X

"Que Corral diga que va a solucionar la inseguridad es poco creíble"

La intendenta le pegó a Cambiemos por "estigmatizar" a Rosario. Irízar, la carta de la "renovación". El proyecto Lavagna. Su futuro político, ¿en la Legislatura o en el Congreso?
Por 27/01/2019 10:52

La intendenta de Rosario, Mónica Fein, atraviesa su último año de gestión. Socialista, lideró la ciudad desde 2011, cuando sustituyó al actual gobernador Miguel Lifschitz. En la actualidad concentra sus esfuerzos en los avatares cotidianos, pero también en cargarse al hombro la necesidad de instalar a su posible reemplazante, Verónica Irizar. Pensar su futuro político es secundario por ahora; lo prioritario es retener el bastión del Partido Socialista (PS).

En diálogo con Letra P, la intendenta rescata la “renovación” del PS, critica duramente a Cambiemos por “estigmatizar” a Rosario en cuestiones de inseguridad, le pide a Lifschitz que lidere la lista de diputados provinciales y ve en Roberto Lavagna la “alternativa razonable” para romper la polarización entre el macrismo y el kirchnerismo.

 

BIO. Bioquímica, es intendenta de Rosario desde 2011. Siempre vinculada al socialismo, tuvo una larga militancia universitaria. Comenzó su carrera de funcionaria en 1995 y dos años después Hermes Binner la eligió secretaria de Salud. Se convirtió en concejala en 2001, pero tras dos años regresó a liderar el área de Salud. En 2007 saltó al Congreso de la Nación como diputada. Tras un mandato, volvió a Rosario para suceder a Miguel Lifschitz al frente del Palacio de los Leones. En unos días se resolverá donde continuará su carrera política.

 

(Fotos: Sebastián Villalba).

 

-Transita su último año, ¿cuán especial y difícil a la vez es 2019?

-Es un año difícil en lo económico, en la realidad política del país y por supuesto que eso afecta a las regiones y ciudades. Pero a pesar de eso, el último año y este han sido un proceso positivo para la ciudad en términos de las obras que hemos podido encarar y realizar. La realidad económica está compleja para cada una de las familias, pero también es un año de muchas realizaciones, de diferentes proyectos que la ciudad tenía y vamos a dejar en marcha. En el primer año me preguntaban qué esperaba de la gestión y yo decía que esperaba que terminara y poder caminar como lo hace (Hermes) Binner por la calle, sin ningún problema, y siento que ese objetivo lo cumplí. Hemos construido una ciudad del diálogo, del respeto, y eso no es menor en una Argentina que le cuesta enfrentar los problemas en forma conjunta.

-¿Cuánto condiciona la crisis económica el andar de un municipio como Rosario?

-Muchísimo, y mucho más que una provincia. Los municipios tenemos varias problemáticas que las provincias no tienen. Tenemos a nuestro cargo servicios según mecanismos indexatorios por inflación, por lo que la inflación récord de 2018 nos impactó muy negativamente, y tenemos ingresos que son fijos: las tasas. Nos afecta en nuestros propios recursos, tenemos que enfrentar menores recursos con mayores desafíos.

-El socialismo acumula 30 años de gestión de Rosario. ¿Qué es lo nuevo que tiene para ofrecer?

-Bueno, Verónica Irizar sería lo nuevo. Creo que lo bueno de nuestro proceso ha sido tener siempre una mirada estratégica y esa mirada hace que tengamos nuevas ideas y pensemos lo nuevo para la ciudad. Obviamente, el Partido Socialista cree que debe haber una renovación, más en las ciudades que gobernamos desde hace tiempo. Por eso creo que proponer una persona preparada como Verónica, que fue mi secretaria de Hacienda cuatro años, pero a su vez más joven, con una mirada de futuro diferente, es indispensable para la ciudad, que va a competir con Pablo Javkin, que está en el Frente Progresista. Lo nuevo para la ciudad es seguir con los valores de honestidad, compromiso, pasión, pero hay que pensar los nuevos desafíos que tiene la ciudad y que seguramente será Verónica la que los va a encarar. La ciudadanía va a acompañar la idea de seguir cambiando esta ciudad, pero con un cambio progresista.

 

 

-Si Irizar es la candidata de la gestión, ¿Javkin es un opositor dentro del Frente?

-No, es un candidato del Frente Progresista que va a competir con Verónica, que no viene del socialismo, pero es también un excelente candidato, y eso es lo bueno del Frente. Podemos hacer una interna cuando parece que nadie pudiera. Consideramos que son matices, miradas, formas, pero que ambos pueden llevar adelante el proceso de esta ciudad.

