19|9|2022

Los desafíos de Moreau antes de la batalla por el Presupuesto 2023

05 de agosto de 2022

05 de agosto de 2022

Estrena su rol un mes antes del debate económico clave para el año próximo. La agenda trabada de una oposición que apuesta a restarle legitimidad. Vuelve Massa.

"No contemos los chanchitos antes de que nazcan", decían cerca de Cecilia Moreau cuando el presidente Alberto Fernández confirmó la designación de Sergio Massa como ministro de Economía. Hasta que llegó su momento, la diputada del Frente Renovador nunca perdió la cautela y tampoco se subió al tono celebratorio que tuvo la mayoría del frentetodismo. La salida del tigrense le dejó el camino allanado, porque pidió que ella lo sucediera en el cargo. Desde el martes es la primera presidenta de la Cámara Baja de la historia argentina y no ha perdido los recaudos. La oposición se abstuvo se votarla para marcarle la cancha y ahora deberá desandar ese intento de restarle legitimidad con un cuidadoso despliegue para transitar el último tramo de este período legislativo. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La sesión especial para su designación fue menos accidentada de lo esperado. El interbloque de JxC se abstuvo, pero sólo un sector liderado por macristas y radicales díscolos fue el impulsor de la estrategia. Como suele pasarle a la coalición opositora, las diferencias terminaron ordenándose detrás de la posición más dura. La decisión confirmó que la correlación interna del espacio sigue estructurándose a la derecha de sus posiciones. También hubo un sector hubiera preferido aprobar la designación, concluir con el trámite institucional y continuar con la agenda que buscan reactivar. Fueron esos legisladores los que luego felicitaron a Moreau y le explicaron que no estaban de acuerdo con la decisión de los duros y mucho menos con el discurso que lanzó el macrista Waldo Wolff, que habló en nombre del bloque, en lugar de su presidente, Cristian Ritondo que guardó silencio. Es uno de los amigos personales que Massa tiene en la oposición.

 

Más allá de los gestos amables, la marcada de cancha de JxC buscó restarle legitimidad a la designación a mano alzada de Moreau, pero no entorpecerla. Los blandos se lamentan, pero la movida de los duros dejó al espacio, con liderazgos fragmentados, en otra posición frente al oficialismo para los meses que vienen. El Interbloque Federal, donde conviven lavagnistas, socialistas y cordobesistas también tuvo diferencias: el schiarettismo se abstuvo y los demás apoyaron, pero faltó Florencio Randazzo, de Identidad Bonaerense, a quien le adjudican el interés de ahondar la embestida opositora. Otros lo consideran una versión débil, porque la oposición no quiere quedar pegada en la línea sucesoria. 

 

Con esa recepción en el recinto, Moreau se reunirá este lunes con los jefes de todos los bloques opositores en el estreno de su gestión. En JxC ya duplicaron los dardos que lanzó el jefe del bloque radical, Mario Negri, durante la sesión, cuando advirtió que ella terminará los  meses de mandato que le quedaban a Massa. En el conglomerado opositor creen que en diciembre el oficialismo podría buscar otro titular del cuerpo si el desempeño de la sucesora del tigrense no logra su cometido. En el oficialismo no pasan de alto esa caracterización y analizan que el Ejecutivo se vea obligado a enviar cambios tributarios y penales económicos, que no pueden ser aplicados por DNU, lo que puede alterar la tirante paridad que tiene congelado el debate parlamentario.

 

Junto con el presidente del bloque, Germán Martínez, Moreau tiene previsto explorar acuerdos con la oposición sobre las próximas sesiones. Hasta ahora lo único concreto es la visita del jefe de Gabinete, Juan Manzur, el 31 de agosto. Será su primera presentación ante Diputados desde que asumió en septiembre para cumplir con los informes de la gestión. El artículo 101 de la Constitución Nacional establece que debe hacerlo "al menos una vez al mes" y la demora será parte de las facturas que la oposición le pasará al gobernador tucumano en uso de licencia. 

 

Por ahora no aparece una sesión posible hasta septiembre. En el oficialismo buscarán negociar con la oposición ordenar algunos proyectos con dictamen para llegar a una sesión en agosto, pero la foto está trabada. La articulación de JxC con el Interbloque Federal y el bloque rionegrino para reformar la ley de alquileres se deshilacha. No hay un acuerdo entre los socios. No les gusta el último dictamen. Permite aumentos trimestrales de los alquileres y fracturó las coincidencias que los entusiasmaban para repetir la mayoría que plasmaron en la aprobación de la boleta única de papel. 

 

La disputa por la ley de Alquileres no será ajena a los tironeos para encontrar una hoja de ruta. El oficialismo quiere avanzar con la creación del Fondo para pagarle al FMI con un impuesto a capitales que contribuyentes argentinos tienen en el exterior y no lo han declarado al fisco. Moreau anticipó a la prensa acreditada en Diputados que también quiere avanzar con la ley de Moratoria Previsional, que fue aprobada en el Senado. Implicará uno de los primeros trabajos iniciales de este semestre. La camporista Marisa Uceda, presidenta de la comisión de Previsión, encabezará el debate. 

 

Moreau quiere acelerar el tratamiento de la ley de Enfermería, de Obstetricia, de Licencias por Paternidad e incluyó un guiño a las organizaciones sociales antes de la advertencia de los tres integrantes del Frente Patria Grande de abandonar el bloque y mantenerse en el Frente de Todos, pero como interbloque. La titular de la Cámara quiere retomar el debate sobre la ley de Envases, que lideró el diputado del Movimiento Evita, Leonardo Grosso. Quieren reactivar ese proyecto que quedó varado el año pasado, antes del fallido debate por el Presupuesto 2022. 

 

El naufragio del plan de cuentas nacionales para este año es una herida que el oficialismo buscará curar a partir del 15 de septiembre, cuando presente el Presupuesto 2023, que deberá combinar las metas de ajuste pactadas con el FMI con la necesidad de afrontar un año electoral clave para el futuro de la coalición oficialista. Desde ese momento comenzará a correr una agenda de trabajo que incluirá el regreso de Massa a Diputados, pero calzado en el traje de ministro de Economía. Llegará acompañado por el secretario de Hacienda Raúl Rigo, que volvió al cargo luego de la renuncia de Martín Guzmán. El año pasado fue el garante técnico del presupuesto y testigo de las negociaciones fallidas que ahora buscará retomar.