22|7|2022

El menú de nombres que ojea Bordet para enfrentar a Frigerio

La vice Stratta y el intendente de Paraná, Bahl, pican en punta pero no son las únicas figuras del PJ para un 2023 cuesta arriba.

CONCORDIA (Corresponsalía Entre Ríos) La vicegobernadora Laura Stratta y el intendente de Paraná, Adán Bahl, aparecen hoy con las mayores chances de contar con el visto bueno del gobernador Gustavo Bordet para ser los nombres propios del peronismo que enfrenten a Rogelio Frigerio, el principal candidato de Juntos en la carrera por el Sillón de Urquiza.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

De todos modos, Bordet, también presidente el Partido Justicialista de Entre Ríos, no dará definiciones sobre su preferencia ni sobre la fecha de las elecciones hasta el último trimestre de 2022, momento en que la atención mayor estará puesta en el mundial de fútbol de Qatar, algo que se reconoce en la Casa Gris como "un escollo".

 

Entre los nombres en danza, Stratta corre con la ventaja de ser, por el lugar institucional que ocupa, la que cuenta con la posibilidad de mayor exposición. El gobernador le delega agenda estrictamente ejecutiva, léase encuentros con el Presidente y con gobernadores, reuniones por la hidrovía Paraná - Paraguay o actos importantes en la provincia. A esto se le suma, como contó Letra P, que la impulsora de la paridad de género en la provincia asumió una agenda disruptiva para romper con el sentido común que parece indicar una segura victoria del exministro de Interior de Mauricio Macri.

 

En tanto, Bahl, que viene mostrando una gestión como presidente municipal con eje en el reordenamiento financiero y administrativo de la capital de la provincia y en la obra pública tanto de grandes dimensiones como de cercanía con impacto barrial, se muestra levantando el perfil como gestor y no desestima la aspiración que tiene como todo político. Es decir, la de ocupar el máximo cargo en esta geografía.

 

La novedad de las últimas semanas es un emparejamiento en las posibilidades de estos dos actores. Sin que hayan perdido valor las acciones de Stratta en el universo bordetista, Bahl también orbita más cerca del centro del sistema.

 

Como ejemplo, fue evidente en una actividad que compartieron Bordet, Stratta y Bahl hace algunos días. Con la excusa del 209° aniversario de Paraná, las tres figuras visitaron un islote destinado a la investigación y al turismo ambiental. Allí se las pudo ver en un mismo plano. Un leve cambio. Sin descartar a otros protagonistas, se comienza a mostrar en el primer círculo a quienes tienen posibilidades serias de encarar la campaña para la sucesión.

 

Bahl cuenta como capital propio, además, con un valor por estos días rescatado: es un rostro novedoso que llevaría algo de aire fresco al resto de la provincia ante la sensación de empacho que muestran algunas mediciones sobre los líderes tradicionales del peronismo. 

 

Este envión, sin embargo, podría ser frenado por dos factores adicionales: por un lado, si Bahl decide presentarse a gobernador en 2023 el escenario sería el más adverso de los últimos tiempos para el peronismo. El riesgo es alto y el paranaense podría preferir terreno seguro e intentar repetir mandato en la intendencia. Por otro lado, solo le queda un período en la gobernación –fue vice de Bordet en su primer ciclo-. Ante la adversidad de la actualidad nacional, Bahl también podría preferir resguardarse y no exponerse a ser el rostro de la eventual caída ante Frigerio.

 

Otros nombres

Enrique Cresto, Administrador del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa) e intendente en uso de licencia de Concordia, trabaja en la difícil tarea de dejar atrás su derrota ante Frigerio en las legislativas de 2021 y sigue trabajando 24x7 desde su rol de funcionario nacional para reposicionarse. Por ahora, corre con desventaja ante la figura de un desconocido como Bahl que podría ser funcional a la necesidad de renovarse del peronismo entrerriano. Aunque el paranaense ya avisó que no quiere ser “estrategia de nadie”.  

 

Además de la derrota en las legislativas, Cresto carga en su haber una historia de relaciones tumultuosas con algunos y algunas dentro del partido. Las heridas que dejó la campaña 2021 aún sangran. Esto fue reconocido por el propio Cresto cuando hace algunos días en un acto en el PJ pidió: “No me vuelvan a dejar solo”.

 

El salvataje para el armado de una eventual candidatura de Cresto podría llegar, según comentan analistas de la realidad entrerriana, de la mano de un recién aterrizado a la provincia: el exgobernador Sergio Daniel Urribarri, de regreso tras dejar su cargo de embajador en Israel luego de la condena, que aún no está firme, a ocho años de prisión por diferentes delitos contra la Administración Pública cometidos entre 2010 y 2015.

 

Martín Piaggio, intendente de Gualeguaychú, el tercer distrito en importancia electoral, corre desde muy atrás pero también se anota y, como le dijo a Letra P, no ve "un ambiente de derrota en el peronismo entrerriano". Aunque con altos niveles de aceptación en su territorio, Piaggio tampoco logró extrapolar ese valor al resto de la provincia. Es, además, una oveja negra en el peronismo oficialista. Con plantazos y declaraciones públicas, cada vez que puede marca sus diferencias con Bordet. Podría ser, quizás, parte de alguna alianza de gobernabilidad si se concreta la inclusión de las minorías, como prometió el gobernador. 

 

Las fotos empiezan a circular y ante los silencios de la dirigencia asoman las primeras lecturas que empiezan a ser confirmadas, siempre por lo bajo.