LOS RECURSOS FEDERALES

Nación y Ciudad calientan motores para el segundo round por la coparticipación

En Parque Patricios confían en que el recorte se demorará, pero en la Casa Rosada vuelven a calcular la quita. La zanahoria de la deuda con la ANSES.

Pocos días de separación en el calendario y dos realidades distintas: entre la última semana de febrero y las dos primeras de marzo de 2020, los gobiernos de Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta pasaron de cruzarse públicamente por la demorada negociación del recorte de la masa de recursos coparticipables que recibe la Ciudad a congelar totalmente esa discusión y gestionar en conjunto la crisis sanitaria desatada por el coronavirus. La foto de los dos, sentados en el despacho presidencial compartiendo números del estado de la pandemia, le puso pausa a la película de una inminente quita de recursos al distrito más acaudalado de la Argentina. Sin embargo, la negociación solo entró en cuarentena por un período y, tanto en la Casa Rosada como en la Jefatura de Gobierno, ya se preparan para un segundo round por la coparticipación.

 

El número en disputa no se modificó y la Nación evalúa un recorte aproximado de $36 mil millones, pero en estos meses pasaron cosas. Por la baja de la recaudación en todas las provincias, el escenario de crisis económica y la necesidad de liquidez para hacer frente a la pandemia, Balcarce 50 detuvo la negociación con Rodríguez Larreta.

 

El Gobierno reactivó el estudio del recorte de la coparticipación a la Ciudad en las últimas semanas, aunque por ahora sin fecha cierta de aplicación. La secretaria de Provincias, Silvina Batakis, puso a su equipo técnico a trabajar en el tema, pero espera la orden política. La última vez que Batakis se reunió con el ministro porteño Martín Mura (Hacienda y Finanzas) para discutir los números fue en febrero, antes del comienzo de la cuarentena, pero la pandemia llegó para poner paños fríos. En el Ministerio del Interior entienden que avanzar en el recorte de la coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires en plena cuarentena hubiera sido imposible y políticamente incorrecto, aunque consideran que el monto que recibe el distrito porteño "es absolutamente injusto" en comparación con otros, si se mide coparticipación y porcentajes de pobreza.

 

Otra novedad es que el Gobierno tiene intenciones de que la discusión por la copartipación de la Ciudad pase esta vez por el Congreso, porque argumenta que así debió haber sido cuando Mauricio Macri decidió aumentarla. "¿Qué provincia no estaría dispuesta a avalar con sus votos el recorte al distrito más rico del país?", se ilusionan en el oficialismo.

 

Durante estos meses, la relación entre ambos gobiernos tuvo altibajos. Mientras Fernández y Rodríguez Larreta cultivaron el vínculo personal, proliferaron los cruces entre funcionarios y hubo recurrentes críticas de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, al jefe de Gobierno, a quien considera "lo mismo" que Macri. 

 

 

 

Al mismo tiempo, el Gobierno sacudió la agenda política con proyectos en los que busca colaboración opositora. Aunque sabe que la gravitación de los gobernadores radicales en el Congreso es baja, Fernández tendió puentes para acercar posiciones. El lunes recibió en Olivos a Rodolfo Suárez (Mendoza), Gustavo Valdés (Corrientes) y Gerardo Morales (Jujuy) para delinear una agenda pospandemia y profundizar los vínculos en una apuesta política a largo plazo.

 

Tras ese cónclave, los tres mandatarios se reunieron con Rodríguez Larreta en la sede gubernamental de Bolívar 1. El póker de mandatarios opositores cerró filas para respaldar la ley que propuso el oficialismo para patear deuda de las provincias con la ANSES. Es un texto que les viene como anillo al dedo -solo la Ciudad se ahorraría de devolver $2 mil millones- y por el que esperan un pedido de devolución del gesto por parte del oficialismo. El Gobierno explora un entendimiento con los gobernadores opositores para que pueda prosperar su agenda parlamentaria. Lo hace con el planteo de una negociación en combo que incluye a los fondos del ANSES y el Presupuesto 2021. En el caso de la Ciudad, le suma la coparticipación y los recursos para efectivizar el traspaso judicial.

 

El Gobierno quiere llevar la discusión por la copartipación de la Ciudad al Congreso. "¿Qué provincia no estaría dispuesta a avalar con sus votos el recorte al distrito más rico del país?", se ilusionan en la Casa Rosada.

AUTONOMÍA. El Gobierno porteño admite que la disputa volverá, pero coinciden con la Rosada en que la negociación no se reinició. Fernández y Rodríguez Larreta no volvieron a tocar el tema desde febrero y el porteño espera que se demore lo más posible. Sin embargo, los ministerios de Hacienda y Justicia de la Ciudad trabajan sottovoce escenarios y opciones para cuando regrese la discusión. La cartera de Justicia explora una especie de plan canje: costear el traspaso judicial que propone la reforma judicial que envió el Gobierno al Congreso y volver a renegociar la quita de la coparticipación. La Ciudad debería hacerse cargo de ese proceso y desembolsar cerca 22 mil millones de pesos.

 

Este último punto implicaría una bilateral entre ambos gobiernos para destrabar al menos ese artículo de la reforma judicial, una chance que se nubla cada vez que desde ambos espacios políticos se radicaliza la discusión en torno a la ley que propuso el Gobierno, que hace semanas fue tema de discusión entre el Presidente y el jefe de Gobierno, pero no hubo margen para algún tipo de acuerdo. Por ahora, es una propuesta que quedó dentro de la Jefatura de Gobierno y no llegó a la Casa Rosada. Rodríguez Larreta sabe que el Gobierno insistirá con el "excedente" de transferencias que le giró Macri para el traspaso de la Policía Federal y la fusión con la Policía de la Ciudad.

 

En febrero, durante el fragor de la guerra con la Casa Rosada por el recorte de la coparticipación, un funcionario cercano a Rodríguez Larreta consultó las chances que tendría la Ciudad de "plantear autonomía definitiva", una especie de independencia porteña que cristalizaría todos los prejuicios que recaen sobre el PRO y el gobierno capitalino. Lo frenaron en seco. "Sería una locura que implicaría, además, romper todo los convenios multilaterales", lo cruzó un compañero durante esa misma reunión de gabinete.

 

La propuesta no tuvo el mayor análisis. Meses después, el presidente de la Unión Cívica Radical, Alfredo Cornejo, lo propuso para Mendoza. "Te ganó de mano", lo chicaneó un ministro al funcionario que elevó la propuesta.

 

Federico Sturzenegger
Luis Juez se acerca a la vereda de La Libertad Avanza, pero va sumando enemigos.

También te puede interesar