X

Tras el vínculo carnal con Macri, Schiaretti mueve a su tropa en Diputados al calor oficialista. OK al impuesto a ricos y acercamiento por el recorte a Larreta.

Por 27/09/2020 9:20

La llegada de octubre pondrá a prueba la capacidad del oficialismo para sancionar en la Cámara de Diputados proyectos clave para el presidente Alberto Fernández antes de fin año y de la clausura del período de sesiones ordinarias del 30 de noviembre. Ante la cerrada negativa de Juntos por el Cambio (JxC) para distintos proyectos, como el impuesto a los ricos, los negociadores del Frente de Todos (FdT) cuentan con el apoyo de los bloques provinciales y el lavagnsimo. En esa exploración, los cuatro integrantes del bloque Córdoba Federal, que responden al gobernador Juan Schiaretti, votarán el gravamen extraordinario a las grandes fortunas y negocian su apoyo al proyecto que ingresó al Senado para que la Ciudad vuelva a su cuota de coparticipación premacrismo y fijar por ley cuánto le corresponde por la transferencia de la policía de 2016.

En el bloque integrado por Alejandra Vigo, Claudia Márquez, Paulo Cassinerio y Carlos Gutiérrez, la decisión de apoyar el impuesto a los ricos está tomada y, sobre el tema coparticipación, no habrá pronunciamiento hasta que llegue del Senado, pero hay una negociación abierta entre el gobierno de Schiaretti y el de Fernández. La bancada Córdoba Federal forma parte del interbloque Unidad Federal, el espacio que se referencia en el exministro y excandidato Roberto Lavagna y concentra 11 votos determinantes para que el oficialismo obtenga cuórum y potencie sus 119 escaños. 

 

 

Según el diario cordobés La Voz del Interior, el mandatario provincial también incluyó en sus apoyos legislativos al Presupuesto 2021, una posición que podría ser compartida por todo el lavagnismo, pero dependerá de las negociaciones en marcha a partir del texto que presentó el ministro de Economía, Martín Guzmán. Así como la representación en el Congreso del gobierno cordobés evalúa mantener su apoyo a iniciativas del oficialismo, ya anticiparon que se niegan a votar el proyecto de reforma judicial aprobado en el Senado.

Con los recortes de la coparticipación para la Ciudad de Buenos Aires hay más incógnitas. Hace dos semanas, el Gobierno redujo de 3,5% al 2,32% el porcentaje y contó con el apoyo de todas las provinvcias gobernadas por el peronismo, excepto Córdoba. Sus voceros explicaron que no había sido consultado desde Buenos Aires, pero el mandatario mediterráneo reclama redefinir el esquema de reparto de los recursos federales. 

 

 

Una porción de esos puntos son parte de una negociación entre Córdoba y la Casa Rosada, que incluyó el proyecto de ley aprobado este jueves para reprogramar los vencimientos de las deudas de las provincias con la ANSeS. Fuentes del oficialismo confiaron que el menú es definido por Schiaretti, Fernández y los ministros de Economía, Martín Guzmán, y de Interior, Eduardo de Pedro. 

Ese intercambio tuvo puntos críticos a fines de julio, con el debate sobre los subsidios federales para los sistemas de transporte de las provincias en medio de la pandemia. El bloque Córdoba Federal había reclamado 17.000 millones de pesos para todos los distritos, pero la cifra que la Nación girará en los próximos meses llegará a 9.500 millones. El bloque cordobés aceptó la oferta y sostiene que sigue negociando "en un marco mucho más amplio". 

 

 

A esa mesa se sumó el proyecto que envió el Ejecutivo al Senado para devolver a la Ciudad al 1,4% de coparticipación y establecer un monto actualizable para financiar los gastos de la Policía Federal luego de su transferencia a la órbita porteña que hizo el entonces presidente Mauricio Macri en 2016, cuando le cedió 2,35% de la cuota del Estado nacional para cubrir ese proceso. 

A pesar de la cautela que eligen los escuderos legislativos de Schiaretti, el gobernador coincide en avanzar con las quitas de coparticipación a la Ciudad, pero dentro de un esquema que aumente los ingresos federales para las demás provincias.