16|9|2022

Schiaretti pone a funcionar a full su aspiradora en intendencias opositoras

06 de agosto de 2022

06 de agosto de 2022

Aceita los vínculos extrapartidarios para allanar la excursión de Llaryora al interior cordobés. Transversalidad con piel de cordero y venas abiertas de JxC.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Juan Schiaretti y Martín Llaryora promediaron temores y ansiedades. Las juntas promotoras que los alfiles del intendente de Córdoba habían lanzado en cada extremo del mapa provincial fueron suspendidas hasta que las requiera la estrategia de campaña de Hacemos por Córdoba (HxC). El gobernador aprobó la mixtura entre el imperio de la gestión y las recorridas promocionales por el interior de su elegido para la sucesión peronista. En otras palabras, habilitó el juego del recambio generacional que quería demorar a cambio de mantener el control de las formas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Este primer fin de semana de agosto fue marcado como la fecha del debut. Llaryora paseará el “modelo Córdoba” en pueblos y ciudades gobernados por peronistas, también por la oposición y por los municipios “té con leche”, caracterizados por tener buenos vínculos institucional con El Panal pese a su filiación partidaria.

 

Ese “entrismo” en territorios no justicialistas requiere de un macerado previo, en especial en puntos donde el precandidato a gobernador de Juntos por el Cambio (JxC), Luis Juez, tiene buenos números y dirigencias afines. Intendentes e intendentas se convirtieron en un preciado botín en disputa.

 

A esta altura de la campaña anticipada que define a este año, ya puede observarse una constante en los movimientos de pinzas de Schiaretti con un objetivo evidente: desmembrar a la alianza opositora que envía señales de robustez y de una unidad que contrasta con la experiencia rupturista de mayo de 2019.  

 

La sintonía qué exhibió con autoridades municipales y referentes radicales que muestran su enojo con la conducción de su partido, como Myrian Prunotto (Estación Juárez Celman), Gustavo Benedetti (Arroyito) y el recientemente repatriado a las filas por Juez, Carlos Briner (Bell Ville), formó parte de la primera fase de esta táctica de la transversalidad con piel de cordero. El poder de daño del tridente que imaginaba Schiaretti mostró menos potencia de la esperada ante la asumida idea en JxC de que Juez es la mejor opción (hoy) para pelear el poder provincial.

 

Sin desanimarse, Schiaretti no abortará el “operativo aspiradora” de figuras extrapartidarias, como ya lo demostró en Marcos Juárez, ciudad del sudeste cordobés que elegirá autoridades municipales en septiembre. Llevará a Verónica Crescente, quien fuera funcionaria del intendente macrista Pedro Dellarossa hasta hace pocas semanas, en la cima de la boleta de Hacemos por Córdoba, el vecinalismo y otros aliados como el socialismo y el GEN.

 

En el Panal elevan el nivel del operativo con enviados de primera línea en ámbitos de charlas con temario abierto, por fuera del espacio institucional que representa la Mesa Provincia-Municipios. El ministro de gobierno, Facundo Torres, y su par de Finanzas, Osvaldo Giordano, participaron de la última reunión plenaria del foro Comunas y municipios de la Provincia (Comupro), que reúne a 30 jefaturas comunales vecinalistas, del PRO y otras extracciones partidarias, liderado por Oscar Fasolis (James Craik).

 

Alfiles. Torres y Giordano en la reunión plenaria del Comupro

Esta liga, que surgió como el alter ego del Ente de Intendentes Radicales, tenía un predominio macrista durante la gestión de Cambiemos en la Casa Rosada. Tras la derrota y la distancia que su fundador, Gabriel Frizza, tomó con el expresidente Mauricio Macri, el espacio fue elevando su perfil independiente y dialoguista con los polos de poder: el gobernador Schiaretti y la Casa Rosada. Cuando llegó el momento de ventilar una preferencia electoral, este espacio no apoyó a Juntos por el Cambio en las legislativas de 2021, sino a “Ellas”, la lista cordobesista liderada por Alejandra Vigo y Natalia de la Sota.

 

Este es el terreno fértil para pedir el pase libre a Llaryora por los territorios y, si se quiere, un compromiso en términos electorales. Giordano expresó que se debe terminar con la “grieta política” y afirmó que el problema principal es la ineficiencia del Estado a la hora de administrar los fondos. Además, sostuvo que una de las claves del ordenamiento financiero pasa por la unificación impositiva para el contribuyente. Torres aseguró que se está trabajando constantemente en todos los departamentos en la provisión de materiales y elementos de primera necesidad, especialmente en el área de la salud y maquinarias para la realización de obras públicas e iluminación LED. La corrección política no le resta fuerza al “gesto” presencial de los alfiles del gobernador en un plenario interno.

 

La revuelta de los barones

La pesca de intendentes que desarrolla el schiarettismo se completará con la piedra que tiró en el estanque de quienes no pueden repetir mandato, producto de la modificación de la ley en 2016 que fijó el tope de dos mandatos a los municipios sin carta orgánica. El peronismo tiene volúmenes similares de “damnificados” que JxC, pero no exhiben las tensiones que radicales expresaron esta semana. Como contó Letra P, la re-re se vuelve un karma para la UCR, que vivió esta semana una extrema reunión entre integrantes de su bloque legislativo y referentes de pueblos y ciudades.

 

La bancada comandada por el negrista Juan Jure no está dispuesta a apoyar la enmienda. La determinación tendrá consecuencias visibles. Uno de los barones y paladín de la modificación para acceder a un mandato extra por última vez, Daniel Salibi (Mendiolaza), elevó la presión. En una radio de Sierras Chicas hizo declaraciones que el peronismo apuntó con letra prolija: “En cada reunión departamental, el radical más antiguo me dice ‘che Daniel, yo no quiero que el candidato sea Juez, porque Juez es peronista’, y yo no sé qué responderle”, introdujo.

 

Como si aquello fuera poco, disparó: “Si llegado el momento, la UCR no tiene un candidato a gobernador, me voy a proponer. Y si tengo que ir a una interna con Juez, lo haré”.

 

Interna. Siete letras. Un fantasma. El senador nacional quiere evitar dirimir candidaturas en las urnas porque teme (sabe) que el PJ participará activamente para esmerilarlo. Salibi siempre jugó con los vínculos estrechos que tiene con el Centro Cívico cuando desea enviar un mensaje a la interna roja y blanca.

 

¿Asoma una nueva fase de la aspiradora schiarettista?