10|4|2021

Cruzado rabioso, pero sin boleta

14 de diciembre de 2020

14 de diciembre de 2020

El expresidente apaga rumores de candidatura y disfruta del choque con el Gobierno. Aluvión de fotos y triunfo parlamentario. ¿Siguen las epístolas?

“Lamento haber acertado”, soltó Mauricio Macri ante la cúpula de Juntos por el Cambio el viernes en Vicente López. Al mensaje no le agregó ni risa ni ademán. Lanzó un comentario con el que se ufana de haber “previsto” el escenario de confrontación total entre el Gobierno y la oposición y, particularmente, la guerra sin cuartel con Horacio Rodríguez Larreta y el pago chico PRO, vidriera nacional y distrito del que emergieron tres de los últimos cinco presidentes electos por el voto popular. La historia reciente de sus reuniones y llamados con la dirigencia de la coalición opositora lo confirma: ante cualquier interlocutor, repitió el mismo diagnóstico, incluido el jefe de Gobierno porteño. Esa frase expresa en público lo que masticó durante meses en privado. El domingo confirmó su tesis cuando vio la decisión de la Casa Rosada de cerrar el Aeropuerto de El Palomar y publicó una carta para autobeatificar su análisis: “Volvieron peores”.

 

Comparte esa lectura con Patricia Bullrich, Fernando De AndreisHernán Lombardi y Hernán Avelluto, la exfuncionaria y los exfuncionarios de su gabinete con palco preferencial en su entorno. Ese póker, con la colaboración de Hernán Iglesias Illa, pule el discurso del expresidente en el llano, un arco narrativo que contendrá oposición rabiosa al gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner y defensa de la gestión Cambiemos.

 

Aunque niega una futura candidatura, el expresidente está entusiasmado con "analizar" el gobierno del Frente de Todos (FdT) y, por eso, realzó el comentario sobre los reportes que recibe de exfuncionarios: algunos salen desde la Fundación Pensar, pero otros llegan de boca de exministros, ávidos de mantener el puente con el exjefe de Estado. Las líneas del posteo de Facebook fueron iniciativa de Macri y salieron a la luz, con el apoyo de De Andreis, confidente número uno y con despacho propio en las oficinas de Vicente López, que hace semanas volvieron a experimentar la vorágine de marzo.

 

El tono de ese discurso es el que repetirá durante 2021 y busca que sus socios en Juntos por el Cambio sigan ese recorrido para enfrentar al Gobierno en las elecciones de medio término. Lo aclaró en la cumbre del viernes en el jardín del Centro Asturiano de Vicente López, donde insistió en una "condena" a la carta de CFK. Específicamente, al "atropello a la Justicia". Este lunes, la Mesa Nacional de JxC se reunió para certificar esa postura -pedido- y comunicó que "el ataque a la Corte es un golpe a nuestra Constitución".

 

Macri quiere seguir con las epístolas. Hace días, un colaborador le sugirió escribir sobre la gestión de los Fernández en el yacimiento Vaca Muerta. A través de informes de un exfuncionario, el expresidente empezó a seguir el tema. Aunque pide confrontar "sin concesiones" con el Gobierno, limitará sus apariciones públicas y en las próximas horas viajará hacia la Patagonia, a su habitual descanso donde suele pasar fin de año con familia y amigos.

 

Mientras tanto, en la agenda inmediata le quedan reuniones con dirigentes del PRO, algunos con cargo y otros con ganas de medirse en 2021. El aluvión de fotos del expresidente recibió un pedido de sus compañeros y sus compañeras en la cúpula amarilla: un aviso previo para evitar cortocircuitos y sumar a dirigentes en tensión con jefes y jefas comunales, por ejemplo. Ante ese reclamo, Macri giró la cabeza y la miró a Bullrich, una de las artífices de las reuniones del expresidente con referentes PRO y el Foro de Legisladores del macrismo.

 

Antes de viajar hacia el sur argentino, el expresidente se anotó una pequeña victoria: posicionó al mendocino Omar de Marchi como vicepresidente primero de Diputados en reemplazo del larretista paladar negro Álvaro González. Es cierto que era un pacto previo y que data de 2019, pero también es una avanzada del macrismo ante el control parlamentario de Larreta, que tenía la vice primera con González y mantiene la jefatura del bloque con Cristian Ritondo y la Secretaría Parlamentaria con Silvia Lospennato.