08|11|2021

Fernández usó la tribuna europea para pedir vacunas para todos y todas

10 de mayo de 2021

10 de mayo de 2021

Lo hizo al término de su reunión con el primer ministro portugués, pero mirando a la Argentina, donde dosis son votos, y aprovechando el efecto Biden.

LISBOA (Enviada especial) Vacunas es salud. También, vacunas son votos. Con un pie en Portugal y el otro en Argentina, donde este año su gobierno enfrentará su primer test electoral desde que asumió, en diciembre de 2019, el presidente Alberto Fernández usó la tribuna europea y se montó al efecto Biden para insistir con su reclamo de que las vacunas contra el covid-19 sean “un bien global”.

 

"Considerar la vacuna como bien global para facilitar el acceso de habitantes de todo el mundo porque es la única forma de lograr la inmunidad" de la población, dijo Fernández al término de una reunión que mantuvo este lunes con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, en el segundo día de la gira que lo llevará también a España, Francia e Italia.

 

El planteo del mandatario argentino no es nuevo. En su declaración conjunta con el primer ministro portugués, recordó que expuso su posición en dos reuniones del G-20.

 

En los últimos días, se pronunció en el mismo sentido -y pateó fuerte el tablero global- el nuevo jefe de la Casa Blanca, Joe Biden, que reclamó la liberación de las patentes para la producción de las vacunas. En ese sentido, el mandatario argentino volvió a destacar que “el 90% se centran en diez países".

 

En la Argentina, cada éxito en la gestión de la pandemia, con la vacunación como herramienta fundamental, se mide en votos para la coalición de gobierno. Como publicó Letra P, un estudio de Poliarquía Consultores realizado antes del anuncio de laboratorios Richmond de que comenzará a producir la Sputnik V en el país arrojó que el nivel de aprobación a la gestión del Frente de Todos es directamente proporcional a la cantidad de argentinos y argentinas que ya recibieron al menos una dosis de las vacunas disponibles.

 

Que no nos condicione el futuro

En su reunión con Costa, Fernández volvió a abordar el tema que es eje central de la gira: la negociación con el Fondo Monetario Internacional. “Nosotros queremos alcanzar un acuerdo, pero pedimos que no nos condicione el futuro”, dijo en la declaración conjunta que hizo con su anfitrión antes de volver a entrar al Palacio Sao Bento, la residencia oficial del funcionario portugués, donde esperaba la mesa servida para el almuerzo.

 

“Que se pueda sostener en el tiempo y que no postergue más a los argentinos”, pidió Fernández, le pidió “comprensión” al directorio del Fondo y apuró: “Ojalá podamos cerrarlo rápido”.

 

Fernández y Costa, que estaban reunidos desde las 11.30 hora local (las 7.30 de Argentina), ya se conocían. Durante la campaña de 2019, el entonces candidato a presidente por el Frente de Todos visitó al funcionario europeo, con quien comparte criterios sobre la mejor manera de que los países con problemas de endeudamiento salgan de ese corset a través de procesos de crecimiento y políticas fiscales expansivas.

 

"¡Amigo!", le gritó el argentino al portugués al bajar del auto. "Alberto, qué placer verte, esta vez como presidente", le devolvió Costa, que lo esperaba en la puerta de su residencia. 

 

En su primer día en el viejo continente, el mandatario argentino, que viaja acompañado por una comotiva reducida de funcionarios de su círculo de confianza, se había entrevistado con su par portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, de quien se llevó el respaldo para el tramo final de las negociaciones con el Fondo.

 

"Venimos a ratificar nuestros acuerdos con Europa”, dijo el Presidente en un breve contacto con los medios argentinos que cubren esta gira, entre ellos, Letra P

 

En el plano doméstico, el dato saliente de este primer tramo de la gira es la ratificación del ministro de Economía, Martín Guzmán, como funcionario clave del equipo presidencial y la ratificación de esa jerarquía por parte del jefe de Estado cuando todavía vuelan las esquirlas de la crisis que lo tuvo como protagonista por su enfrentamiento con el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, un funcionario ligado a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner

 

Al término del almuerzo con Costa, la delegación argentina volará a Madrid, donde Fernández tiene agendados encuentros con el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, el español Pedro Sánchez.