AFFAIRE COLOMBIA

La antipolítica exterior de Javier Milei

Los insultos que el presidente argentino le propinó a su par Gustavo Petro demuelen lo que quedaba de una diplomacia mal concebida.

1366-1711662660240328683.jpg
Con sus ataques a Gustavo Petro y a Andrés Manuel López Obrador, Javier Milei ha puesto en peligro las relaciones con Colombia y México.

Con sus ataques a Gustavo Petro y a Andrés Manuel López Obrador, Javier Milei ha puesto en peligro las relaciones con Colombia y México.

Javier Milei, Diana Mondino y un mundo fuera de foco

Cualquier análisis sobre las posibilidades de incremento de las exportaciones lleva la mirada en primer lugar a China y Brasil –principales socios comerciales del país–; a México, Colombia y otras importantes economías latinoamericanas y a países "de mitad de tabla" que, en muchos casos, son de mayoría musulmana, como Egipto. Todo ese mundo, más que descuidado, es destratado por la ultraderecha gobernante.

Claro, entre los principales socios comerciales de la Argentina se cuenta también a Estados Unidos, pero el potencial no es tan grande en lo inmediato en un mercado que también produce a gran escala, como nuestro país, alimentos, combustibles fósiles y biodiésel –y todo lo demás– y le resulta hostil a una industria mucho menos competitiva.

Lo mismo podría decirse de las inversiones. Una buena relación con China supondría la ventaja de obra pública con financiamiento llave en mano, pero la impronta ultraideologizada del Gobierno no solo provocó una crisis bilateral, sino el freno de proyectos valiosos que estaban en marcha.

Otro tanto ocurre con Brasil –país que desprecia por estar goberando por alguien a quien tilda de "comunista y ladrón"– y su Banco de Desarrollo Económico y Social (BNDES), herramienta que Milei y Mondino decidieron dejar sobre la mesa.

Una de las primeras decisiones de la actual administración fue renunciar al ingreso al grupo BRICS de potencias emergentes, lo que privó a la Argentina de un posicionamiento internacional valioso y de créditos del Nuevo Banco de Desarrollo (NBD).

Javier Milei y Gustavo Petro: pasos de (tragi)comedia

A las fallas de origen del diseño de la inserción nacional en las relaciones exteriores se suma el problema del carácter del Presidente o, lo que es lo mismo, la concepción errónea de que la furia que le pagó bien en las elecciones para representar a una mayoría social frustrada –y que lo mantiene con buenos índices de popularidad– también funciona a nivel internacional.

Si al mexicano Andrés Manuel López Obrador lo trató –esta vez– de "ignorante", a Petro –exguerrillero del M19– le lanzó un "terrorista asesino" en la última entrevista que concedió a un medio extranjero. Lo primero motivó una réplica de AMLO, pero lo segundo resultó más grave.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/lopezobrador_/status/1773383689617211576?s=20&partner=&hide_thread=false

La decisión de Bogotá de expulsar al personal diplomático argentino puso el vínculo al filo de la ruptura, extremo que salió a desmentir Mondino, a quien hay que reconocerle más pericia para detectar las metidas de pata de su jefe –y contener los daños– que las propias.

"Acá lo que hay es un presidente al que no le gusta lo que dice el presidente de otro país", minimizó la ministra sin aclarar cuál de los dos fue el que dijo y cuál el que reaccionó.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/todonoticias/status/1773508442235220087?s=20&partner=&hide_thread=false

"¡De ninguna manera se han roto relaciones! ¡Por favor!", exclamó, a la vez que resaltó el vínculo entre los pueblos y la importancia de un comercio que tiene mucho para crecer.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/SantiagoCafiero/status/1773159688311394480?s=20&partner=&hide_thread=false

Milei, en tanto, no deja de llenar sus cuentas en las redes sociales de nuevos ataques a Petro y se justifica señalando, como si la política regional fuera un parvulario, "las agresiones que he recibido de modo recurrente por parte de los personajes en cuestión".

¡Ellos empezaron, seño!

