BUENOS AIRES, LA PROVINCIA

Efecto #LilitaEterna: Manes, otra vez en la cabeza de la UCR

Lanzada Carrió, el radicalismo vuelve a sondear al mediático experto en cerebros, que mantiene silencio. El larretismo le prende una vela.

Facundo Manes vuelve a estar en el mapa de candidatos y candidatas “deseables” de Juntos por el Cambio (JxC) para 2021. Empujado por un sector de la Unión Cívica Radical (UCR), el neurocientífico integra el lote “rompegrieta” de la coalición opositora en la provincia de Buenos Aires. El operativo del radicalismo vuelve a abrir el telón tras la jugada de Elisa Carrió, que adelantó que competirá en suelo bonaerense.

 

Al igual que el PRO y la propia Carrió, la UCR abona la teoría que indica que la “batalla” de JxC con el gobierno de Alberto Fernández será la elección en la provincia de Buenos Aires. Bajo ese marco, el nombre de Manes vuelve a entrar en escena, promocionado por el tridente Ernesto Sanz-Daniel Salvador-Maximiliano Abad.

 

Para el radicalismo, la “intransigencia” de Lilita obtura votos y Manes los recupera. Ese análisis también es compartido con parte del PRO, que deja jugar a Carrió y a Emilio Monzó al mismo tiempo. Lo que a priori parece una contradicción es, en rigor, la estrategia que pregona Horacio Rodríguez Larreta de dejar competir a todo el abanico de JxC. Para que esa maratón prospere, es crucial que se mantengan las PASO y, por eso, el jefe de Gobierno es el principal dirigente opositor que se muestra a favor de conservar las primarias abiertas en 2021.

 

El nombre de Manes es música para los oídos de Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, también unidos en la promoción en la mudanza de la líder de la Coalición Cívica a Buenos Aires. En parte, porque un sector del PRO no se anima al desafío de dejar su cargo –la zona de confort-, de hacer campaña y someterse al escrutinio. Por eso, aunque saben que la negociación va a ser compleja, muchos cuadros del PRO celebraron la jugada de Carrió: los exime de exponerse.

 

En el mismo sentido opera la hipótesis sobre Manes, que, nobleza obliga, es buscado por el radicalismo desde hace años. En 2017, una conversación que involucró a la propia Vidal quedó en el naufragio.

 

En el entorno de Manes niegan un acercamiento con JxC y aun más la posibilidad de estar en la boleta opositora. Por el contrario, refuerzan que “habla con todos los espacios” y que las elecciones de 2021 “no son su prioridad”.

 

“Le preocupan temas que exceden a una candidatura”, lo elevan en su entorno y sostienen que ningún referente del radicalismo se lo planteó en términos concretos. “Se entera por los diarios”, agregan.

 

En las últimas semanas, el neurocientífico compartió una videoconferencia con la primera dama, Fabiola Yáñez; otra con la UCR y un acto presencial con Rogelio Frigerio, Martín Lousteau, Vidal, Rodríguez Larreta y Margarita Stolbizer por "el día del amigo desarrollista".

 

La elección que mide JxC es la de 2017, con un triunfo por 400 mil votos de Esteban Bullrich sobre Cristina Fernández de Kirchner. Hilando fino, la comparación válida es la de la boleta de candidatos y candidatas a la Cámara de Diputados que encabezó Graciela Ocaña y acumuló 3.930.406 de sufragios en octubre.

 

Bajo esa performance, JxC pone en juego 15 bancas por la provincia de Buenos Aires en la Cámara baja. En tanto, el Frente de Todos (FdT) debe revalidar los 13 escaños obtenidos hace cuatro años. Sin embargo, el escenario político es distinto: en 2017, los gobiernos de Mauricio Macri y Vidal revalidaron títulos, pero dos años después perdieron ambos y cambió el mapa de poder.

 

Javier Milei con el gobernador Claudio Vidal. 
Axel Kicillof y Maximiliano Pullaro, buena síntonia y cooperación.

También te puede interesar