunas recorridas y empieza a seducir a peronistas que han estado cerca de Cambiemos desde 2015

“Creemos que no se puede vivir tres años criticando lo malo que se hizo antes, pero tampoco cumpliendo con las promesas hechas: son dos sectores que están peleando a ver quién es el menos malo y, como dijo el gobernador Urtubey, son dos caras de la misma moneda”, explicó Delgado su decisión, según publica el portal El 1Digital. 

En La Matanza también anotan al concejal de ese mismo bloque satélite a Cambiemos Miguel Saredi cerca del salteño. Más allá de la relación que mantienen desde hace tiempo, pesa en ese acercamiento la decisión de que el candidato a intendente elegido por Vidal para el distrito de mayor peso electoral de la provincia sea el ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finochiaro, y no el edil.

Schiaretti no aparece con demasiadas apetencias electorales a nivel nacional por el momento. Irá por la reelección en su provincia, pero buscará conseguir algo de peso en la provincia de Buenos Aires para cuando haya que negociar en serio dentro del espacio. Para eso, intentará levantar la cosecha del ex gobernador y precandidato presidencial en 2015 José Manuel de la Sota.

Allí están la ex diputada nacional Claudia Rucci, que acompañó a De la Sota en la fórnula. “Tiene un apellido fuerte dentro del peronismo y hay que ver qué hacen ella y su gente. Es una cuestión más de militantes que de dirigentes”, sostiene uno de los armadores de Alternativa Argentina en el conurbano, en diálogo con Letra P

LA CAUTELA DE LOS INTENDENTES. Los cuatro integrantes de este armado peronista no K mantienen, en mayor o menor medida, diálogo con los intendentes del PJ bonaerense que durante la última elección jugaron con Unidad Ciudadana y la candidatura de CFK.

“Los intendentes van a esperar a ver cómo se da todo. No quieren romper con Cristina, hablan con nosotros y verán dónde termina todo esto”, le dice a Letra P un colaborador de Massa. 

Massa charla de manera asidua con algunos de los caciques de la Primera sección electoral. Al igual que Pichetto, que además consigue fotos, algo que, por ahora, el resto de la mesa peronista federal no logra, con excepción del encuentro entre Urtubey y el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares, todo atado por Bucca. El diputado bolivarense e intendente en uso de licencia también tiene un rol clave como enlace para los extra bonaerenses que, en definitiva, lo necesitan.

El que lidera ese espacio de los intendentes es el jefe comunal de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. El lomense balancea, pero sigue cerca de Cristina, como pasa con el presidente del partido a nivel provincial próximo a finalizar su mandato, Gustavo Menéndez (Merlo), y quien tomará la posta, Fernando Gray (Esteban Echeverría).

“Los intendentes van a esperar a ver cómo se da todo. No quieren romper con Cristina, hablan con nosotros y verán dónde termina todo esto”, le dice a Letra P un colaborador de Massa. 

Uno de los alcaldes peronistas de la Primera sección electoral ratifica esta idea y le explica a Letra P que “hay que escuchar a todos, pero haciendo entender a todas las partes que, más allá de cualquier diferencia personal, primero está volver a recuperar la dignidad y los derechos que la gente perdió en estos dos años y medio de gobierno de Cambiemos”.

Pero no descarta a Cristina y, como sostuvo la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, el intendente del PJ aclara que “cualquiera de los que tenga aspiraciones de ser tendría que buscar alguna instancia de diálogo político para coordinar alguna acción con ella (CFK); si no, es imposible para cualquiera”.