14|1|2023

¿Alberto 2023 o no? “Haré lo que tenga que hacer”

12 de noviembre de 2022

12 de noviembre de 2022

En modo CFK, Fernández afirmó que quiere evitar la victoria del macrismo. El trabajo con Macron por Ucrania y Venezuela. Confirmó un bono de fin de año. 

PARÍS (Enviada especial) Aunque no pudo esquivar atender cuestiones de la política doméstica que generan tensiones hacia el interior del Frente de Todos (FdT), en su paso por Francia Alberto Fernández puso el foco en la agenda que trabajó junto al anfitrión, Emmanuel Macron, en la que se destacaron la guerra en Ucrania, la crisis política de Venezuela, la búsqueda de consensos regionales para el nombramiento de un nuevo titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la eliminación de los sobrecargos.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Antes de salir rumbo a Bali, para participar del G20, el Presidente conversó en la embajada argentina en París con los medios enviados a cubrir la gira – entre ellos Letra P- y, a tono con las últimas declaraciones de Cristina Fernández de Kirchner, dijo que hará todo “lo que tenga que hacer” para evitar que el macrismo vuelva al gobierno en 2023, pero esquivó una definición sobre su eventual candidatura. “Son todas especulaciones, falta un año”, señaló. Además, se expresó en contra del otorgamiento de una suma fija para los trabajadores y trabajadoras y confirmó que habrá un bono de fin de año

 

“Quiero agradecerle mucho al presidente Macron la generosidad que ha tenido de hacerme participar del Foro de la Paz. En este momento tiene una particular trascendencia por la situación que vive el mundo”, abrió la conferencia Fernández, en alusión al francés, con quien compartió seis actividades en dos días y con quien volverá a reunirse en Bali, en el marco de G20.  

 

-Uno de los temas centrales de su encuentro con Macron fue la guerra en Ucrania. ¿Piensan llevar una propuesta común a la Cumbre del G20? 

 

-Desde el primer momento reclamé que Europa entendiera los efectos de la guerra en el hemisferio sur. Si vamos a encontrar una solución al problema bélico, el hemisferio sur tiene que estar representado. Vengo planteando la necesidad de que encontremos una solución global, que salgamos de la lógica bélica de dos que se pelean. Y yo quiero que Argentina esté sentada en esa mesa para buscar una solución. Quedamos con el presidente Macron en hablar con los líderes del G20 a ver si podemos tener algún tipo de acciones ya más concretas y constituir una mesa que recupere el diálogo y que empiece por el cese del fuego. Además, yo insisto en este punto: que todas las partes se comprometan a no usar armas nucleares y a no bombardear centrales energéticas. Gracias a Dios, con Macron nos entendemos muy bien. Así que confío que podamos dar un paso en ese sentido en el G20. 

 

-¿Quiénes estarían en la mesa de diálogo?

 

-Hablamos de tratar de recomponer una mesa de diálogo es entre Rusia y Ucrania. Nosotros debemos ayudar a ese diálogo para que se concrete cuanto antes. 

 

-¿Piensa abordar con Kristalina Georgieva en el G20 el reclamo de Argentina por los sobrecargos que cobra el FMI?

 

-La última vez que charlé telefónicamente con Georgieva le hice notar que los efectos de la guerra estaban dañando a todo el mundo, no solamente a Rusia y Ucrania. A la Argentina, este año, la guerra le costó cinco mil millones de dólares como consecuencia del aumento del costo de energía, los fertilizantes y los alimentos. Le volví a plantear la necesidad de que, de una vez por todas, se revisen los sobrecargos. A nuestro juicio son mecanismos muy injustos que afectan a países muy castigados. Ayer hablamos de ese tema con el presidente Macron, le pedí por favor que Francia nos acompañe y le señalé que, por ejemplo, también Ucrania está pagando sobrecargos. Es un buen momento como para que, como dijo Georgieva muchas veces, los programas del Fondo sean revisados a partir de la guerra.

 

-En la reunión sobre Venezuela se señaló la necesidad de avanzar en el desbloqueo económico. ¿Va a haber algún contacto de los países facilitadores, como Argentina, con la Casa Blanca para que se empiece a distender las sanciones? 

