24|11|2022

Bullrich calma a sus halcones bonaerenses, enojados por la irrupción de Ritondo

21 de septiembre de 2022

21 de septiembre de 2022

Sus guiños al diputado dejaron en offside a la dupla De la Torre-Iguacel. Llamados y aclaración pública de la exministra, beneficiada por el Plan C de Vidal.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Los gestos de acercamiento públicos y privados entre Patricia Bullrich y Cristian Ritondo generan tensiones en la tropa del ala dura bonaerense que comanda la exministra de Seguridad. En las huestes de la jefa de los halcones incomoda la posible formalización de un acuerdo electoral para el 23; la pregunta es tan sencilla como urticante: si el diputado es el elegido, en qué lugar quedan Joaquín de la Torre y Javier Iguacel, los dos candidatos del espacio para pelear por la gobernación de Buenos Aires.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Con la intención de evitar una interna crítica horas después de haber respaldado a la dupla, la presidenta de Propuesta Republicana (PRO) levantó el teléfono: se comunicó con el senador oriundo de San Miguel y con el intendente de Capitán Sarmiento y les aclaró que no tiene un acuerdo formal con Ritondo y que ambos seguían siendo sus hombres para dar la pelea contra Axel Kicillof.

 

Esa comunicación privada tuvo su correlato en una reunión virtual pública organizada por Espacio Republicano. “El candidato que nosotros hemos decidido es Javier Iguacel y hemos invitado a Joaquín de la Torre, que me parece una persona bien interesante; ellos dos van a dirimir de acuerdo a algún sistema cuál va a ser el candidato. Con Ritondo fuimos a cenar y tuvimos una charla. No tenemos un acuerdo político”, remarcó Bullrich en un Space de Twitter, que luego replicó en su cuenta personal.

 

Según pudo saber Letra P, la propia Bullrich tomó la iniciativa para apagar un foco ígneo que amenazaba con extenderse. De todos modos, fuentes de su entorno admiten que están detrás de un acuerdo con el exministro de Seguridad bonaerense. Gerardo Milman, el principal armador y operador de la exministra, invitó a Ritondo al plenario de la Primera sección electoral del que también participaron De la Torre e Iguacel, aunque el diputado desistió de participar para no generar dobles lecturas y eclipsar a la dupla. Milman estuvo a un paso de integrar la foto que Ritondo armó en Avellaneda para presentar a sus equipos técnicos para la gobernación, pero por una razón similar la reunión conjunta no se concretó.

 

Como sea, de lograr un eje halcón nacional con asiento en la provincia del 37% del padrón del país, Bullrich sumarían una de las dos estructuras PRO más potentes, por la cantidad de representantes legislativos e intendentes que empujan el nombre de Ritondo, mientras que este ganaría un respaldo nacional competitivo ante el retroceso de su jefa política, María Eugenia Vidal, quien, en una especie de Plan C, dejaría de lado su aspiración presidencial y su opción de competir por la Ciudad para, en cambio, integrar una fórmula.

 

Hay quienes dicen que aún no se cierra ese acuerdo porque Mauricio Macri mantiene la incógnita respecto de su futuro, candidatura presidencial incluida. De todos modos, el expresidente se mueve como el gran elector de la oposición, pese a que envía algunos mensajes de respaldo al sector de los duros amarillos. Por un lado, al enviar a Hernán Lombardi a buena parte de las actividades de campaña de Ritondo y, por el otro, al ponderar en medios nacionales la postura intransigente de Bullrich con el kirchnerismo. “Patricia está cada vez más sólida”, dijo en una entrevista reciente con LN+, después de despegarse de la estrategia dialoguista que plantea Horacio Rodríguez Larreta.

 

Pese a que el escenario actual muestra esta tensión en el ala dura amarilla, sus principales dirigentes saben que, en definitiva, tendrán que enfrentar en algún momento de la campaña a los representantes de los sectores más moderados, que hoy sintetiza de la mejor manera Diego Santilli. Junto con Ritondo, el diputado nacional larretista es el que reúne mayores adhesiones en la provincia de Buenos Aires; algo de eso quedó plasmado en el encuentro con 150 dirigentes que no gobiernan sus distritos.