X

El halcón y la paloma

Larreta se para como el más duro negociador de paritarias del oficialismo. Cerró 12% con municipales y torea a los docentes con esa propuesta. A su lado, Vidal parece Heidi. La segunda oferta porteña.
Por 20/02/2018 14:13

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se planta como el gobernante más duro de la alianza Cambiemos y plancha la paritaria por debajo del techo impartido por la Casa Rosada para negociar con los sindicatos: tras cerrar un aumento del 12% sin cláusula gatillo con los trabajadores municipales, ofreció la misma cifra en tres cuotas a los docentes. En la carrera por el premio al mejor alumno, le saca unos metros a su discípula María Eugenia Vidal, que empezó por ofertar un incremento del 15%, también conectado con la bajada de línea nacional.

De esta manera, el alcalde porteño consigue lo impensable: deja a la otra súper estrella de Cambiemos, que arrancó la negociación en la provincia de buenos Aires con una oferta de 15%, más cerca de su imagen inicial de Heidi que de la negociadora implacable que libró una batalla sin cuartel con los maestros en 2017. Según pudo saber Letra P, la de este martes no es la oferta final de Rodríguez Larreta. El mandamás porteño está dispuesto a estirarse hasta el 15%, lo que le permitiría mantener el techo impuesto por Balcarce 50. Sin embargo, los gremios anticipan que no avalarán esa propuesta y el escenario se complejiza de cara al inicio de clases, al igual que el año pasado.

La propuesta de Rodríguez Larreta está tres puntos porcentuales abajo del límite impuesto por el gobierno de Mauricio Macri y muy por debajo de los índices inflacionarios, según la medición de los sindicatos docentes que participaron del encuentro encabezado por la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña. La administración de Rodríguez Larreta ofreció un incremento del 12% en tres cuotas: 6% en marzo, 3% en agosto y otro 3% en octubre.

 

 

En tanto, Vidal negocia un aumento del 15% sin cláusula gatillo y ofreció un premio de 4.500 pesos (a pagarse una sola vez) para aquellos educadores que no hayan adherido a las huelgas del año pasado. La respuesta gremial bonaerense fue idéntica a la de sus colegas porteños, con argumentos en contra de la oferta y con explicaciones sobre los incrementos impositivos de cada distrito.

En Ciudad, la oferta fue rechazada de plano por 16 de los 17 gremios de los docentes porteños. El sindicato de educadores privados, SADOP, no pudo emitir opinión porque fue excluida de la mesa salarial, al igual que en las provincias de Buenos Aires y Jujuy, gobernadas por Cambiemos. El Gobierno Nacional asegura que los docentes privados quedan fuera de la negociación porque la paritaria fija pautas salariales únicamente para estatales. No obstante, SADOP arriesga otra hipótesis y sostiene que su exclusión responde a la vinculación del gremio con la Corriente Federal y con el secretario General de La Bancaria, Sergio Palazzo, enfrentado con la Casa Rosada y la cara visible del paro de 48 horas que se extiende desde el lunes a este martes en todos los bancos del país.

RECHAZO. La propuesta salarial del gobierno de Rodríguez Larreta cumple las expectativas de la Casa Rosada pero hace imposible la negociación en el pago chico del macrismo. Los docentes exigen un aumento del 24%, aduciendo el índice inflacionario nacional y el aumento del ABL en la Ciudad.

 

 

Desde el Gobierno porteño replican que esa cifra no puede cumplirse y que el Pacto Fiscal, reclamado por Macri para que se aplique en los 24 distritos, generará una baja en la recaudación por tributos a los Ingresos Brutos. En la Jefatura de Gobierno prefieren evitar la calificación de “pérdida de recursos” y apuestan a que el distrito recuperará esa disminución de recaudación mediante la inversión privada y el aumento del empleo, que augura la expectativa de crecimiento económico prometida por el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne. Según pudo saber Letra P, este año la Ciudad dejará de recaudar $2200 millones, lo que implica el esfuerzo fiscal más grande en el país.

“La oferta de la Ciudad es de un claro alineamiento con la Casa Rosada. Larreta parece más un intendente designado por el Poder Ejecutivo que un jefe de Gobierno autónomo”, chicanean desde uno de los gremios docentes más fuertes del distrito.

En 2017, tras el paro de 48 horas y varias reuniones frustradas, la Ciudad estableció un incremento del 21,5% con cláusula gatillo que, según los sindicatos, jamás se activó a pesar del aumento inflacionario. Tras el encuentro de esta mañana, los docentes recibirán el llamado a una nueva convocatoria para reunirse mano a mano con la ministra Acuña y el subsecretario de Carrera Docente y Formación Técnica Profesional, Javier Tarulla.

