X

Polarización puntana: la pelea de los Rodríguez Saá y un tercero en discordia

La riña entre los hermanos peronistas hegemoniza la disputa, pero Poggi busca terciar en una elección provincializada alejada de la disputa nacional.
Por 14/06/2019 17:41

Los hermanos Rodríguez Saá gobiernan y se alternan en el poder de la provincia de San Luis desde el regreso de la democracia a la República Argentina. Bajo la leyenda "San Luis, otro país", el Alberto -actual gobernador- y el Adolfo se repartieron el control de la provincia y, durante tres décadas, hicieron un culto de su diferenciación, en gestión y en lógica política, con la Casa Rosada, sin importar si gobernaba el peronismo o Cambiemos.

La única interrupción formal de su dominio llegó de la mano del senador nacional Claudio Poggi, un peronista que creció y se desarrolló bajo el armado de los hermanos pero que rompió con el esquema de los Rodríguez Saá luego de su mandato como gobernador (2011-2015). De esa fecha a la actualidad, Poggi se acercó al PRO y tejió con la Unión Cívica Radical (UCR), que le presta su estructura y fiscalización en el interior de la provincia.

En total, se dispondrán alrededor de 1200 mesas de votación y hay 383766 electores habilitados que deberán acercarse a los más de 230 centros de votación. Además, se eligen cinco senadores provinciales, 21 diputados provinciales, 41 comisionados municipales y 19 intendencias.
 

 

Alberto busca la reelección alejado de la discusión nacional, pero apoya la fórmula Alberto Fernández - Cristina Fernández de Kirchner y su partido, Compromiso Federal, firmó la alianza dentro del Frente de Todos. En 2017, cerró una lista en alianza con Unidad Ciudadana para las elecciones legislativas. Esos comicios mostraron una jugada monumental del oficialismo puntano: tras perder las PASO contra Poggi, los Rodríguez Saá pusieron toda la carne al asador y dieron vuelta el resultado en octubre. La oposición, enrolada en Cambiemos por ese entonces, denunció maniobras de "clientelismo" y "compra de votos".

Por su parte, Adolfo, su hermano, buscará su sexto mandato: asumió por primera vez el 10 de diciembre de 1983. Desde entonces, ganó las elecciones en 1987, 1991, 1995 y 1999. Renunció en diciembre de 2001 para asumir como presidente, luego de la renuncia de Fernando De La Rúa y la decisión de la Asamblea Legislativa que lo llevó por escaso tiempo a la Casa Rosada.

 

Adolfo Rodríguez Saá y Claudio Poggi al votar en las elecciones de medio término de 2017 (FOTO: Clarín)

 

Las encuestas varían en torno al escenario de este domingo: la mayoría adelanta una polarización entre los hermanos, pero un sondeo de la consultora Trespuntozero advierte acerca de que Poggi podría romper ese duelo y dar una sorpresa. En paralelo, todos los trabajos de medición alertan sobre un alto porcentaje de indecisos, superior al 10% del total de votantes.

A pesar de que Mauricio Macri ganó el ballotage de 2015 con el 65% de los votos en San Luis, los números y la imagen presidencial decreció durante los últimos años al calor de las críticas filosas del Alberto hacia Cambiemos y la gestión nacional. Bajo esa lógica, Poggi, que cuenta con el aval del macrismo, hizo una campaña provincial y se despegó de la Casa Rosada. En rigor, anotó el sello San Luis Unidos junto al PRO, el radicalismo, Libres del Sur y Avanzar San Luis, su propio partido político.

 

 

Además, Poggi cuenta con el respaldo del intendente de la capital provincial, Enrique Ponce, que en las últimas horas habló de "preventa" de votos por parte del gobernador. Fue en la previa del cierre de campaña del frente opositor, que copó el barrio Eva Perón con una caravana.

Los Rodríguez Saá y Poggi concentran la atención de las elecciones ejecutivas de este domingo 16 de junio, pero hay otros contendientes. El Movimiento al Socialismo (MAS) llevará a Ítalo Gallardo Muñoz; el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) a Iván Amado;y la Unión Vecinal Provincial, a Adrián Silvera.

