24|7|2022

Los nombres que anota Frigerio para armar su gabinete entrerriano

14 de abril de 2022

14 de abril de 2022

El exministro parte con ventaja en la carrera hacia 2023 y ya muestra figuras para su eventual equipo. No bendice e incita a anotarse en una interna.

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) En el entorno de Rogelio Frigerio se ponen sacos para asumir. Miran en el escenario nacional el crecimiento de sus acciones en el provincial, donde la economía pega a diario. El diputado se convirtió en el principal elector de Juntos por el Cambio en Entre Ríos luego de haberse impuesto en las elecciones pasadas, primero en la interna y luego en la general, dejando atrás por más de 20 puntos al peronismo gobernante. Parece correr rumbo a 2023 con el mejor caballo y, por eso, anota nombres en su libreta para armar su futuro gabinete.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El exministro del Interior de Mauricio Macri mantiene una buena relación con el radicalismo, al que conceptualiza en todas sus apariciones mediáticas como “la columna vertebral” de la coalición opositora. Hace unas semanas fue partícipe de un hecho importante en lo simbólico. Fue cuando ingresó por primera vez al Comité Provincial de la UCR, invitado por el ex diputado nacional, Fabián Rogel. Estuvo con referentes históricos como Diego Barovero, presidente del Instituto Yrigoyeneano; Leandro Illia, hijo de Arturo Illia y exfuncionario del gobierno de Raúl Alfonsín; y Héctor Lebensohn, hijo de Moisés Lebensohn. Frigerio fue coparticipado en el uso de la palabra.

 

Durante la campaña de 2021, pero también en la recorrida que viene haciendo ya en modo 2023, Frigerio muestra un variopinto grupo de dirigentes, pero algunos se repiten en todas las fotos. En el entorno del economista contaron a Letra P que dan por hecho que serán funcionarios si todo sale como lo esperado.  

 

Uno de ellos es Néstor Rocanglia, exjefe de la Policía Federal Argentina durante la gestión de Patricia Bullrich. El comisario general es entrerriano, oriundo de Chajarí, territorio del principal competidor interno de Frigerio: el radical Pedro Galimberti, también diputado nacional. 

 

Roncaglia tuvo una exposición importante en lo que fue el proceso de investigación del exintendente de Paraná, Sergio Varisco, en la causa por narcotráfico, donde fue condenado. Su hija, Lucía Varisco, no se lo perdona.

 

El exfuncionario de la fuerza acompañó durante toda la campaña legislativa y su apellido supo estar en buena parte de los discursos del candidato Frigerio. Lo anunció como el hombre más preparado para enfrentar lo que entiende como uno de los principales problemas de la actualidad: el narcotráfico.

 

El otro nombre que señalaron en el entorno de Frigerio es el del reconocido basquetbolista de la capital provincial Sebastián Uranga. Está en la vitrina de las grandes figuras del deporte entrerriano pero, además, tiene como atributo su apellido. Uranga es una familia de prosapia social y política. Sobrino nieto de Raúl Uranga, gobernador de la provincia entre 1958 y 1962, coincidente con la presidencia de Arturo Frondizi. El exjugador de básquet ocuparía en un hipotético gabinete el área de Deporte.

 

Guillermo Bernaudo es el otro hombre que Frigerio muestra en sus giras. Es ingeniero agrónomo y fue jefe de gabinete en el Ministerio de Agroindustria que condujo Luis Miguel Etchevehere. En todas las muestras vinculadas al sector que Frigerio visitó estuvo acompañado por “Willy”, como se lo conoce. El Ministerio de la Producción sería su destino si una mayoría en Entre Ríos decide cambiar de frente político para que los gobierne.   

 

Es con Todos

Frigerio mantiene aceitada la relación con el radicalismo, pero también con espacios satélites que si bien no le suman musculatura electoral, en el plano de la política ratifica la teoría del “todo suma”. Por caso, peronistas disidentes que quedaron al margen del PJ cuando el kirchnerismo asumió el poder. El exsenador Augusto Alasino y el exgobernador y empresario durante el menemismo, Mario Moine, son los casos más visibles.  

 

Como contó oportunamente Letra P, el economista no bendice a nadie. A quien lo interpela con alguna propuesta electoral, Frigerio le responde que la interna es la mejor herramienta y que, en las elecciones pasadas, funcionó. “Quiere tres o cuatros candidatos en cada pueblo”, dicen quienes hablan a diario con el diputado.  

 

En Paraná ya supera esa marca. Están anotados el exconcejal del PRO, Emanuel Gainza; el exfuncionario de Varisco, Roberto Sabbioni; el dirigente radical Leandro Brasesco, que milita dentro de Evolución; la diputada provincial del PRO Ayelén Acosta; la ex jueza de faltas Silvina García y Fernando Sibulovsky, quien en 2019 participó de la interna del Frente de Todos. Seis nombres sólo en el espacio de Frigerio. En el sector de Galimberti, en tanto, ya hay anotados dos radicales: Jorge Izaguirre y Gustavo Curvale.

 

Frigerio le atiende el teléfono a todos, visita los locales partidarios de quien lo invite y no mezquina fotos así tenga diferencias con el anfitrión o la precandidatura sea aún muy embrionaria. Aprieta el acelerador con la hipótesis de que en un año en Entre Ríos estarían celebrando las PASO.