17|11|2022

JxC le clavó el visto al Gobierno y rechaza asistir a la misa por la paz en Luján

08 de septiembre de 2022

08 de septiembre de 2022

Tras el fallido llamado al diálogo, la oposición evita participar de la celebración por CFK. No habrá movilización. Sondeos de la Iglesia. Fernández, en duda.

En un nuevo intento por tender puentes luego del intento de magnicidio de Cristina Fernández de Kirchner, el Gobierno invitó a la oposición a participar de la “misa por la paz” que se celebrará el sábado en la Basílica de Luján, en un intento de bajarle el tono partidario a la convocatoria, pero volvió a recibir una respuesta negativa por parte de Juntos por el Cambio.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Así como el llamado al dialogo del día anterior, la convocatoria quedó en las manos del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, junto al intendente de Luján, Leonardo Botto, que enviaron mensajes a dirigentes opositores para que la misa tuviera un tono “más institucional” y menos partidario posible. El miércoles, el entorno de De Pedro había dejado trascender que el ministro trabajaba en una “amplia convocatoria” a la oposición, con el aval de la vicepresidenta y de Alberto Fernández.

 

Aunque no está previsto que participe de la misa, Cristina Kirchner fue una de las principales impulsoras de la idea que puso en ejecución De Pedro. En el Instituto Patria explicaron que la celebración tendrá el doble objetivo de rezar por la unidad y agradecerle a la Virgen de Luján “por haberle salvado la vida” a la exmandataria, que es muy creyente. El funcionario se comunicó con dirigentes de la oposición, como el presidente de la Unión Cívica Radical y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, el diputado radical Facundo Manes y el titular de la Coalición Cívica, Juan Manuel López. Pero recibió puras negativas al convite.

 

Morales la respondió que primero debía conversar el tema en la mesa nacional de la UCR y de Juntos por el Cambio. Manes no concurrirá porque, según él mismo explicó en una entrevista con CNN Radio, el fin de semana estará de gira por Santa Cruz. Como publicó Letra P, Manes y De Pedro tienen una relación de larga data, ya que el neurocientífico tuvo al ministro como paciente hace años por su disfluencia. Al margen, en el radicalismo señalaron que “no es el mejor momento para convocar al diálogo”, en referencia a la tensión política que se vive. El mandatario jujeño fue el único dirigente de la oposición que habló telefónicamente con Cristina Kirchner tras el atentado. El entorno de la vice recibió, además, un mensaje del exsenador del PRO Federico Pinedo, mientras que los diputados radicales Emiliano Yacobitti y Martín Lousteau se comunicaron con Máximo Kirchner. 

 

Por lo pronto, De Pedro exhibió este jueves como un principio de acercamiento la declaración que firmaron en Chaco los diez gobernadores de las provincias que integran la región del Norte Grande, que manifestaron su "enérgico repudio" frente al intento de magnicidio y resaltaron que a poco de cumplirse 40 años de democracia es "necesario redoblar nuestro compromiso con los valores que promueven la convivencia, el diálogo, la paz social y el bien común". Rubricaron el acta los radicales Morales y Gustavo Valdés, gobernador de Corrientes.

 

En la oposición no había sido bien recibida la noticia de que los movimientos sociales movilizarían a la Basílica para participar de la misa. Sin embargo, según pudo confirmar este portal, los dirigentes más representativos de las organizaciones sociales, como Fernando Navarro, Emilio Pérsico, Juan Grabois y Daniel Menéndez, entre otros, si bien estarán el sábado en Luján, no movilizarán a las bases.

 

La decisión de no ampliar la convocatoria a la militancia tuvo como objetivo, precisamente, la búsqueda de que la misa no se convirtiera en una convocatoria al estilo a la del viernes pasado en la Plaza de Mayo, de modo tal que la oposición pudiera sentirse incluida y la Iglesia, un poco menos incómoda con ceder el escenario. La misa será celebrada por el arzobispo Jorge Scheinig, a cargo de la arquidiócesis Mercedes-Luján.

 

Este martes, la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) publicó una carta en la que invitó “a rezar por la paz y la fraternidad entre todos los argentinos y argentinas”, en el marco de la Colecta Nacional Más por Menos. Fijó fecha para el fin de semana del 10 y 11 de septiembre, pero se pensó como un llamado general, para ejercitar de manera individual o en el marco de la participación de misas en todas las iglesias del país. En paralelo, el oficialismo se subió a la invitación de la Iglesia y el intendente de Luján convocó a la Basílica de la Virgen de Luján, que es patrona de la Argentina.

 

Aunque los representantes de la Iglesia hubieran “preferido” una participación plural en la misa, la foto no será posible. Según pudo saber Letra P, diferentes referentes eclesiásticos sondearon la posible participación de referentes de la oposición, como el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, pero recibieron una respuesta final negativa, después de un principio de acercamiento.

 

Todo llegó a oídos de la Casa Rosada, donde el Presidente aún no definió si concurrirá. Por lo pronto, Fernández invitó a todo su gabinete a sumarse a la misa y tiene la confirmación de que la gran mayoría asistirá. A Luján también asistirán intendentes y gobernadores, como el mandatario bonaerense Axel Kicillof y parte de su elenco ministerial.