X

"Macri seguirá siendo una figura muy significativa, pero no la única"

El excandidato a gobernador reclama una "conducción plural" y más "protagonismo" para el radicalismo. Angelini no es el conductor en Santa Fe, remarca el intendente. Negativa a la reforma de Perotti.
Por 17/11/2019 11:26

Para el intendente de Santa Fe, José Corral, el presidente Mauricio Macri ya no es el único líder de Juntos por el Cambio. Una de las mayores espadas cambiemistas de la provincia y uno de los mayores defensores de la gestión nacional actual, le dijo a Letra P que la figura del mandatario saliente es “muy significativa”, pero no será la “única” en el futuro de la coalición. Corral bregó por una conducción “más plural”, en la cual el radicalismo tenga “una oportunidad de protagonismo”.

En la misma línea, pero ya en referencia al pago santafesino, el extitular nacional de la UCR negó que la victoria de Federico Angelini en la categoría legislativa nacional lo haya convertido directamente en el conductor de Juntos por el Cambio local. “No creo que haya nadie en condiciones de expresar a un conjunto”, remarcó el intendente.

 

 

-¿Cuál es el futuro de Juntos por el Cambio?

-Entendemos que la coalición debe continuar: la elección dio más de 40 puntos (porcentuales) a los valores y el planteo político de Juntos por el Cambio a pesar de las dificultades notorias de la economía. Sin embargo, hubo un apoyo muy significativo que obliga a mantenerse como coalición y a defender esos valores con su representaciones parlamentaria y territorial. Habrá seguramente una conducción más plural, porque además de la figura indiscutible de Mauricio Macri, están los gobernadores exitosos, como los casos de Alfredo Cornejo, Gerardo Morales...

-¿Macri ya no es el único líder?

-Evidentemente hay otras figuras. Macri seguirá siendo una figura muy significativa para el espacio, pero no la única.

 

 

-Entre los viejos reclamos internos de la UCR está la formación de una “verdadera coalición”. ¿El radicalismo demandará protagonismo con más fuerza ahora?

-El radicalismo tiene una oportunidad de protagonismo y eso le haría bien a la coalición y el país. Ojalá se hubiera escuchado más al radicalismo, que planteaba algunas de las cosas que se corrigieron en el último tiempo e hizo mejorar la performance electoral.

-¿Los 40 puntos de Macri son solo de él?

-Siempre el voto de millones de personas responde a la multiplicidad de factores. También hubo seguramente el temor a volver a algunas de las características del kirchnerismo, que mucha gente rechaza. Hubo también un voto positivo a lo que representa Mauricio y a los valores de Juntos por el Cambio. Ha habido una identificación  del espacio con la cultura del esfuerzo, el mérito y la posibilidad de una Argentina donde se cumplan las reglas.

 

 

-Prevalece en la UCR en este momento una discusión por el liderazgo. ¿Cuál es su postura, con qué sector es más afín?

-Son discusiones naturales de un partido democrático y plural como el radicalismo. El radicalismo tiene que lograr una síntesis que exprese la polifonía de líderes que tienen mucho para darle para al país, como Cornejo, Mario Negri, Morales, Martín Lousteau, Gustavo Valdés, por nombrar solo a algunos.

-Tiene una postura más conciliadora, entonces.

-Sí, hay que lograr una síntesis para que cada uno tenga responsabilidades. Están los liderazgos de los bloques legislativos, pero también están las autoridades partidarias y el presidente de la UCR, las personas que integren la mesa de conducción de la coalición, la interlocución con el gobierno nacional... Hay suficientes tareas como para que cada uno de estos referentes tenga un rol.

-Lo bajo a lo provincial. ¿Por qué Macri remontó el resultado de las PASO y ganó en la general?

