ARDE LA INTERNA AMARILLA

Mendoza: el PRO aliado a Alfredo Cornejo se bullrichiza y judicializa la pelea partidaria

Hebe Casado impugnó la elección, pero la junta que responde a Mauricio Macri confirmó el triunfo del demarchista Gabriel Pradines. Puja nacional vs. lógica local.

Mendoza quedó en medio de la pelea del PRO y la interna terminará definiéndose en la Justicia. La conducción nacional partidaria a cargo de Mauricio Macri rechazó la impugnación interpuesta por Hebe Casado, la vice del gobernador radical Alfredo Cornejo, más cercana a Patricia Bullrich, que ya dio el paso para que la Justicia Federal vuelva a intervenir en la disputa.

Como contó Letra P, Casado anticipó que impugnaría las elecciones internas ni bien terminó la jornada electoral en la que Gabriel Pradines se consagró como el nuevo presidente del partido en la provincia. A finales de la semana, la Junta Electoral del PRO a nivel nacional emitió una resolución en la que se rechazaron los planteos y se ratificó el triunfo del senador provincial que responde al espacio de Omar de Marchi.

Ahora, el casadismo recurrirá a la Justicia mientras apunta los cañones contra los responsables del proceso y la intervención, el veedor nacional Santiago Alberdi y el histórico ladero de Macri en el PRO, Darío Nieto. “Ni siquiera estuvieron en Mendoza el día de la elección”, señalan, para dar cuenta del marco general que desembocó en la controvertida elección del 30 de junio último.

El apoyo a Patricia Bullrich

Casado reconoce que su figura está asociada con la de la ministra de Seguridad, pero advierte ese movimiento como parte de un “comportamiento orgánico”. Apoyó su candidatura presidencial cuando Bullrich era la titular del partido a nivel nacional y se sumó a los equipos técnicos de su armado en razón de lo que creía era la propuesta más acabada en materia de representación.

En ese sentido, sostiene que la dirigencia amarilla debe “saber leer a su electorado”. Considera que en 2023 hubo "una pseudointerna" en el PRO en la que los votantes de su fuerza eligieron contundentemente a la hoy ministra en las primarias que la enfrentaron a Horacio Rodríguez Larreta.

A tono con la dirigencia bullrichista que reniega de la postura asumida por Macri, entiende que aún hoy la ministra es la dirigente con mejor imagen pública entre los referentes amarillos y la única que puede “mostrar gestión” hacia el núcleo de votantes que justifica la existencia del PRO en todo el país.

Hebe Casado y Patricia Bullrich campaña Mendoza 2023.png
La vicegobernadora de Mendoza, Hebe Casado, con Patricia Bullrich en la campaña del año pasado.

La vicegobernadora de Mendoza, Hebe Casado, con Patricia Bullrich en la campaña del año pasado.

A pesar de que entiende que la militancia termina siendo “como los hijos de los padres que se están divorciando”, es tajante al advertir como “un error” que el PRO se ponga en contra a una dirigente con las características que le reconoce a Bullrich.

En sintonía con esa lectura, las redes sociales de Casado se plagaron durante la última semana de publicaciones que dan cuenta de un alineamiento concreto con la ministra de Seguridad que se quedó afuera de la Asamblea del PRO el pasado jueves.

Las denuncias en la interna del PRO

La diferencia a favor de Pradines terminó siendo de menos de 200 votos. Casado no cuestiona el número, aunque entiende que si las cosas se hubieran hecho de la manera que ella interpreta como correcta el resultado hubiese sido otro.

En su espacio centralmente denuncian que durante la contienda faltaron sobres y hubo una distribución inequitativa de mesas que agilizaron la votación en los departamentos donde Pradines sacó su mayor ventaja en detrimento de las ciudades en donde el oficialismo provincial posee una mayor inserción. “En Lujan había seis mesas, pero en San Rafael o San Martín había una sola y eso demoró demasiado el acto”, detallan y retoman el caso testigo que se denunció a lo largo de todo el domingo 30 de junio. “En una elección en la que el voto es voluntario, alguien que tiene que esperar dos o tres horas se va y después no vuelve”, aseguran.

También hubo problemas con los padrones. De hecho, Casado menciona como caso extremo la ausencia de su padre del listado de personas habilitadas para votar.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/hebesil/status/1807530696665362651&partner=&hide_thread=false

Para Pradines, que durante la campaña denunció abiertamente al cornejismo de “meterse” en la interna partidaria y logró que la junta nacional interviniera y cambiara a quienes integraban la junta provincial con mayoría afín a la vicegobernadora, la discusión está “cerrada”.

La pelea de fondo en Mendoza

“Yo siempre estuve del mismo lado”, dice la vicegobernadora cuando apunta a sus rivales internos y los acusa de jugar aleatoriamente con el kichnerismo para enfrentar a Cornejo y con La Libertad Avanza a nivel nacional. Al hacerlo, señala a Pradines, a De Marchi y al diputado Álvaro Martínez, que ingresó a la cámara baja en la boleta de Juntos por el Cambio, pero pegó el salto al bloque que responde a Javier Milei.

Esa discusión de nombres da cuenta de las particularidades del caso mendocino y descubre una realidad que se vive en muchas provincias, en la que las lógicas nacionales intervienen, aunque suelen quedar desacompasadas. En efecto, Bullrich y De Marchi forman hoy parte del Gobierno, aunque en Mendoza las facciones estén enfrentadas.

“Nosotros queremos lo mismo que quiere Macri, que es hacer fuerte al partido, pero hay un grupito de gente que antes nos quería fusionar al radicalismo y ahora nos quiere fusionar a La Libertad Avanza”, dijo Pradines en una entrevista con Radio Mitre Malargüe.

Un llamado de atención para Alfredo Cornejo

De fondo, la primera parte es la que más le interesa a Pradines, que se opone al armado de Cambia Mendoza que comanda Cornejo y busca fortalecer una alternativa como la que representó La Unión Mendocina que llevó a De Marchi como candidato a gobernador en 2023.

Gabriel Pradines y Omar de Marchi en el centro festjaron en Mendoza.png
Gabriel Pradines y Omar de Marchi, en el centro, festejaron en Mendoza.

Gabriel Pradines y Omar de Marchi, en el centro, festejaron en Mendoza.

En esa entrevista, Pradines fue tajante respecto del futuro del partido que podría abandonar oficialmente la alianza que lo integra al gobierno mendocino desde 2015. “Todos sabemos que Juntos por el Cambio no existe más a nivel nacional y en Mendoza tenemos que asumir esa realidad”, disparó.

“Hay que fortalecer el partido más que pensar en alianzas que deberían presentarse dentro de un año”, dijo además enfocando su mirada en el territorio amarillo y corriendo de ese campo de interés al radicalismo.

Hebe Casado con Patricia Bullrich en la campaña del año pasado. 
Omar de Marchi y Mauricio Macri. 

También te puede interesar