-El senador Miguel Cappiello no se baja y dice que el gobernador le pidió que no lo haga. ¿Se puede dar una PASO de tres?

-Cappiello es un gran referente nuestro, fue un excelente ministro de Salud y un excelente senador que ha estado muy presente en el Departamento Rosario y es valioso. No hay que dejar de valorarlo por su compromiso. Entiendo que vamos a llegar a una elección con dos candidatos, Verónica y Pablo, pero que Miguel tiene que ser parte del proyecto del Frente Progresista en la provincia.

 

"La ciudadanía va a acompañar la idea de seguir cambiando Rosario, pero con un cambio progresista".

-¿Esa idea de renovación se va a mantener en el armado de la lista de concejales?

Creo que sí. Vamos a aportar todo lo que podamos a una renovación con experiencia, porque no es que lo nuevo y joven es suficiente, sino que es positivo pensar en renovar y generar personas con experiencia. La preparación es fundamental para entender la cosa pública, pero también las nuevas miradas son fundamentales para entender el futuro.

-¿El edil Enrique Estévez pica en punta para liderar la lista legislativa?

-No tenemos nombres, Enrique es un excelente concejal, el secretario general de mi partido; no puedo más que valorar su compromiso político desde muy joven, lo conozco desde niño. Si algo ha tenido es esa capacidad de diálogo, de consenso, de ser una persona con una alta capacidad intelectual. Sería un gran candidato, pero no tenemos todavía la lista.

-La inseguridad será el caballito de batalla de la oposición, tanto de Cambiemos como el PJ, ¿cuánto incomoda el tema al socialismo?

-No nos incomoda.Si algo hemos asumido como un desafío muy seriamente, que creo que las provincias están muy atrás con eso, es el tema de seguridad. Hemos cambiado la justicia, la policía, las políticas sociales... No creo que haya provincia ni ciudad que haya cambiado tanto las herramientas que tiene para enfrentar el problema de la inseguridad, de la violencia. Eso no quiere decir que sea exitoso, pero que lo ha enfrentado… La justicia que hoy tenemos no es la justicia que había cuando yo llegué. El equipamiento, la información que hoy tenemos de los conflictos, la llegada social a cada uno de los territorios, el Nueva Oportunidad, el programa Abre, la acción que realizamos en forma conjunta con la provincia no tienen nada que ver que cuando yo llegué. Lo hemos enfrentado con seriedad y responsabilidad, nos molesta cuando, como hace la ministra Patricia Bullrich, cuando quiere poner a Rosario como el único lugar de violencia. El narcotráfico no elige ciudades, elige países; cuando nos ponen en ese lugar es porque están ocultando los problemas de violencia que tienen en el conurbano bonaerense, en la propia Capital, con indicadores que ellos mismos no pueden ocultar. Nos enoja porque es una decisión política de estigmatizar una ciudad y no comprender que si bien se expresa de diferentes maneras en distintas ciudades, la violencia urbana es un problema endémico en la Argentina y que debe enfocarse en coordinación de los distintos niveles del Estado.

 

 

-El intendente José Corral dice que la inseguridad se le ha ido de las manos al socialismo.

-Lo que hace Cambiemos es producto de que no puede mostrar ninguna de las promesas que realizó y quiere buscar un tema que genera polémica. Cuando llegó Cambiemos, dijo que iba a combatir el narcotráfico, un tema que no se resuelve decomisando mayor cantidad de droga, que es mucho más complejo. La ciudad de Santa Fe hace 20 años que tiene los indicadores más graves de violencia urbana y que el intendente venga a decir que él lo va a solucionar es poco creíble, porque se involucró muy poco con el tema seguridad comparado con la ciudad de Rosario. Lo hace porque no puede mostrar en lo económico y social ningún planteo que sea positivo y la seguridad es un tema de expectativa de toda la sociedad que vuelve a ser una promesa de campaña.

-El peronismo puede pegarle al socialismo por la inseguridad y a Cambiemos por lo económico. ¿Esa es una ventaja que tiene?

-El peronismo también tiene que hacerse cargo de su historia y de sus doce años de gobierno. Desde la ciudad de Rosario podemos decir que la falta de respuesta de los gobiernos nacionales ha sido una continuidad. Si los problemas de inseguridad existen, están unidos a procesos que no empezaron hace poquito. Y si los problemas económicos existen, tampoco planteo que existen hace tres años. Cada uno en política se tiene que hacer cargo del proceso político general. Nosotros también tenemos que hacernos cargo de años del gobierno, pero la política no puede ser eliminar a otro, sino ver qué proponen y el peronismo propone más de lo mismo.

