16|11|2021

Apurado por CFK, Massa enfrenta la presión interna para la unidad anti Macri

30 de mayo de 2019

30 de mayo de 2019

El congreso del Frente Renovador que delibera en Parque Norte le dará a su líder la potestad de cerrar acuerdos electorales pero le fijará como objetivo derrotar a Cambiemos. El impacto Kicillof.

Mientras el kirchnerismo avanza en la definición de sus candidaturas, el congreso del Frente Renovador que se reunirá este jueves en Parque Norte le meterá presión a su líder, Sergio Massa, y le pedirá que abra las conversaciones con el resto del peronismo para lograr un acuerdo de unidad que pueda derrotar a Mauricio Macri en  las elecciones presidenciales.  

 

El encuentro partidario cerrará con la emisión de un documento en el que los congresales ratificarán la candidatura presidencial de Massa como factor para sortear la grieta, al tiempo que lo facultarán para "constituir las alianzas que considere" más convenientes para ganar en octubre.

 

El objetivo de derrotar a Cambiemos en las elecciones y las críticas al Gobierno serán protagonistas de los discursos del cónclave, en el que están habilitados a participar más de 600 congresales pertenecientes a las diferentes fuerzas nacionales y provinciales que forman el Frente Renovador.

 

Si bien el martes Massa participó en Córdoba de una reunión junto al resto de los fundadores de Alternativa Federal, Juan Manuel Urtubey, Miguel Ángel Pichetto y Juan Schiaretti, un dirigente de máxima confianza del líder del Frente Renovador afirmó a Letra P que "todos los escenario están todavía abiertos", en referencia a la posibilidad de que el tigrense termine cerrando un acuerdo con el kirchnerismo para competir en un esquema de unidad peronista.

 

 

La permanencia de Massa dentro del esquema de Alternativa Federal fue tema de conversación dentro y fuera de la reunión que tuvieron los cuatro dirigentes de Alternativa Federal en Córdoba. Sus compañeros de mesa fueron interrogados al respecto a la salida del encuentro e insistieron varias veces con la misma pregunta ante la duda que generan los movimientos del líder del Frente Renovador.

 

“¿Massa ratificó que se queda aquí, que no va a ir con Cristina?”, le consultaron a Urtubey los periodistas apostados en el Centro Cívico. “Está acá, vamos a participar de las primarias de Alternativa Federal”, respondió el salteño.

 

-¿Pero lo dijo de su boca? ¿Lo ratificó él mismo en la reunión?

 

-Correcto. El que gane las primarias será nuestro candidato en la elección. 

 

Pichetto no tuvo mejor suerte, aunque evitó hablar por el líder del Frente Renovador. “Ha sido parte de la reunión y en pocos minutos va a bajar para que le puedan preguntar a él”, esquivó la respuesta el presidente del Bloque Justicialista en el Senado.

 

Ante las mismas consultas periodísticas, Massa se esforzó en remarcar su pertenencia a Alternativa Federal, aunque marcó algunas diferencias sutiles respecto del discurso de sus compañeros de espacio. “Cuanto más amplia sea nuestra PASO (sic), cuanto más capacidad tengamos de dirimir liderazgo con participación y no con dedo, mucho mejor”, respondió cuando le señalaron que su propuesta era incluir en una gran primaria también al kirchnerismo.

 

“Pero sus colegas no dicen lo mismo. Urtubey y Schiaretti aclaran que no van ni con Cambiemos ni con el kirchnerismo”, retrucaron los periodistas. Massa salió por arriba: “No, bueno, pero nosotros invitamos a participar de nuestra primaria a todos aquellos que quieran dirimir, no con el dedo, sino con el voto democrático, los liderazgos en Argentina”. Fue un mensaje "ambiguo", interpretaron cerca de un dirigente de Alternativa Federal que desconfía de la palabra de Massa, a sabiendas de que las conversaciones con el kirchnerismo son fluidas. Las diferencias de su discurso siempre son sutiles pero importantes.

