X

Hay Jefa: Vidal manejó la lapicera con pulso firme

A contramano de 2015, la gobernadora hegemonizó el armado bonaerense de la mano de Salvai y Carrió. Además, cumplió con la UCR y relegó a Monzó, que se quedó sin lugares en las seccionales.

A contramano de 2015, la gobernadora hegemonizó el armado bonaerense de la mano de Salvai y Carrió. Además, cumplió con la UCR y relegó a Monzó, que se quedó sin lugares en las seccionales.

Por 22/06/2019 22:07

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, hizo pesar sus votos y alambró la provincia de Buenos Aires en el cierre de listas. A diferencia de 2015, cuando Emilio Monzó y Jorge Macri cooptaron las nóminas bonaerenses, la mandataria se adueñó de la lapicera y hegemonizó la lista de candidatos a diputados nacionales y las seccionales del frente Juntos por el Cambio pensando en un nuevo mandato al frente de la gobernación bonaerense.

Vidal sabe que para transitar cuatro años más en Buenos Aires necesita un bloque fuerte tanto en el Congreso como en la Legislatura provincial, al tiempo que precisa mantener el trabajo mancomunado con sus socios bonaerenses de la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica. El perfil de la nómina nacional y de las listas locales es claro: candidatos cercanos a la gobernadora y dirigentes aliados que deberán trabajar en bloque ante la unificación del peronismo bonaerense que acordó con la fórmula Fernández - Fernández.

Si bien mantuvo negociación y diálogo constante con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, Vidal diseñó una tira para diputados nacionales a su medida, con el respaldo y asesoramiento del jefe de Gabinete provincial, Federico Salvai, otro de los ganadores de la jornada de cierres en la provincia de Buenos Aires. En esa mesa también tuvo lugar el vicegobernador Daniel Salvador, que consiguió tres lugares entre los primeros 12 casilleros para la UCR.

 

 

Con más o menos preponderancia, este póker de dirigentes colaboró para expulsar al titular de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. Vidal decidió que Monzó no tuviera ningún representante en las nóminas seccionales de candidatos a la Legislatura bonaerense. Por estas horas, según a quién se consulte dentro del PRO, la gobernadora tampoco contempló sus pedidos para la lista de candidatos a la Cámara baja.

En la gobernación bonaerense, niegan que Silvia Lospennato haya llegado al cuatro renglón de la lista por su vínculo con Monzó y adjudican su renovación de mandato a una decisión de Vidal, que manejó la lapicera bonaerense con dureza. En tanto, el secretario de Interior, Sebastián García de Luca, también del riñón de Monzó, es el candidato número nueve, aunque también se asegura su mudanza al Congreso por su buena química con Peña y la Jefatura de Gabinete. Al mismo tiempo, deja un lugar libre en la Casa Rosada para el que Peña tiene un candidato: el vicepresidente primero de la Legislatura y futuro presidente del PRO, Francisco Quintana, que finaliza su mandato en el Parlamento porteño en diciembre.

 

 

A pesar de las tensiones propias de los instantes finales de la negociación, Vidal reafirmó a su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, como cabeza de lista y, de ganar Mauricio Macri, reclamará la presidencia de la Cámara de Diputados para la provincia de Buenos Aires. Ya le aclaró al Presidente y al propio Peña que no pondrá ese lugar como prenda de intercambio con la Casa Rosada ni con el radicalismo, pese a que el mendocino Alfredo Cornejo pidió ese lugar.

Vidal también incluyó en la lista bonaerense para el Congreso a María Luján Rey, madre de Lucas Menghini Rey, víctima de la tragedia de Once. Durante los últimos meses compartió actos de gestión -vinculados a la política ferroviaria- con el Presidente y la gobernadora. En el octavo lugar Vidal ungió a Mercedes Joury, que actualmente trabaja en el equipo de Salvai. En tanto, Vidal cumplió con el radicalismo con tres lugares: Miguel Bazze, que se abrió del radicalismo rebelde de Ricardo Alfonsín; Sebastián Salvador, hijo del vicegobernador, y Karina Banfi.

 

 

Además, la gobernadora abrió la nómina para la líder de la Coalición Cívica: aprobó las candidaturas de Mariana Stilman y Mónica Frade, abogadas de confianza de Elisa Carrió. El quinto lugar quedó para Waldo Wolff, que arribó a la nómina oficialista bonaerense con el envión del intendente de Vicente López, Jorge Macri. A su vez, también integra la nómina la presidenta de la Juventud PRO y directora del INJUVE, Camila Crescimbeni, del riñón de Peña.

El cierre de las listas de diputados y senadores provinciales también evidenciaron el poder de Vidal, que se quedó con las cabezas de lista de la Primera, la Segunda, la Tercera, la Cuarta y la Séptima secciones electorales. Como contó en exclusiva Letra P, la gobernadora punteó sección por sección el operativo para correr a Monzó de la cancha bonaerense.