PROYECCIÓN 10D

Chubut: lejos de Bullrich, Torres hace bandera con la seguridad y patalea contra Arcioni

Transición picante: cruces sin foto con el gobernador. El mandatario electo posiciona como ministro a un fiscal polémico. Viaje y mute en la campaña nacional.

Para colmo la transición se puso picante: fue imposible el encuentro entre Torres y el gobernador saliente, Mariano Arcioni. Hay pirotecnia: un cruce de acusaciones que amenaza con ser solo el principio de una batalla de largo aliento. Encima, a Torres se le sumó la derrota en la interna de Juntos por el Cambio: en su estilo moderado y paciente había jugado a favor de la candidatura de Horacio Rodríguez Larreta.

Ahora Torres, que tiene otros obstáculos más graves y urgentes, está lejos de la golpeada Patricia Bullrich, literalmente: apareció un viaje que lo distancia de todas esas incomodidades del contexto. Con esos ruidos e incertidumbres, realiza esta semana una travesía de política y negocios: en Israel se trama la firma de un convenio para la incorporación de tecnología y el gobernador electo aprovecha para hacer bandera con la seguridad, uno de los temas sensibles en Chubut.

A su regreso, tendrá trabajo duro: el demorado encuentro con Arcioni, la conformación de su gabinete y la puja electoral de octubre para garantizar la banca del sindicalista petrolero Jorge “Loma” Ávila en el Congreso.

Equipo en formación

La confusión que reina no aconseja por ahora meterse con cuestiones económicas, mientras el gobierno nacional espera otro encuentro con el Fondo Monetario Internacional y el candidato más votado en las PASO, Javier Milei, anuncia sus intenciones de pasarle motosierra también a la coparticipación, que es uno de los tópicos que Torres puso en el centro de la escena durante su campaña.

Hasta que esas olas se calmen, Torres pone en agenda otras cuestiones: desde Israel posiciona como su futuro ministro de Seguridad a un polémico fiscal general de Comodoro Rivadavia, Héctor Iturrioz, que motorizó algunas investigaciones por supuestos hechos de corrupción en gestiones peronistas y se autopercibe como “antigarantista”.

iturrioz.jpg

Iturrioz, oriundo de Trelew, se dice “bostero a muerte y admirador de Raúl Ricardo (Alfonsín)”: lleva 12 años a cargo de una Fiscalía a la que elevó el perfil en cuanto a investigaciones que pusieron bajo la lupa a la política. Ya recibió el ofrecimiento para ser ministro y se espera que dé el “sí” en las próximas horas. La época parece sonreírle a quien se define como un “crítico del sistema”. Su personalidad polémica lo llevó al banquillo de los acusados en dos jury que finalmente quedaron en el archivo.

El resto del gabinete con el que sueña Torres está guardado en un cofre bajo siete llaves: todavía se negocia, aunque el gobernador electo pretende que tenga su lugar Ana Clara Romero, diputada nacional y la cara electoral que en julio el espacio jugó en Comodoro Rivadavia para que la derrota en ese bastión peronista no fuera tan grande.

Palos en la rueda

El viaje de Torres a Israel supone conocer de primera mano metodologías para prevenir y combatir el “narcomenudeo”, que ocupa espacios nutridos y sistemáticos en la agenda chubutense. La relación con Israel se había aceitado previamente, por eso viajó también el gobernador electo de Neuquén Rolando Figueroa. El propio Arcioni participó en las movidas que lubricaron este viaje y las consecuentes relaciones: el gobernador se reunió a principios de agosto con el embajador israelí en Argentina, Eyal Sela. El vínculo pone en el radar también la energía, la “economía del conocimiento” y el intercambio comercial.

A partir de episodios concretos de violencia en Trelew, la ciudad de la que es oriundo Torres y en la que JxC encabezó su ola ganadora provincial, la cuestión de la Seguridad fue una de las que agitó la campaña política por la gobernación, en la que se colaron también con potencia la deuda del Estado provincial, la educación y la minería.

Todos esos temas pretende poner Torres sobre la mesa en la reunión que nunca fue: se frustró el encuentro con Arcioni y en cambio aparecieron cruces y ruidos a todo volumen. El senador PRO dijo en tono de denuncia que el jefe del Ejecutivo estaba poniendo palos en la rueda de esa transición, adjudicando licitaciones sospechosas y haciendo masivos nombramientos en la planta permanente del Estado.

Torres se quejó del “nivel de irresponsabilidad y cinismo (de Arcioni), porque está perdiendo la última oportunidad de irse por la puerta grande. Yo hablé en castellano, no en arameo, y fui claro: pedí que no haya más ingresos, ni licitaciones que excedan a los plazos de finalización de este mandato, y no se cumplió. Está poniendo en jaque las arcas provinciales. Esto no va a terminar bien. Todos estos acomodos se van a tirar para atrás, son una estafa”, acusó.

arcioni massa.jfif

La Legislatura provincial está paralizada hace dos meses. Recién a partir del 10 de diciembre JxC tendrá manejo de ese poder: disfrutará de una mayoría propia bajo el mando del vicegobernador Gustavo Menna, referente del radicalismo.

Arcioni fue en julio uno de los mariscales de la derrota, pero sigue haciendo su juego, porque las aguas están movidas en el peronismo de Chubut y hay una disputa feroz por el liderazgo: el gobernador será legislador del Parlasur y su vínculo con el ministro de Economía y candidato presidencial de Unión por la Patria Sergio Massa sigue viva y coleando, a tal punto que se reunió esta misma semana para analizar resultados electorales, contextos y futuros.

Ignacio Torres, gobernador de Chubut
Javier Milei.

También te puede interesar