 

"La política no puede ser eliminar a otro, sino ver qué proponen y el peronismo propone más de lo mismo".

 

-Valoró que haya interna en Rosario. ¿Es importante que también haya una PASO en la categoría de gobernador?

-Si se dan las condiciones, sí. Ya tuvimos PASO en otras elecciones, no le tenemos miedo a esos procesos. La PASO es un buen sistema para resolver candidaturas si se dan las condiciones para hacerlo. Hoy por hoy no hay nadie que quiera competir y sería forzado inventar una interna con (Antonio) Bonfatti. La PASO sirve cuando hay dos buenos candidatos, tienen buenos perfiles.

 

 

-¿Tampoco sirve como estrategia cuando los dos competidores, aparentemente, tendrán internas de peso?

-Las estrategias no son simples de inventar cuando no se dan las condiciones. Uno puede elegir, pero hoy el Frente Progresista, salvo el sector minoritario de Corral, está muy fortalecido alrededor de la figura de Bonfatti, y eso también es una virtud. En Santa Fe nuestro frente cree unánimemente que Bonfatti lo va a representar. Si se diera la ocasión de que alguien quiere competir, no me parece mal.

-¿Cuál va a ser su rol en la campaña?

-Apoyar a Verónica, acompañarla, defender Rosario, porque creo que es una ciudad innovadora, maravillosa, única en Argentina. Lo digo con sinceridad total; no me presento a elecciones en Rosario. He tenido la oportunidad de ir como intendenta a muchísimas reuniones de ciudades y Rosario tiene condiciones estratégicas. Primero por el lugar donde está; no es algo que podamos no reconocer, tenemos 18 puertos a nuestro alrededor, conectados con rutas nacionales. Y, después, la cultura innovadora propia de la ciudad, que ha permitido a una mujer como yo, socialista, ser intendenta dos veces. Habla de una ciudad capaz de tener desafíos en lo público y en lo privado.  Esas características las ponen en un lugar especial que hace que la tengamos que defender de aquellos que quieren hacerle perder la esencia. Hay que defender la esencia de Rosario y ahí voy a estar, no tiene que ver con un cargo por el que todavía no hemos hablado nada.

-¿Es una opción acompañar ese proceso desde la Legislatura provincial?

-Sí, puede ser, la Legislatura provincial o puede ser desde algún lugar en el futuro Ejecutivo. Como siempre digo, cuando uno quiere acompañar desde una organización social siempre voy a estar participando o apoyando. Defender a Rosario en lo provincial significa ir a discutir Fondo de Obras Menores, financiamiento para las ciudades. Y a nivel nacional, ser una voz que reclame la deuda histórica de la provincia porque, a nosotros como ciudad, nos corresponde una enorme cantidad de recursos que son fundamentales para resolver muchos de los temas que tenemos.

 

"Defender a Rosario en lo provincial significa ir a discutir Fondo de Obras Menores, financiamiento para las ciudades. Y a nivel nacional, ser una voz que reclame la deuda histórica de la provincia porque, a nosotros como ciudad, nos corresponde una enorme cantidad de recursos  que son fundamentales para resolver muchos de los temas que tenemos.

-¿Cabe la chance de esperar y competir en las legislativas nacionales?

-Puede ser, tanto en lo provincial como en lo nacional aportaría para defender a Rosario, veremos en qué lugar. No creo que la política sea un lugar de recorrido, es un lugar para aportar. Ser intendenta de Rosario ha sido mi mayor satisfacción por la cercanía, la posibilidad de diálogo que tengo con las personas que viven esta ciudad. En cualquier lugar donde pueda aportar esa mirada, me encantaría estar.

-¿Lifschitz tiene que encabezar la lista de diputados provinciales?

-Sería excelente que Miguel la encabece porque representa el trabajo que ha hecho en estos cuatro años. Podría acompañar desde la Cámara de Diputados el proceso social, político que venimos haciendo. Más allá de que creo que Miguel tiene una proyección nacional que también hay que valorar y aprovechar.

-¿Coincide con el gobernador que Roberto Lavagna es el indicado para romper la grieta?

-Coincido con que es necesario construir una tercera opción en Argentina. Eso, sin duda. En esta polarización de amigo-enemigo dejamos de hablar de política, lo único que hacemos es hablar mal del otro. Es necesario hablar de políticas de Estado y buscar una alternativa razonable como Lavagna. Por su experiencia, porque ha estado con gobiernos radicales y peronistas, que no tenga impedimento de hablar con todos los sectores políticos, es una buena alternativa, a lo mejor de transición, de cuatro años, para buscar una forma en la que los argentinos construyamos política sin creer que no debe haber otras ideas.