14|1|2022

Los cuatro coroneles del FdT en las batallas por el Senado

01 de agosto de 2021

01 de agosto de 2021

Encabezan las listas de postulantes en las secciones Primera, Cuarta, Quinta y Séptima. Perfiles disímiles y objetivo común: alcanzar la mayoría en la Cámara.

Tienen perfiles disímiles y cargos diferentes, pero comparten una misma responsabilidad: encabezar la campaña y arrimarle al oficialismo la mayor cantidad de votos posible en las cuatro secciones electorales en las que se eligen representantes para la Cámara de Senadores bonaerense, donde la oposición tiene mayoría. Luis Vivona (Primera), Walter Torchio (Cuarta), Pablo Obeid (Quinta) y Eduardo Bucca (Séptima) encabezan las nóminas del Frente de Todos en esas cuatro regiones, consideradas clave por el gobierno de Axel Kicillof, que busca cambiar la correlación de fuerzas en esa cámara.

 

Juntos por el Cambio -hoy Juntos- tiene 26 de las 46 bancas, por lo que el objetivo del FdT es sumar al menos cuatro, lo que le permitiría quedar con mayoría. De sumar tres, las fuerzas quedarían empatadas pero el oficialismo tendría la ventaja del voto definitorio de la presidencia, en manos de la vicegobernadora Verónica Magario.

 

En la Primera, tiene la responsabilidad el senador Vivona, hombre del PJ tradicional, de Malvinas Argentinas, y mentor del intendente de ese distrito, Leonardo Nardini. Ingresó a la legislatura en 2017. Es vicepresidente tercero del cuerpo. Al felicitarlo por su candidatura, el jefe comunal lo calificó como su “mentor, guía y amigo”. El senador tiene una larga trayectoria: fue presidente del primer Concejo Deliberante de su distrito, tras su creación, en 1995; acompañó a Néstor Kirchner desde 2003 y fue dos veces candidato a intendente. En 2015 acompañó la candidatura del actual jefe comunal.

 

En esa sección, en 2017 el peronismo obtuvo tres de las ocho bancas que se pusieron en juego; en aquel entonces, compitiendo con Unidad Ciudadana, tuvo enfrente a importantes dirigentes de la sección que hoy están en el Frente de Todos, como Sergio Massa, Gabriel Katopodis y Juan Zabaleta. El objetivo de mínima es elevar el número de bancas obtenidas a cuatro. Los más optimistas sueñan con quedarse con cinco.

 

En la Cuarta, el intendente de Carlos Casares, Torchio, un dirigente crítico del kirchnerismo duro y cercano a sectores del campo. De muy buena relación con el imperio familiar de los Grobocopatel, en 2008 se opuso al gobierno de CFK en medio de la disputa con el campo por la 125. En la elección de 2019 tuvo un muy buen resultado local, ganando con el 60% de los votos.

 

En esta región del noroeste, el FdT tiene por delante una elección difícil. Se ponen en juego siete bancas, de las cuales sólo dos están en manos del oficialismo. El objetivo es sumar una. Los referentes seccionales se entusiasman con los números de la última elección, en la que quedaron solo dos puntos debajo de Juntos por el Cambio, lejos de los malos resultados de 2017, cuando la diferencia fue de veinticinco puntos. Sin embargo, no le será fácil, es una de las zonas núcleo del voto opositor, donde el distrito más grande, Junín, es gobernado por el macrista Pablo Petrecca.

 

En la Quinta, el elegido es un hombre de La Cámpora. El historiador marplatense Pablo Obeid, titular de la Regional de ANSES y pareja de la titular del organismo a nivel nacional, Fernanda Raverta. Allí, el oficialismo aspira a mantener los dos representantes que tiene de los cinco que se ponen en juego. Para sumar deberían ganar la elección, algo muy poco probable. Mar del Plata, principal distrito de la sección, es gobernada por el macrista Guillermo Montenegro; además, en esa zona tiene su armado el diputado y presidente de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad.

 

Para la Séptima sección, el peronismo buscó a un caminante de la avenida del medio. Bucca acompañó a Florencio Randazzo en 2017 y a Roberto Lavagna en 2019. Pero en la previa al cierre de listas selló su ingreso al Frente de Todos con una foto junto al presidente Alberto Fernández.

 

El desembarco de Bucca responde a una estrategia de la alianza para superar el piso del 33,3% y lograr al menos una de las tres bancas que se ponen en juego, hoy todas en manos de Juntos por el Cambio. Consideran que el diputado nacional y exintendente de Bolívar es la mejor opción para disputarle el voto a la oposición. Médico y de perfil moderado, mantiene buena imagen tras su gestión al frente del municipio que conduce Marcos Pisano.

 

Así como los candidatos son diferentes entre sí, las estrategias para juntar votos también serán disímiles. “Cada campaña se adaptará a las particularidades de cada sección, no vamos a hablar de lo mismo en el campo que en el conurbano”, graficó a Letra P un dirigente provincial que ya trabaja en su planificación.