X

El golpe final de Larreta: va por la UCR, el colchón electoral de Lousteau

Acordó con Suárez Lastra y Jesús Rodríguez para que le jueguen la interna a Yacobitti, aliado del economista desde 2013 y presidente del partido. El rol de Santilli y el mensaje de Sanz.
Por 22/09/2017 14:13

Tras cinco días del inicio de la campaña para las legislativas del 22 de octubre y cuando todos los candidatos y operadores trabajan para posicionarse en los próximos comicios, el jefe de Gobierno y mandamás del PRO en la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, alteró las coordenadas de su GPS electoral: tranquilo con el abultado 50,13% que le garantizó Elisa Carrió en las PASO, ahora, en silencio y con sigilo, va por un nuevo golpe contra Martín Lousteau y apunta a intervenir en la caliente interna de la Unión Cívica Radical porteña, que definirá nuevas autoridades a fin de año y Emiliano Yacobitti, aliado clave del economista, no podrá buscar la reelección.

Inmiscuirse en las entrañas del radicalismo es ir por Lousteau y darle un golpe simbólico y político de cara al objetivo mayor que se planteó el ex embajador: la lucha por la Jefatura de Gobierno en 2019. Así lo entiende Rodríguez Larreta, tras meses de debate interno con su mesa política.

El análisis y la definición de la “importancia” de “colaborar” con el armado radical cercano a Cambiemos pasó por la cabeza de Diego César Santilli (vicejefe de Gobierno), Bruno Screnci Silva (ministro de Gobierno) y Fernando Straface (secretario general), con distintos papeles en esta novela política. En la otra punta de la mesa, los míticos radicales Facundo Suárez Lastra y Jesús Rodríguez, junto al candidato a legislador porteño por Vamos Juntos Guillermo Suárez, son quienes primero avanzaron con la alianza subterránea.

Los encuentros, los diálogos y las reuniones se sucedieron durante meses, pero hace quince días ambos sectores cerraron filas. Rodríguez Larreta, Suárez Lastra, Jesús Rodríguez, Screnci Silva y Straface se encontraron para sellar un acuerdo silencioso y de mutua colaboración para las internas de la UCR.

Las elecciones internas de la UCR están programadas para el domingo 19 de noviembre y, por el momento, hay dos sectores definidos: el radicalismo ligado a Yacobitti y su agrupación La Cantera frente a los dirigentes de Radicales en Cambiemos, liderados por Suárez Lastra y Rodríguez. Los primeros cuentan con el apoyo de Enrique “Coti” Nosiglia, que oscila entre los consejos a Macri y a Lousteau, aunque le gustaría influir un poco más que Ernesto Sanz en las decisiones del Presidente. A propósito: ¿qué rol juega Fernando De Andreis (secretario general de la Presidencia y macrista paladar negro), muy cercano a la familia Nosiglia, en este entuerto? Por lo pronto, ambos se entretienen en debates sobre el futuro del radicalismo nacional, como informó el periodista Ignacio Zuleta en Clarín.

 

Enrique “Coti” Nosiglia en Casa Rosada, durante la asunción de Macri (FOTO: DYN)

 

El segundo espacio cuenta con el aval de figuras nacionales de la UCR, como Mario Negri y el propio Sanz, que siguen de cerca la disputa porteña mientras discuten el futuro del partido a nivel nacional. Las visitas de Santilli al despacho de Negri y los diálogos con Larreta se condicen con el almuerzo en mayo de 2016 en la gobernación capitalina, ubicada en Parque Patricios. No estuvo Negri, pero en la mesa se sentaron Sanz, Jesús Rodríguez, Larreta, Santilli, Felipe Miguel (jefe de Gabinete de la Ciudad) y un sonriente Straface. La excusa fue potenciar Cambiemos y buscar un acuerdo para lograr armar la coalición en la Ciudad, pero la foto fue un mensaje para Yacobitti y Lousteau, que el año anterior había recibido el apoyo directo del ex senador mendocino en la pelea por la Jefatura de Gobierno del distrito que vio nacer al macrismo.

 

 

El rol de Straface es clave en esta gestión política por sus vínculos con el economista Jesús Rodríguez. Se conocen de CIPPEC, donde el primero fue titular hasta asumir en el gobierno de Larreta y el segundo es asesor del Consejo de Administración, aunque está de licencia por el momento. En tanto, el ministro Screnci Silva conoce desde hace más de 20 años a Guillermo Suárez. Se cruzaron por primera vez donde forjaron su recorrido político: la militancia política secundaria, hoy castigada duramente en ocasión de las tomas de colegios en rechazo a la Reforma Educativa que promueve el Gobierno de la Ciudad. Suárez dirigía la Federación de Estudiantes Secundarios (FES) y Screnci Silva daba sus primeros pasos en el peronismo y a los dos los albergó la primavera alfonsinista y el crecimiento de la militancia estudiantil durante la década del ochenta.

Yacobitti acompaña a Lousteau desde la experiencia UNEN y lleva dos períodos al frente del centenario partido, mientras mantiene su influencia en la Universidad de Buenos Aires (UBA) como secretario de Hacienda y Administración y su poderío en la Facultad de Ciencias Económicas. Juntos atravesaron la primaria de 2013 y la aventura electoral de 2015, bajo el frente ECO y en el marco de una elección histórica que culminó en un ballotage entre “Guga” y Rodríguez Larreta, que salió victorioso y se coronó como el heredero porteño de Mauricio Macri en la segunda vuelta del 19 de julio.

