09|9|2022

Alfaro le embarra la cancha a Jaldo para facturar en la interna de JxC

26 de julio de 2022

26 de julio de 2022

El intendente de la capital tucumana se opone a adelantar las elecciones provinciales como planea el gobernador. Otro gesto en su puja con el radical Sánchez.

TUCUMÁN (Corresponsalía Norte Grande) El Partido de la Justicia Social (PJS) del intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, socio de peso en la versión de Juntos por el Cambio (JxC) en esta provincia, presentó un recurso judicial para que no se adelanten las elecciones provinciales del año que viene, tal como lo solicitó el Partido Justicialista el mes pasado ante la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo. La movida del exdiputado nacional por el peronismo pareciera estar más dirigida a diferenciarse de sus socios intendentes radicales y del presidente de la UCR, el diputado nacional Roberto Sánchez, quienes hace dos semanas se reunieron con el gobernador interino Osvaldo Jaldo, ya que en un primer fallo esa misma Cámara, en 2019, avaló el adelantamiento.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La interna en la oposición está al rojo vivo porque los comicios locales se realizarían en junio, es decir en menos de un año, y comenzaron los escarceos para definir quién se quedará con la candidatura a la gobernación para enfrentar al oficialismo. Se agudizó en horas previas a los festejos del 9 de Julio, en un nuevo aniversario de la Declaración de la Independencia, cuando el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aterrizó en suelo tucumano para estar en la celebración y dar su apoyo implícito a Alfaro como precandidato para 2023. Este último no se despegó ni un momento de su lado.

 

La respuesta no se hizo esperar. Como contó Letra P, a la semana siguiente Jaldo recibió en la Casa de Gobierno a los jefes municipales Alejandro Molinuevo, de Concepción; Mariano Campero, de Yerba Buena, y Sebastián Salazar, de Bella Vista, y a Sánchez. En el encuentro, de acuerdo a los protagonistas, se abordaron cuestiones de gestión y fue ponderado de manera positiva por Jaldo, quien agradeció que los opositores se hubieran puesto a disposición en momentos difíciles para el país. El cónclave generó la inmediata reacción del PJS, que hizo pública una carta cuestionando la reunión. "No estamos a disposición del gobierno provincial porque el pueblo tucumano nos eligió para que estemos en la vereda de enfrente y para que lo controlemos. El PJS integra Juntos por el Cambio, somos la alternativa de este gobierno, no sus socios ni sus acompañantes". En estas dos frases se sintetizó el tono de la misiva que circuló en los medios y entre la militancia cambiemista tucumana.

 

Alfaro dobló la apuesta y días más tarde recibió en una finca de su propiedad a la dirigencia vernácula del PRO. Entre quienes asistieron estuvo Pablo Walter, miembro del Consejo Nacional del PRO y extitular de AySA, la empresa encargada de proveer los servicios de agua y cloacas a la Ciudad de Buenos Aires y 26 partidos del conurbano bonaerense, durante el gobierno de Mauricio Macri. Walter vivió en Tucumán, fue vocero del partido del fallecido Antonio Domingo Bussi -condenado por crímenes de lesa humanidad- y senador nacional por esa fuerza. En ese encuentro, el intendente de San Miguel de Tucumán mostró que cuenta con el apoyo de Rodríguez Larreta y de la titular del partido amarillo, Patricia Bullrich. En abril, el candidato a vicepresidente de Macri, Miguel Ángel Pichetto, estuvo en la provincia para presentar su libro "Capitalismo o pobrismo (esa es la cuestión)", junto a Alfaro. En esa oportunidad, como respaldo hacia la interna de JxC, el exsenador sostuvo que el intendente "tiene muchas posibilidades de ser el próximo gobernador tucumano".

 

Este lunes, el mandamás de la capital tucumana fue más allá. Con el traje de presidente del PJS, solicitó a la Cámara que su partido sea incorporado en la causa que impulsó el PJ tucumano como "tercero interesado". Además, pidió que se desestime la acción de amparo que promovió el peronismo. Jaldo fue el primer gobernador en anticipar este año públicamente que los comicios provinciales de 2023 se adelantarán para desdoblarlos de los nacionales, hoy casi una regla en las provincias. El mandatario inclusive fijó el mes de junio del año próximo para dichas elecciones. 

 

En rigor, la Constitución tucumana establece que "la elección de Gobernador y Vicegobernador se realizará dos meses antes de la conclusión del mandato de las autoridades en ejercicio, salvo que el Poder Ejecutivo decida convocar a elecciones simultáneamente con las nacionales". Esto implica que los tucumanos y tucumanas deben ir a las urnas en agosto. En 2019, Mariela Martín Domenichelli y Víctor Arias, dirigentes del Partido Renovador, interpusieron ante la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo un planteo para que las elecciones provinciales se corrieran a junio para evitar la proximidad con las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). La Cámara hizo lugar.

 

El 22 de junio pasado, con la firma de Fernando Juri, presidente del Concejo Deliberante de la capital tucumana, en representación del PJ, ingresó en esa misma Cámara un amparo en el mismo sentido al interpuesto por el Partido Renovador en 2019, por lo que en el peronismo esperan que una decisión similar a la de entonces dé vía libre a la solicitud.