Polarización puntana: la pelea de los Rodríguez Saá y un tercero en discordia

La riña entre los hermanos peronistas hegemoniza la disputa, pero Poggi busca terciar en una elección provincializada alejada de la disputa nacional.

Los hermanos Rodríguez Saá gobiernan y se alternan en el poder de la provincia de San Luis desde el regreso de la democracia a la República Argentina. Bajo la leyenda "San Luis, otro país", el Alberto -actual gobernador- y el Adolfo se repartieron el control de la provincia y, durante tres décadas, hicieron un culto de su diferenciación, en gestión y en lógica política, con la Casa Rosada, sin importar si gobernaba el peronismo o Cambiemos.

La única interrupción formal de su dominio llegó de la mano del senador nacional Claudio Poggi, un peronista que creció y se desarrolló bajo el armado de los hermanos pero que rompió con el esquema de los Rodríguez Saá luego de su mandato como gobernador (2011-2015). De esa fecha a la actualidad, Poggi se acercó al PRO y tejió con la Unión Cívica Radical (UCR), que le presta su estructura y fiscalización en el interior de la provincia.

En total, se dispondrán alrededor de 1200 mesas de votación y hay 383766 electores habilitados que deberán acercarse a los más de 230 centros de votación. Además, se eligen cinco senadores provinciales, 21 diputados provinciales, 41 comisionados municipales y 19 intendencias.
 

 

Alberto busca la reelección alejado de la discusión nacional, pero apoya la fórmula Alberto Fernández - Cristina Fernández de Kirchner y su partido, Compromiso Federal, firmó la alianza dentro del Frente de Todos. En 2017, cerró una lista en alianza con Unidad Ciudadana para las elecciones legislativas. Esos comicios mostraron una jugada monumental del oficialismo puntano: tras perder las PASO contra Poggi, los Rodríguez Saá pusieron toda la carne al asador y dieron vuelta el resultado en octubre. La oposición, enrolada en Cambiemos por ese entonces, denunció maniobras de "clientelismo" y "compra de votos".

Por su parte, Adolfo, su hermano, buscará su sexto mandato: asumió por primera vez el 10 de diciembre de 1983. Desde entonces, ganó las elecciones en 1987, 1991, 1995 y 1999. Renunció en diciembre de 2001 para asumir como presidente, luego de la renuncia de Fernando De La Rúa y la decisión de la Asamblea Legislativa que lo llevó por escaso tiempo a la Casa Rosada.

 

Adolfo Rodríguez Saá y Claudio Poggi al votar en las elecciones de medio término de 2017 (FOTO: Clarín)

 

Las encuestas varían en torno al escenario de este domingo: la mayoría adelanta una polarización entre los hermanos, pero un sondeo de la consultora Trespuntozero advierte acerca de que Poggi podría romper ese duelo y dar una sorpresa. En paralelo, todos los trabajos de medición alertan sobre un alto porcentaje de indecisos, superior al 10% del total de votantes.

A pesar de que Mauricio Macri ganó el ballotage de 2015 con el 65% de los votos en San Luis, los números y la imagen presidencial decreció durante los últimos años al calor de las críticas filosas del Alberto hacia Cambiemos y la gestión nacional. Bajo esa lógica, Poggi, que cuenta con el aval del macrismo, hizo una campaña provincial y se despegó de la Casa Rosada. En rigor, anotó el sello San Luis Unidos junto al PRO, el radicalismo, Libres del Sur y Avanzar San Luis, su propio partido político.

 

 

Además, Poggi cuenta con el respaldo del intendente de la capital provincial, Enrique Ponce, que en las últimas horas habló de "preventa" de votos por parte del gobernador. Fue en la previa del cierre de campaña del frente opositor, que copó el barrio Eva Perón con una caravana.

Los Rodríguez Saá y Poggi concentran la atención de las elecciones ejecutivas de este domingo 16 de junio, pero hay otros contendientes. El Movimiento al Socialismo (MAS) llevará a Ítalo Gallardo Muñoz; el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) a Iván Amado;y la Unión Vecinal Provincial, a Adrián Silvera.