X

El ajustador de los medios públicos se convirtió en confidente de Macri en el llano. La parábola del ex Grupo Sushi que linkea dos hitos del antiperonismo.

Por 15/10/2020 10:28

“Es maravilloso lo que armaste. Felicitaciones, Hernán”, elogió Mauricio Macri, que no suele abundar en el uso de halagos. “Hernán” es Hernán Lombardi, exjefe del sistema Federal de Servicios Públicos y resiliente de las dos coaliciones no peronistas que gobernaron la Argentina, la Alianza y Juntos por el Cambio. El expresidente soltó una reivindicación para su exfuncionario que, más tarde que temprano, se acercó al riñón macrista en el llano. El mensaje de apoyo fue el sábado y ante toda la tropa PRO, en el marco de un encuentro denominado “En Marcha hacia el futuro”, del que también participaron María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

Compartió la coordinación del evento virtual con Guillermo Dietrich, pero los aplausos fueron para el ex Grupo Sushi que asumió en el gobierno de Macri con la tarea de “ajustar” los medios públicos. Desgastado por esa faena y en guerra total con el personal de la TV Pública y Télam, perdió el contacto diario con la Casa Rosada. Sin embargo, en el segundo semestre de 2019, recobró el sentimiento que desprende el calor del poder cuando tomó el rol de organizador -junto a otros macristas- de las marchas del #SíSePuede para retomar la senda tras la dura derrota ante el Frente de Todos (FdT) en las PASO del 11 de agosto.

 

 

Hoy, goza del beneplácito del fundador del PRO y de la presidenta del partido, su amiga Patricia Bullrich. Con la exministra de Seguridad compartió el gobierno de Fernando De La Rúa, se reencontró en el gabinete de Cambiemos y ahora en el llano hacen uña y carne para convocar y apoyar las marchas en oposición dura al gobierno de Alberto Fernández, que mezclan un componente inorgánico y de fogoneo referentes de Juntos por el Cambio. Además, ambos son socios en la puja interna por sostener el liderazgo de Macri.

En las últimas horas, el exministro de Cultura de la Alianza pulverizó a Emilio Monzó: “No lo veo presente”, golpeó en diálogo con RePerfilAr. Y, durante una entrevista con TN, catalogó a Macri como “una pieza estratégica clave”.

Lombardi está ahora dentro del círculo de confianza de Macri, al cual jamás había accedido. La relación entre ambos se había resentido luego de la interna entre Gabriela Michetti y Rodríguez Larreta, una pelea que partió en dos al PRO, entonces un partido circunscripto a la Ciudad, y encontró a Lombardi apostando fuerte por la futura vicepresidenta. Desde de esa definición, que incluyó hasta denuncias de “campaña sucia” por parte del larretismo, Rodríguez Larreta lo considera un “enigmo”.

 

 

Lombardi pasó de villano a confidente estrecho de Macri y activador de marchas opositoras. Hoy, está al nivel de Fernando De Andreis, exsecretario general de la Presidencia, familiar y colaborador íntimo del expresidente.

El crecimiento de Lombardi y su penetración en el círculo íntimo de Macri se da en paralelo a un corrimiento de Marcos Peña de la primera plana. Con herramientas y culturas políticas distintas, Lombardi toca la sinfonía que Macri busca y que ni Rodríguez Larreta ni Vidal, por citar dos ejemplos, están dispuestos si quiera a tararear.

 

 

Desde que un sector de la oposición, en el marco de las críticas a la cuarentena “excesiva” por coronavirus, entró la dinámica de golpe por golpe con el Gobierno, Lombardi recobró protagonismo. Con la experiencia de organizar la caravana del #SíSePuede, el exsecretario de Estado se abrió paso en la interna de JxC como “movilizador” y es hoy uno de los principales motores de la presencia opositora en las marchas. Todo ese know how lo llevará a la estructura partidaria, donde, junto a Dietrich, se encargará la gestión de los voluntarios PRO en todo el país.

Con pasado radical, su migración al PRO se debió a su vínculo personal con Macri. Se mudó al partido macrista junto a varios radicales, pero hoy es una estrella del PRO y con lugar destacado en el partido merced a su buena relación con Bullrich, que resucitó a parte del Grupo A para sumar músculo político en la interna amarilla contra Rodríguez Larreta y Vidal. Mientras tanto, Lombardi fatiga los medios y suena para integrar la lista de aspirantes a la Cámara de Diputados de JxC en la Ciudad de Buenos Aires.