02|2|2023

Fernández reclamó que Rusia y Ucrania se sienten a negociar la paz

11 de noviembre de 2022

11 de noviembre de 2022

Habló en el Foro por la Paz junto a Macron. Advirtió sobre el impacto en la desigualdad y el peligro nuclear. Francia, en alerta roja por la crisis energética.

PARÍS (Enviada especial) Al lado de Emmanuel Macron, que lo presentó como representante de la Argentina y de toda América Latina, el presidente Alberto Fernández reclamó este viernes que Ucrania y Rusia “vuelvan a sentarse en una mesa de diálogo” y advirtió por el riesgo de la seguridad nuclear en los territorios en disputa.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Tenemos que encontrar una solución juntos. Esta guerra va mucho más allá de las fronteras de Rusia o de Ucrania. En la mesa donde se debe debatir la paz debe estar América Latina, porque el problema también es nuestro, nos estalla a nosotros”, dijo Fernández, que fue el segundo orador del panel “Universalismo desafiado por la Guerra en Ucrania”, encabezado por Macron.

 

El evento se celebró en el Palacio Brongniart, un edificio inaugurado en 1825, ubicado en el barrio Vivienne, que fue sede de la Bolsa de Comercio de París durante más de 150 años. En el panel también estuvieron el presidente de Guinea Bissau, Umaro Sissoco Embaló; el presidente de Albania, Edi Rama; y el director ejecutivo del Programa Alimentario Mundial, David Beasley, entre otras personalidades. 

 

Fernández habló sobre el impacto que tuvo la guerra en los países del hemisferio sur y principalmente, en América Latina, la región más desigual del mundo. “El problema excede en mucho a un problema entre dos países. Acá en el norte vuelan misiles, pero en el Sur se desarrolla el hambre. La población más empobrecida está en el hemisferio sur”, dijo.

 

En su introducción, Macron había dicho que estaba “impactado” por cómo la invasión de Rusia a Ucrania había afectado al sur del mundo. Por eso, invitó a los panelistas para dar su visión. “Este panel es para tener un diálogo franco sobre cómo afecta la guerra, qué entendemos por universalismo. Cómo hacemos un nuevo universalismo. Tal vez tengamos que ser menos eurocéntricos, probablemente”, dijo el francés. 

 

Macron está especialmente preocupado por el avance de las negociaciones de paz. El impacto de la guerra se siente en la economía francesa, que proyecta un 11% de inflación anual, como consecuencia del aumento del precio de los alimentos y de la energía. La situación provocó protestas y medidas de fuerza por parte de los sindicatos. Para paliar la crisis energética, el francés intenta un acercamiento con el venezolano Nicolás Maduro, hasta ahora aislado por la comunidad internacional. 

 

Durante la conversación que mantuvieron en el panel, Fernández y Macron coincidieron en un punto que volverá a ponerse sobre la mesa durante la reunión del G20, que se celebrará en Indonesia. “Los organismos internacionales de crédito, ¿qué están haciendo para repensar los programas que les piden a estos países en vías de desarrollo?”, dijo el argentino. El francés reconoció que hay que repensar la arquitectura financiera internacional. 

 

Fue música para los oídos de Fernández. Como contó Letra P, durante la bilateral que mantuvieron el jueves en el Palacio del Elíseo, el primer mandatario aprovechó para plantear, nuevamente, el peso que resulta en la deuda el cobro de sobrecargos por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI). Macron prometió hablar sobre el tema con la titular del Fondo, Kristalina Georgieva, que estará en Bali. Fernández y Georgieva también se reunirán en el marco de la Cumbre del G20, según confirmó Letra P

 

El mandatario argentino también introdujo otro tema de preocupación en el marco del Foro por la Paz. “El tema nuclear nos atormenta a todos”, dijo. El jueves, Fernández había conversado sobre el tema en privado con Macron. En ese encuentro, detalló las conversaciones que mantuvo al respecto con Rafael Grossi, el argentino que preside el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), sobre el riesgo que corren las centrales nucleares ubicadas en territorio ucraniano, en particular la de Zaporiyia, en poder del ejército ruso desde marzo, que ya fue objeto de bombardeos. 

 

“No quiero pensar que después de todo lo que nos pasó debamos soportar que una nube atómica sobrevuele sobre nuestros países contaminando nuestros cultivos, nuestro ganado. Quiero pensar que eso no va a ocurrir”, remarcó Fernández.