 

-El Consejo de Seguridad de Estados Unidos sabe perfectamente mi posición en este punto. Ayer logramos que vuelvan a sentarse en una mesa los que tienen que discutir, que son los venezolanos. Si los venezolanos se ponen de acuerdo se van a dar cuenta de que las sanciones económicas no afectan al gobierno de Venezuela, sino que afectan al pueblo de Venezuela. La cantidad de migrantes que tiene Venezuela tienen que ver con que las condiciones de vida allí se hicieron muy difíciles como consecuencia de esas condiciones económicas en las que el país quedó atrapado. Pero las sanciones económicas no son solo de los Estados Unidos. Ayer mismo la Unión Europea prorrogó las sanciones a Venezuela. Necesitamos que todos revisen este tema y que las partes que están negociando, que son venezolanos, pidan fundamentalmente que le devuelvan a Venezuela los recursos que le han quitado.

 

-¿Sobre ese tema habló con el Jake Sullivan, principal consejero de Seguridad de Joe Biden? 

 

-En todas las conversaciones con el Consejo de Seguridad el tema Venezuela estuvo presente. Entiendo que es un tema complejo para los Estados Unidos y hay que respetar los tiempos para ver cómo se resuelve este problema. Lo que espero es que Estados Unidos tenga la misma vocación que nosotros, que en Venezuela se recupere la convivencia democrática y la plena institucionalidad. Nosotros trabajamos exclusivamente para eso, para que no haya más denuncias por violaciones a los derechos humanos ni por proscripciones políticas. Trabajamos para que el sistema institucional y del derechos humanos funcionen plenamente.

 

-Respecto de la economía argentina, ¿por qué optó por el bono para los trabajadores y no por la suma fija que reclaman otros socios del FdT, como el cristinismo?

 

-Básicamente porque en la Argentina las paritarias funcionan plenamente y hay que dejarlas funcionar. Y la verdad es que interferir con una suma fija en los salarios más bajos genera muchos problemas en muchos lugares, como los municipios y los pequeños comercios. El riesgo que se corre es generar un problema fiscal en los municipios y provocar que muchos pequeños comercios lo resuelvan haciendo que sus empleados salgan de la formalidad. Tenemos que recuperar el salario de todos, incluyendo a los de más bajos ingresos y nosotros confiamos en que la paritaria es el método adecuado. En la emergencia, llegando a fin de año, entendemos que hay salarios más postergados y vamos a tratar de ir en su auxilio.  

 

- ¿Cómo?

 

-Con un bono. Cuando volvamos a Buenos Aires vamos a dar los detalles. 

 

-El 17 se va a cumplir justo un año del acto del Día de la Militancia en el que usted planteó la necesidad de dirimir las candidaturas en una gran interna. ¿Sigue pensando lo mismo? A la luz de los cuestionamientos del kirchnerismo, ¿podría eventualmente declinar su candidatura? 

 

-Veo que ni París me hace evitar estas cosas (risas). Pero es muy simple. Lo que yo dije el 17 de noviembre es lo que creo. La idea que tuvo Cristina de poner las PASO fue una gran idea para abrir los partidos políticos. El resto son todas especulaciones, falta un año, no sabemos qué va a pasar de acá a dentro de un año. Yo tengo una sola preocupación: que no vuelvan a ganar los mismos que pusieron a la Argentina de rodillas frente al mundo, hundieron a vastos sectores de la sociedad argentina en la pobreza y en la miseria y endeudaron a la Argentina durante generaciones. No quisiera que ellos vuelvan a gobernar la Argentina. Haré todo lo que tenga que hacer para que eso no ocurra. Todo lo que deba hacer. 

 

-El Gobierno nominó a Cecilia Todesca como candidata para el BID. ¿Hay negociaciones en la región para la elección?

 

-Nosotros fuimos muy críticos de la actitud de Estados Unidos cuando puso a (Mauricio) Claver-Carone de presidente del BID porque rompió una tradición de muchos años. Siempre quise que el gobierno norteamericano decidiera dejar sin efecto esa propuesta para volver a llamar a elecciones para que Latinoamérica eligiera un candidato. Pero no ocurrió. El presidente que propuso los Estados Unidos se fue por otros motivos. Junto con Brasil, Argentina tiene el 11% de las acciones. Somos los segundos después de Estados Unidos, que tiene alrededor del 30%. Desde 1959 la Argentina nunca presidió el BID. Sería muy importante que por primera vez el banco de desarrollo más importante del continente esté en manos de una mujer. ¿Por qué Todesca? La conozco muchísimo, sé de sus cualidades personales, su capacidad técnica, su inmensa honestidad. Puede ser una maravillosa presidenta del BID que no solo la va a aprovechar Argentina sino que la va a aprovechar todo el continente. Estamos conversando con todos. No queremos imponer un candidato, queremos lograr un consenso y que todos veamos al mejor candidato para la región.