X
El senador Juan Carlos Romero podría disputar la sucesión de Urtubey. Contactos con Zamora y Paredes Urquiza. Amaya suma relieve en Tucumán. El scouting, plato fuerte del asado.
Por 14/06/2019 18:56

Algunos destacados integrantes del "ala política" del Gobierno definen al senador Miguel Angel Pichetto como "un pararrayos", es decir, un punto a tierra que recibe las descargas de una tormenta. Si la metáfora climática alude al peronismo, el flamante compañero de fórmula de Mauricio Macri sería un imán para atraer a alguna de sus corrientes. En el mapa político que manejan los funcionarios de la Casa Rosada, son todas distintas: algunas pequeñas, otras individuales. Pero rayos al fin. La primera práctica de esa misión fue en privado y a partir de este jueves con los contactos “de abajo hacia arriba” que comenzó a desarrollar en las provincias gobernadas por el peronismo que ya realizaron sus elecciones desdobladas de las nacionales de octubre. 

La exhibición púbica del nuevo pararrayos de Juntos por el Cambio se concretó este viernes con el almuerzo de bienvenida que le ofrecieron los miembros del PRO que reivindican su origen peronista desde el desembarco de Macri en la Ciudad Buenos Aires. Algunos han afrontado un largo exilio del entorno del líder del PRO, pero con altibajos, como el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, que fue nombrado por la mandataria María Eugenia Vidal en un cargo que Macri nunca le dio en la Ciudad. Otros, como el saliente titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, afrontan el frío presidencial desde hace tres años, una suerte distinta a la que actualmente goza el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, y los ministros del Educación, Alejandro Finocchiaro, y de Interior, Rogelio Frigerio, junto a su vice, Sebastián García De Luca. Todos participaron del evento de camaradería para saludar a Pichetto, que llega al oficialismo sin estructura. La tendrá de la mano de la "pata peronista" del PRO, parte de los rayos sueltos que Pichetto buscará representar dentro del frente Juntos por el Cambio. 

 

El primer almuerzo de bienvenida para el nuevo "pararrayos" de Juntos por el Cambio.

 

Los otros electrones sueltos del peronismo que Pichetto buscará atraer ya comenzaron a recibir telefonazos. La mayoría de esos vínculos fueron originalmente alimentados por Frigerio, De Luca y Monzó, que tejieron estrechas relaciones “institucionales” desde que llegaron a la Casa Rosada y al Congreso. Lo hicieron durante los últimos tres años con intendentes, gobernadores, diputados, senadores y concejales del PJ. Ahora, con el lanzamiento de Juntos por el Cambio, los contactos corren por cuenta del flamante candidato a vicepresidentre, que se encarga personalmente de llamar a esos dirigentes del PJ.

En algunos casos, según confiaron a Letra P en Balcarce 50, las comunicaciones buscan persuadir, invitar y convencer, como sucedió este viernes por la tarde con el intendente de Tigre, Julio Zamora, que se distanció del Frente Renovador, el partido de Sergio Massa, y buscó acercarse a la fórmula Fernández – Fernández. Ahora que Massa acordó con Alberto F., el alcalde afronta el riesgo de quedarse sin reelección y depende de la decisión de ambos. Fue uno de los primeros en recibir el llamado de Pichetto.

 

 

Otro cacique comunal que está en la mira de los sondeos es Alberto Paredes Urquiza, intendente de la ciudad de La Rioja, que se autodefine como "peronista de Perón" pero jugó "un rol clave" en las elecciones de medio término de 2017 a favor de Cambiemos. Otros destinatarios son aliados de Pichetto que estarían dispuestos a ser candidatos del oficialismo, como la senadora del Movimiento Popular Neuquino Lucía Crexell, que fue la primera en mostrar su predisposición en acompañar la nueva composición de Cambiemos. 

Entre los políticos provinciales que ya habrían dado el visto bueno para sumarse a Juntos por el Cambio está el senador nacional por Salta Juan Carlos Romero. “Si (el intendente de la capital, Gustavo) Sáenz no fuera nuestro candidato a gobernador, sería Romero”, confirmó a este medio una fuente de la Casa Rosada para explicar el alcance del impacto que le adjudican a la inclusión de Pichetto.

 

 

La provincia gobernada por Juan Manuel Urtubey, que ya no puede buscar su reelección, tiene primarias el 9 de octubre y generales el 10 de noviembre. En ese armado, apuestan a la intervención del rionegrino. “Además de la buena relación que los une con Pichetto, Romero es amigo del Presidente y es otra figura del peronismo que está dispuesta a jugar con nosotros”, confió uno de los hombres del PRO que mantiene estrechas comunicaciones con el senador rionegrino desde que les tocó negociar el primer presupuesto nacional para la administración de Macri.

 

El senador Juan Carlos Romero fue un nexo clave entre Pichetto y Macri. También es amigo del Presidente, que lo quiere como candidato.

 

Saenz dio sus primeros pasos en política de la mano de Romero, que gobernó dos veces esa provincia durante el menemismo. Ahora es miembro de Cambiemos, pero la llegada de Pichetto al oficialismo podría hacerlo ceder sus ambiciones a favor de Romero.

“Pichetto está llamando a todos los contactos que tiene adentro del peronismo. Antes lo hacía en nombre de Alternativa Federal, pero ahora lo hace en nombre del Gobierno”, explicó otra fuente del PRO que celebró la presencia del senador nacional y ex titular del bloque del PJ en la reunión de Gabinete de este jueves.

 

 

En Tucumán, aseguran los funcionarios consultados, el desembarco del rionegrino es la puerta para que la cabeza de la lista de candidatos a diputados nacionales quede en manos de Domingo Amaya, que es subsecretario de Interior. Lo haría como parte del nuevo armado, pero también para antagonizar con el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro.

 

 

“Amaya es una respuesta a los intentos de Alfaro de definir las listas con primarias y luego amenazó con irse, pero con la llegada de Pichetto lo podemos ordenar y con eso impediríamos que trabajara solapadamente para Manzur”, disparó el funcionario consultado.

Además de los primeros contactos desarrollados en las primeras horas posteriores al anuncio de la fórmula Macri – Pichetto, en la Casa Rosada aseguran que “hay una decena de contactos, en algunos casos como respuesta a los pedidos de ellos y en otros casos como una iniciativa de Pichetto, que se propuso para esa tarea en la campaña”, explicaron en la Casa de Gobierno.

 

 

Los contactos que ahora teje Pichetto tienen un punto de partida que construyó Frigerio desde que llegó a la Casa Rosada y que ya suma una elección de medio término con intentos de acercamiento. Ahora el rionegrino buscará potenciarlos para la contienda nacional. Una muestra de esas relaciones fue difundida por la Casa Rosada en medio de la primera corrida cambiaria que golpeó a la administración Macri. El 9 de mayo de 2018, Frigerio se reunió con cinco intendentes muy cercanos: Saenz, Alfaro, Paredes de Urquiza, el catamarqueño Raúl Jalil y el intendente de San Luis, Enrique Ponce, que ahora es candidato a vicegobernador en la fórmula que encabeza Claudio Poggi

 

 

Este domingo, ambos postulantes de Cambiemos se medirán con el gobernador Alberto Rodríguez Saá, que buscará su reelecció, en un duelo familiar con su hermano Adolfo. Del quinteto que se mostró con Frigerio aquel 9 de mayo, el único que tomó distancia de esos vínculos es Jalil, que responde a la gobernadora Lucía Corpacci.