NUEVA ERA EN BRASIL

Lula inaugura su tercer tiempo apremiado por desafíos internos y externos

El líder del PT jurará el domingo en una ceremonia con seguridad reforzada. Una etapa condicionada por la polarización, la economía y una coalición muy amplia.

Después de haber pasado 580 días preso y de que un amplio sector del poder haya pretendido condenarlo a él y a su Partido de los Trabajadores (PT) al olvido, Luiz Inácio Lula da Silva asumirá este domingo como presidente de Brasil por tercera vez y comenzará una de las misiones más difíciles de su carrera. El desafío será grande, porque el país está atravesado por una violenta polarización y una crisis económica y social producto de los cuatro años del saliente Jair Bolsonaro. Además, el metalúrgico deberá administrar las disputas políticas que se producen en el interior de su propia coalición, que lo obligarán a caminar con pie de plomo para robustecer su proyecto y lograr la continuidad de la era progresista en el Palacio de Planalto. 

 

En la previa de la jura, quedó evidenciado que el desafío más importante que tendrá Lula será el de fortalecer la democracia y reducir una polarización que no se manifiesta a partir de diferencias políticas o discusiones de modelo, sino a través de una violencia y un odio peligrosos. Este fin de semana, la Policía de Brasilia –el acto formal tendrá lugar en la capital del país– desactivó un explosivo que un bolsonarista había colocado en un camión cisterna. El hombre confesó que buscaba generar caos social para que el Gobierno declarase el estado de sitio y, con ello, impedir la asunción del líder del PT. No es la primera vez que ocurre algo similar, aunque esta vez haya sido a una escala mayúscula: durante la campaña, dos actos de Lula fueron atacados con explosivos y el propio presidente electo tuvo que usar chaleco antibalas. A raíz de esto, el designado ministro de Justicia, Flávio Dino, adelantó que la ceremonia sufrirá modificaciones y que se profundizarán las medidas de seguridad.

 

Para esa tarea, el nuevo gobierno trabajará con dos herramientas. Por un lado, Lula anunció que formará el gabinete “más diverso de la historia” local. Hasta el cierre de esta nota, había nombrado a casi 20 autoridades ministeriales, entre las que se destacaban Anielle Franco –hermana de la dirigente social y feminista asesinada por una milicia en 2018 Marielle Franco – como ministra de Igualdad Racial y el afrodescendiente Silvio Almeida como ministro de Derechos Humanos. Todavía restaba por nombrar a la persona que se hará cargo del Ministerio de Pueblos Originarios, que sería alguien vinculado a alguna tribu de la Amazonia. 

 

Por el otro, distribuirá poder y carteras entre los diferentes partidos que apoyaron su candidatura y le permitieron derrotar a Bolsonaro en el ballotage. Por ejemplo, la excandidata presidencial del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), Simone Tebet, será la ministra de Planificación y Presupuesto.

 

Como le aseguró a Letra P la diputada electa y probable ministra de Medio Ambiente, Marina Silva, el que se inaugurará el domingo no será un gobierno del PT, sino del “frente amplio” que ganó las elecciones. Esto le brindará al futuro mandatario una base de poder más amplia que la de su electorado, lo que permitirá, a su vez, una mayor coordinación con otros estamentos del Estado, como el Poder Legislativo y los estados.

 

Las maniobras para extender los brazos de su futura administración también muestran límites. Luego de conversaciones y negociaciones, Lula no consiguió ninguna figura a la altura del Ministerio de Industria y Comercio, que finalmente estará a cargo del vicepresidente, Geraldo Alckmin. Las autoridades de diferentes patronales industriales, como la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (FIESP), rechazaron la propuesta para hacerse cargo de la cartera y, finalmente, el área recaerá en su compañero de fórmula.

 

Los gestos hacia vertientes más conservadoras de la política también buscan rebajar las tensiones que existen con el mercado y los grupos económicos más poderosos, que ven en Lula, injustificadamente, un líder comunista. Esta fue una de las grandes preocupaciones del exlíder sindical durante sus dos primeras presidencias, cuando tuvo como vicepresidente a José Alencar, un empresario con el que mantenía constantes discusiones privadas y públicas por el déficit fiscal de su administración.

 

El desafío de esta maniobra es el malestar que podría surgir entre sus bases, dado que ese electorado, que votó al PT en busca de un gobierno progresista, podría temer que esos acuerdos laven al nuevo gobierno. Por ejemplo, el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), que se encuentra a la izquierda de Lula y lo apoyó durante la campaña, anunció que no será parte de la administración y que solo dará apoyo en el Poder Legislativo. Por otro lado, la reciente ley que consiguió aprobar la coalición que asumirá el gobierno para poder gastar más dinero que el previsto en el Presupuesto 2023 para brindar ayuda social generó nuevos temores en los sectores concentrados en la economía, que someterán a Lula a un tira y afloje que lo obligará a balancearse con cuidado. 

 

Si Lula no tendrá mucho margen interno, tampoco lo encontrará fuera de las fronteras de Brasil, donde el desafío también será fuerte ante la necesidad de recuperar el espacio y el reconocimiento internacional del gigante sudamericano que Bolsonaro desperdició durante sus cuatro años de mandato en base a un nacionalismo aislacionista. “Brasil está de vuelta”, dijo en varias oportunidades el jefe del PT, que intentará recuperar el rol de líder en la región y entre las naciones emergentes. La guerra en Ucrania, las tensiones cada vez más agudas entre Estados Unidos y China, la inflación mundial y la pérdida de influencia de Latinoamérica en el escenario global también lo obligarán a caminar con cuidado. 

 

Durante la campaña, Lula dijo que eran las elecciones más importantes de su vida. Ya superó ese reto. Ahora va por el segundo, que será gobernar un país muy difícil en un contexto complejo y en medio de grandes desafíos internos y externos.

 

También te puede interesar