El halcón y la paloma

Larreta se para como el más duro negociador de paritarias del oficialismo. Cerró 12% con municipales y torea a los docentes con esa propuesta. A su lado, Vidal parece Heidi. La segunda oferta porteña.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se planta como el gobernante más duro de la alianza Cambiemos y plancha la paritaria por debajo del techo impartido por la Casa Rosada para negociar con los sindicatos: tras cerrar un aumento del 12% sin cláusula gatillo con los trabajadores municipales, ofreció la misma cifra en tres cuotas a los docentes. En la carrera por el premio al mejor alumno, le saca unos metros a su discípula María Eugenia Vidal, que empezó por ofertar un incremento del 15%, también conectado con la bajada de línea nacional.

De esta manera, el alcalde porteño consigue lo impensable: deja a la otra súper estrella de Cambiemos, que arrancó la negociación en la provincia de buenos Aires con una oferta de 15%, más cerca de su imagen inicial de Heidi que de la negociadora implacable que libró una batalla sin cuartel con los maestros en 2017. Según pudo saber Letra P, la de este martes no es la oferta final de Rodríguez Larreta. El mandamás porteño está dispuesto a estirarse hasta el 15%, lo que le permitiría mantener el techo impuesto por Balcarce 50. Sin embargo, los gremios anticipan que no avalarán esa propuesta y el escenario se complejiza de cara al inicio de clases, al igual que el año pasado.

La propuesta de Rodríguez Larreta está tres puntos porcentuales abajo del límite impuesto por el gobierno de Mauricio Macri y muy por debajo de los índices inflacionarios, según la medición de los sindicatos docentes que participaron del encuentro encabezado por la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña. La administración de Rodríguez Larreta ofreció un incremento del 12% en tres cuotas: 6% en marzo, 3% en agosto y otro 3% en octubre.

 

 

En tanto, Vidal negocia un aumento del 15% sin cláusula gatillo y ofreció un premio de 4.500 pesos (a pagarse una sola vez) para aquellos educadores que no hayan adherido a las huelgas del año pasado. La respuesta gremial bonaerense fue idéntica a la de sus colegas porteños, con argumentos en contra de la oferta y con explicaciones sobre los incrementos impositivos de cada distrito.

En Ciudad, la oferta fue rechazada de plano por 16 de los 17 gremios de los docentes porteños. El sindicato de educadores privados, SADOP, no pudo emitir opinión porque fue excluida de la mesa salarial, al igual que en las provincias de Buenos Aires y Jujuy, gobernadas por Cambiemos. El Gobierno Nacional asegura que los docentes privados quedan fuera de la negociación porque la paritaria fija pautas salariales únicamente para estatales. No obstante, SADOP arriesga otra hipótesis y sostiene que su exclusión responde a la vinculación del gremio con la Corriente Federal y con el secretario General de La Bancaria, Sergio Palazzo, enfrentado con la Casa Rosada y la cara visible del paro de 48 horas que se extiende desde el lunes a este martes en todos los bancos del país.

RECHAZO. La propuesta salarial del gobierno de Rodríguez Larreta cumple las expectativas de la Casa Rosada pero hace imposible la negociación en el pago chico del macrismo. Los docentes exigen un aumento del 24%, aduciendo el índice inflacionario nacional y el aumento del ABL en la Ciudad.

 

 

Desde el Gobierno porteño replican que esa cifra no puede cumplirse y que el Pacto Fiscal, reclamado por Macri para que se aplique en los 24 distritos, generará una baja en la recaudación por tributos a los Ingresos Brutos. En la Jefatura de Gobierno prefieren evitar la calificación de “pérdida de recursos” y apuestan a que el distrito recuperará esa disminución de recaudación mediante la inversión privada y el aumento del empleo, que augura la expectativa de crecimiento económico prometida por el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne. Según pudo saber Letra P, este año la Ciudad dejará de recaudar $2200 millones, lo que implica el esfuerzo fiscal más grande en el país.

“La oferta de la Ciudad es de un claro alineamiento con la Casa Rosada. Larreta parece más un intendente designado por el Poder Ejecutivo que un jefe de Gobierno autónomo”, chicanean desde uno de los gremios docentes más fuertes del distrito.

En 2017, tras el paro de 48 horas y varias reuniones frustradas, la Ciudad estableció un incremento del 21,5% con cláusula gatillo que, según los sindicatos, jamás se activó a pesar del aumento inflacionario. Tras el encuentro de esta mañana, los docentes recibirán el llamado a una nueva convocatoria para reunirse mano a mano con la ministra Acuña y el subsecretario de Carrera Docente y Formación Técnica Profesional, Javier Tarulla.