 

Yacobitti y Lousteau en el acto por el aniversario de la Revolución de Mayo (FOTO:DYN)

 

El presidente de la UCR Capital destina desde hace años todo el aparato radical local a los intereses políticos y la estrategia de Lousteau en una alianza que, tanto en 2013 como en 2015, contó con el visto bueno de Carrió y Graciela Ocaña, hoy en el oficialismo y bajo las órdenes del alcalde porteño. Las vueltas de la vida. Es un hombre clave de la política local que le aporta militantes, presencia barrial, fiscales y la marca del espacio que nació como instrumento de vinculación política de los sectores medios a fines del siglo XIX, bajo la tutela de Leandro Nicéforo Alem.

PREFERENCIAS. Los Radicales en Cambiemos le cerraron la puerta a Lousteau meses atrás, cuando el economista renunció a la embajada argentina en Estados Unidos y confirmó que competía en la Ciudad. Primero le cuestionaron el pedido de interna en la Ciudad y luego su decisión de competir por afuera. Por ese entonces, los vínculos entre Jesús Rodríguez, Larreta y Suárez Lastra ya estaban muy aceitados. Los últimos dos no sólo comparten la cucarda de alcalde (el radical fue designado por Alfonsín), sino años de relaciones políticas familiares que los anteceden.

Todo culminó con un acto lanzamiento del grupo Radicales en Cambiemos en el Salón El Palacio de Rodríguez Peña, donde los dirigentes del radicalismo, apañados por Sanz, dejaron un mensaje claro: cuestionaron la “falta de visibilidad” de los radicales capitalinos y marcaron la “necesidad de construir Cambiemos en la Ciudad”. Al mismo tiempo, pidieron discutir con el PRO las listas para las PASO y lugares de Gobierno.

 

 

Con Suárez Lastra candidato a diputado nacional y Suárez a legislador, ese pedido se mantiene en la actualidad. Entre otras cosas, fue de lo que se charló en la reunión que selló el acuerdo. “Hay toda una generación de radicales que está para crecer y hacer un aporte en la gestión que es complementario a lo que piensa PRO”, explicaron a Letra P desde Radicales en Cambiemos. Rodríguez Larreta prometió avanzar con una discusión para “abrir” su gobierno e incorporar radicales aliados y el primer lugar que surgió fue el Consejo Económico y Social (CESBA). Teléfono para su presidente, el peronista Federico Saravia, aliado de Lousteau en la Ciudad. Tiene buen vínculo con el oficialismo, pero el pedido radical y la búsqueda de Larreta por asfixiar al líder de Evolución pueden más. Además, no necesita aval legislativo para modificar autoridades en ese organismo.

Amén de las preferencias, Suárez Lastra y otros radicales de antaño, como Nicolás Gallo y Francisco Olivera, siempre rememoran aquella reunión que mantuvieron con Macri en el momento más álgido de la discusión con el gobierno de Cristina. Le aconsejaron tomar la potestad del subterráneo porteño y le hablaron de “los beneficios” de coordinar el servicio, que por ese entonces administraba la Nación. Según explican, Macri agradeció los consejos y ponderó su experiencia. Tiempo después, Suárez Lastra y el entonces alcalde se cruzaron en un evento social. El radical se fue con la promesa de que, si Macri llegaba a Balcarce 50, lo convocaría para coordinar el área metropolitana. En noviembre de 2016, el mendocino fue ungido secretario ejecutivo de la Comisión Consultiva del Área Metropolitana de Buenos Aires (Cocamba).

Los radicales alineados al PRO toman esa anécdota como ejemplo de comparación con Lousteau. “Jamás nos consultó, ni nos pidió un café”, bufan los antiguos integrantes de la Coordinadora. En tanto, celebran los “gestos” de Larreta, que los convocó y ahora los apoyará en su interna con Yacobitti y otro miembro del gobierno de Raúl Alfonsín como es Nosiglia. De esto mismo hablaron el martes por la noche en el mítico restaurante Lanín, a propósito del lanzamiento de campaña y el apoyo a la lista de Carrió. En el acto también estuvieron el ex presidente de la Auditoría Leandro Despouy, las diputadas nacionales Karina Banfi y Gabriela Burgos, el reconocido actor y militante radical Luis Brandoni y la parlamentaria del Mercosur Lilia Puig de Stubrin.

 

Larreta, Santilli, Miguel, Straface, Sanz y Rodríguez almorzaron en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad en 2016 (FOTO: PRENSA GCBA)

DISPUTA. Los radicales afiliados irán a las urnas el 19 de noviembre para votar delegados nacionales, delegados comunales para la convención local (nueve por cada comuna) e integrantes del Comité Nacional de Juventud. Después de los comicios internos, la Mesa Directiva llama a los delegados para elegir a las nuevas autoridades partidarias. La riña y la interna áspera será por la silla de presidente porque, según pudo saber Letra P, podría existir algún tipo de acuerdo en las otras categorías a votar.

La discusión es prematura y ambos espacios están abocados también a las legislativas de octubre. Por esa situación, aún no hay definiciones de ninguno de los sectores, pero la danza de nombres se activó desde hace semanas. El sector de Yacobitti tiene en carpeta dos candidatos: María de los Angeles Maratea y Carlos Macchi. La primera es una reconocida militante boina blanca de la Ciudad, mientras que Macchi es del riñón de “Yaco” y el vicepresidente del partido. En la vereda de Radicales en Cambiemos no hay definiciones, pero suena ClaudioEl PolloAugugliaro, compañero de fórmula de Silvana Giúdici en las elecciones de 2003 por la Jefatura de Gobierno. Curiosamente, Maratea y Macchi integraron esa boleta como candidatos a legisladores porteños.