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/petrogustavo/status/1773429341252112861?s=20&partner=&hide_thread=false

Ultraderecha e interés de Estado, asuntos separados

A los arrebatos de la antipolítica exterior ultraderechista, a la que también se le escapan algunos detalles en materia de ética pública, se le suman errores de cálculo severos.

La nominación de Alex Wahnish como embajador en Israel resulta un excelente compendio de lo dicho. El hombre, nombrado para un destino importante y muy sensible, no es un diplomático, sino el rabino de cabecera de Milei, alguien que lo orienta en una visión bastante caprichosa del judaísmo.

Su paso por el Senado en busca de confirmación incluyó una pregunta incisiva de Martín Lousteausobre el daño que podría provocarle al reclamo por las islas Malvinas la decisión oficial de trasladar la embajada argentina de Tel Aviv a Jerusalén occidental. Al fin la política acusa recibo de que la Argentina no puede, bajo ningún pretexto, condonar la ocupación de territorios ajenos y su colonización con poblaciones implantadas, tal como ha hecho el Reino Unido en el Atlántico Sur.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/AgenciaAJN/status/1770955579688718760&partner=&hide_thread=false

Wahnish explicó que la sede no se instalaría en la parte oriental de la ciudad, ocupada por Israel en 1967 y cuya soberanía reclama la Autoridad Palestina. El problema es que el Estado judío declaró en 1980 a toda la urbe como su capital "única, eterna e indivisible", por lo que hacer pie en ella, aunque sea en el sector occidental, implica convalidar un statu quo deplorado por la abrumadora mayoría de la comunidad internacional, incluso de la parte a la que se abraza el Gobierno. Finalmente, para evitarle al jefe de Estado el mal trago de un bochazo a su rabino, Mondino le dio garantías al Senado –lamentablemente, solo verbales y reservadas– de que el traslado de la embajada quedaría congelado.

Los curiosos alineamientos de Javier Milei

Milei ha pergeñado un alineamiento con Estados Unidos, Europa y "el mundo libre". Argentina comparte valores con esas naciones, pero eso no fundamenta la conveniencia de defenestrar otros vínculos valiosos, más cuando Mondino justifica el rumbo en base a consideraciones de comercio e inversión. Si eso fuera cierto, sería una excelente excusa.

1366-1700685607231122715.jpg
Javier Milei y Joe Biden mantienen una relación de afinidad, pero pesa sobre ese vínculo la sombra de Donald Trump.

Javier Milei y Joe Biden mantienen una relación de afinidad, pero pesa sobre ese vínculo la sombra de Donald Trump.

Lo que manda, otra vez, es la sobreideologización y no un cálculo de interés nacional. Tanto es así, que Milei denuesta por igual, como lo hizo en Davos, a "comunistas, fascistas, nazis, socialistas, socialdemócratas, keynesianos, progresistas, populistas, nacionalistas y globalistas". ¿Qué diría de semejante ensalada César, por caso, el jefe de Gobierno socialdemócrata de Alemania, Olaf Scholz?

Mientras, en España –otro país clave para la Argentina y puerta de acceso a la Unión Europea–, el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, hace la vista gorda a los arrumacos del argentino con el líder ultraderechista de Vox, Santiago Abascal, que viene de casi incitar a una rebelión contra las autoridades.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/JMilei/status/1773670556786631153&partner=&hide_thread=false

Más delicado todavía, si cabe, es lo que el presidente hace con Estados Unidos, su faro. Los ataques de la campaña argentina a Joe Biden afortunadamente han cedido, pero no así su empecinamiento en meter la mano donde no corresponde.

Mientras el demócrata pelea –incluso en desventaja– con el republicano Donald Trump de cara a la elección de noviembre, Milei no deja de orbitar alrededor del republicano. "Él me ama y yo lo amo", ha dicho este.

Embed - MILEI TRUMP

Por definición, una política exterior no puede ser una antipolítica. El mundo no debe pensarse dentro de los límites de una baldosa.

la casa de mondino no esta en orden (episodio ii)
Mario Russo, ministro de Salud del gobierno de Javier Milei.

También te puede interesar