06|2|2023

¡Ahora no, Lilita!

22 de diciembre de 2020

22 de diciembre de 2020

En JxC ya sabían sobre su candidatura. Le reprochan que lo hizo en un mal momento: exhibió internas justo cuando el oficialismo mostraba sus crisis.

La progresiva reaparición pública de Elisa Carrió no generó sorpresas en el interbloque de diputadas y diputados de Juntos por el Cambio. Sus autoridades sabían de antemano que volvería al ruedo, pero el lanzamiento de su candidatura para el año que viene no sumó adhesiones por fuera de la bancada de la Coalición Cívica, que ahora es conducida por Juan Manuel López. En el bloque del PRO, lamentaron el "mal momento" que eligió la dirigente para diferenciarse de sus socios en la alianza y volver a ventilar sus críticas contra distintos referentes del partido amarillo, como el extitular de la Cámara de Diputados Emilio Monzó.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"Habíamos acordado no mostrar rupturas entre nosotros y, mucho menos, ahora que el oficialismo está blanqueando las diferencias entre Alberto (Fernández) y CFK; Carrió aparece y hace todo lo contrario", lamentó a Letra P un integrante de la alianza opositora dentro de la Cámara baja.

 

Como contó este portal, Carrió aprovechó la última reunión que tuvo en su casa de Exaltación de la Cruz para anticiparles a sus socios su candidatura en 2021 a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires. La noticia fue mantenida en reserva a pedido de Lilita, pero ninguna de las fuentes legislativas consultadas en JxC justificó que lo hiciera ahora, pocos días después del acto en La Plata que compartieron el Presidente y la vice, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, y el jefe del bloque del Frente de Todos en ese recinto, Máximo Kirchner

 

"Este es un momento para mostrarnos juntos; CFK le está pidiendo la cabeza de algunos ministros al Presidente y sale Carrió a dispararles a todos de nuevo", se lamentaron en otro rincon del interbloque que conduce el radical Mario Negri, amigo personal de Lilita. En la intmidad de la coalición opositora, hay tan poco espacio para la sorpresa, que en el PRO interpretan los movimientos de Carrió como una forma de disputar la cabeza de lista bonaerense de Juntos por el Cambio en 2021. En ese sitial, dan por descontada la candidatura de la exgobernadora María Eugenia Vidal. Su entorno relativiza por ahora la posibilidad y asegura que la decisión está congelada, pero en el macrismo consideran que su postulación es tan segura en 2021 como el plan que ya despliega el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para pelear las presidenciales de 2023. 

 

Carrió volvió a acusar a Monzó y al exministro de Interior, Rogelio Frigerio, de haber trabajado para el peronismo y contra la reelección de Vidal. La cuestión de la chaqueña con ambos, dicen en su entorno, es personal y política y no tendrá freno. Mucho menos, si logra ganar y volver a Diputados dentro de un año. "En diciembre pasado, dijo que se retiraba y se sacó una foto con Macri; después, cambia el domicilio en enero y diez meses después, anuncia su candidatura en la provincia: dice y se desdice todo el tiempo y, encima, elige los enemigos internos y, como ve que Vidal no se lanza, aprovecha ese espacio libre y lo sube al ring a Monzó, porque ya sabe que será candidato el año que viene", bramó otra fuente del partido amarillo.

 

Para que esas candidaturas se concreten falta una eternidad ante un calendario electoral donde ni siquiera se sabe si habrá PASO. Por eso, los dardos de Carrió contra Monzó golpearon doble en el vidalismo: por la segura candidatura de "Mariu" y porque ella recompuso su relación con el extitular de la Cámara baja ya hace dos meses para trabajar juntos en la provincia que les arrebató el peronismo en octubre pasado. 

 

En el "monzoísmo" también tomaron el guante. La defensa estuvo en manos del diputado y exviceministro del Interior Sebastián García De Luca, que lidera una decena de escaños dentro del bloque macrista que conduce Cristian Ritondo. "Los agravios tienen que ver con su pretensión de enfrentarlo a Monzó en la provincia y ojalá que exista democracia interna en JxC para que la gente decida en las próximas primarias", sostuvo el bonaerense para confirmar que su espacio no tiene dudas sobre la continuidad de las PASO. "No vamos a entrar en el agravio y la difamación en función de intereses políticos personales. Nosotros sólo queremos que Juntos por el Cambio se amplíe, garantice la competencia y que haya reglas de juego claras", reclamó el legislador. 

 

Los ordenamientos internos de la Coalición Cívica en torno a la candidatura de su fundadora comenzaron en marzo, cuando Carrió renunció a su banca. En ese momento, anunció que publicaría sus "memorias" para dar cuenta de su trabajo legislativo, pero también como parte de su "retiro". Lo hizo antes del inicio de la cuarentena. Hace dos semanas, su bloque en Diputados presentó un pedido de juicio político contra la vicepresidenta y luego el partido formalizó el cambio de sus autoridades: el diputado Maximiliano Ferraro quedó como su presidente y López lo reemplazó en la jefatura del bloque de 14 escaños, donde Lilita pretende volver dentro de un año, pero ahora como representante de la provincia de Buenos Aires.