 

 

 

Hace ya tiempo que el líder del Frente Renovador mantiene diálogo con Máximo Kirchner y aún más con Alberto Fernández, el flamante candidato presidencial ungido por Cristina Fernández de Kirchner y quien antes fuera su jefe de campaña. Massa fue el único de los líderes de Alternativa Federal que saludó la postulación de Fernández y hasta lo elogió en términos personales el día de su nominación, el 18 de mayo.

 

En los días posteriores, Massa volvió a diferenciarse de Urtubey, Pichetto y Schiaretti al pedir que se escuche "la voz de los gobernadores" en la definición sobre la construcción electoral. Para entonces, los gobernadores ya habían abandonado Alternativa Federal para pasarse del lado de la fórmula Fernández- Fernández.  

 

Para ese momento, Massa ya había recibido decenas invitaciones para formar parte de la unidad peronista. La Mesa de Acción Política del partido las hizo públicas ya a fines de 2018, pero la respuesta de Massa nunca llegó. Fernández insistió una vez que se conoció su candidatura, con la que el kirchnerismo intentó mostrar apertura. "Quiero que Sergio se incorpore", terminó de invitarlo el flamante candidato presidencial. La oferta siguió abierta.

 

El anuncio lateral del binomio Axel Kicillof-Verónica Magario para la provincia de Buenos Aires, sin embargo, desalentó a la mesa chica de Massa. "Se volvieron a encerrar. En lugar de mostrarse amplios, ponen a un candidato de La Cámpora y a una intendenta que siempre estuvo con Cristina. La situación electoral no cambió y ellos se volvieron a subir a un caballo que no existe. Quieren a Massa, pero le cerraron todas las listas ya. Entonces no quieren acordar nada", se quejó un dirigente massista.

 

Los intendentes del conurbano bonaerense alineados con Cristina hicieron la misma interpretación. "Con esta fórmula en la provincia clausuramos la negociación con Sergio". se quejó un alcalde. Otro lo interpretó como una forma de presionar a Massa para que finalmente se defina por la unidad. En el Instituto Patria, sin embargo, aseguran que esperan a Massa "con los brazos abiertos" y que todas las vías de negociación están todavía abiertas, aunque creen que, a medida que pasan los días, Massa va perdiendo capacidad de negociación. "Cuanto más tarda en venir, menos vale. Tendría que haber cerrado hace meses", le dijo a Letra P un dirigente de peso en el kirchnerismo.    

 

 

 

Por lo pronto, la confirmación de las candidaturas de Kicillof y Magario estuvo a cargo de los intendentes casi 30 días antes del cierre de listas y no de los propios protagonistas. Ni Cristina ni Alberto Fernández dijeron algo al respecto. "El partido recién empieza, falta mucho", dicen en los dos sectores. Al menos, el diagnóstico es compartido. Tanto Fernández como Cristina y el propio Massa coinciden en que, en caso de ganar, ninguno podrá gobernar el país en 2020 sin ayuda del otro.

 

El tiempo empieza a correr hacia atrás. Este jueves, en el congreso del Frente Renovador, dirigentes de todos los distritos le pedirán a Massa que haga el acuerdo más provechoso tanto en lo nacional como en lo local, asegurándoles que las listas estarán dentro de un espacio competitivo. ¿Eso implicaría romper con Alternativa Federal y acordar con el kirchnerismo? Las posturas internas son diferentes.  

 

El tigrense descansa sobre certezas que le dan tranquilidad: que fue capaz de construir una fuerza política propia con volumen en todo el país, diputados nacionales, legisladores provinciales y concejales y que el caudal de votos que tiene es propio. Y, aunque no da pistas sobre cuál será su decisión final, ante sus dirigentes de confianza repite que no será el responsable de que Macri logre la reelección y buscará el mejor camino para evitarlo.