-Primero porque hubo una cercanía con la gente que no se había dado en la campaña anterior. Esa recorrida de Mauricio motivó a una cantidad de gente que quería protagonizar la posibilidad de dar vuelta la elección, lo que se logró en la provincia. Se ganó en los departamentos del extremo oeste y el sur provincial y en la capital. El sector agroindustrial que se identifica con los valores de Juntos por el Cambio. Además se hizo una mejor elección en Rosario, aunque no alcanzó para ganar. Esto habla de que hay terreno fértil para una propuesta alternativa a la del PJ en Santa Fe.

 

 

-Federico Angelini ganó en la categoría legislativa. ¿Eso lo convierte automáticamente en líder y conductor?

.Fue un trabajo en equipo. Cambiemos es un espacio plural e integrado por varios partidos y tiene que tener una conducción plural que exprese esa diversidad. No creo que haya nadie en condiciones de expresar a un conjunto que es diverso y requiere una conducción compartida.

-¿Cómo lee los primeros movimientos del gobernador electo, Omar Perotti? Una transición conflictiva, el impulso de la reforma constitución, la disputa  por la presentación del presupuesto...

-Respecto a la reforma, no cambiamos de opinión. Dijimos hace unos meses, cuando el que la impulsaba era el gobernador Miguel Lifschitz, que no era la oportunidad y había que encontrar un momento en que no hubiera urgencias como la seguridad y la situación económica. Seguimos opinando lo mismo a pesar de que quien lo impulsa ahora es Omar Perotti, lo que demuestra que en ambos casos el único interés es habilitar la posibilidad de la reelección. El resto, en todo caso, son argumentos que justifican algo que no se termina de expresar, que es que tanto Lifschitz como Perotti lo que pretenden es tener más poder.

 

 

-Quedan dos sesiones antes del cierre legislativo, ¿sería un error que los diputados de Juntos por el Cambio se presten y acompañen el pedido reformista del PJ?

-Por supuesto. No se puede jugar con las instituciones en un momento de tanta dificultad política, en plena transición. Una Legislatura que está terminando no puede tener como agenda la reforma constitucional. Eso hay que dejarlo para un momento más adecuado.

-El vicegobernador, Carlos Fascendini, alentó el ingreso del PRO al Frente Progresista y el ministro de Gobierno, Pablo Farías, no lo descartó. ¿Cuán descabellado es pensar en la unidad del arco no peronista en Santa Fe?

-Yo creo en las condiciones de gobierno y en el trabajo entre personas que no piensan exactamente igual, pero que comparten ciertos objetivos. Hay que comenzar por la discusión programática de qué cosas necesitan los santafesinos y ser muy amplios y generosos en la convocatoria porque, para ganarle al peronismo en la provincia, hace falta reunir muchas fuerzas políticas. Para eso hay que ser más humilde de lo que fue el socialismo en este tiempo, más generoso respecto de incorporar miradas diferentes, y privilegiar los temas de la provincia, aceptando que puede haber diferentes miradas a nivel nacional.

 

 

-En el marco de la transición local, el intendente electo, Emilio Jatón, fue muy duro con usted. ¿Qué Municipalidad le entrega?

-Entregamos una ciudad mucho mejor que la que recibimos, con un gran avance en el plan de desagüe, con jardines para los chiquitos en los barrios más necesitados, con un programa para jóvenes, una renovación completa de los espacios públicos, una ciudad posicionada con la cumbre del Mercosur y el debate presidencial, eventos que han dado a Santa Fe en la vidriera internacional. Todo esto se dio en un contexto de dificultades económicas para todos los gobiernos: los gastos han subido un 50%  y los ingresos  no superan el 30. En el caso de la ciudad, el gobierno provincial ha pretendido asfixiarla no enviando fondos que nos corresponden, por ejemplo un aporte de emergencia por una tormenta que sufrimos en marzo que nos mandó Nación y la provincia tiene retenido desde mayo, además de los fondos de financiamiento educativo que el gobierno nos debe todo 2019. El perjuicio no es para esta gestión, es para la ciudad que va a gestionar un intendente del mismo signo político que el gobernador Lifschitz. No comprendemos esa voluntad de asfixiar financieramente a la ciudad.