18|9|2022

Contra la corriente, Calvo no se baja de la pelea por la sucesión de Schiaretti

29 de abril de 2022

29 de abril de 2022

El vicegobernador recorre la provincia y aceita vínculos. Planes encrucijadas y para convertirse en el protagonista de la estrategia principal del cordobesismo.

CÓRDOBA (Corresponsalía) En las últimas semanas, el vicegobernador Manuel Calvo volvió a la carga con sus intenciones de ponerse en la fila que conduce a la candidatura que concentrará la atención principal en la provincia en 2023 con los colores de Hacemos por Córdoba (HxC).

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La novedad de la estrategia lleva al actual número dos del gobernador cordobés, Juan Schiaretti, a recorrer la provincia con la excusa de promover la capacitación en los Concejos Vecinales y de esa manera fortalecer los vínculos políticos y personales que se fueron desarrollando a lo largo de los más de dos años de gestión. La primera ciudad que visitó fue Río Cuarto, donde mantuvo una reunión con el intendente Juan Manuel Llamosas, otro dirigente con ambiciones provinciales, y con el diputado Carlos Gutiérrez.  También pasó por San Francisco y tiene en su agenda los departamentos Colón y General San Martín, donde tiene cita con los intendentes de Jesús María, Luis Picat (UCR), y de Villa María, Martín Gill (PJ).

 

La acción también tendrá su pata “aprovechando” el rol institucional de Calvo como titular de la Legislatura cordobesa, donde sostiene un aceitado vínculo con todos los liderazgos regionales del peronismo mediterráneo. Durante la pandemia, Calvo había entablado una relación de estrecha cercanía con el interior profundo de Córdoba, que hoy busca fortalecer para que desde allí lleguen los apoyos más significativos para sus aspiraciones. “Manuel sigue en pelea, las candidaturas no están definidas y descartarlo no es una opción”, señalan en el sector del peronismo cordobés más cercano al vice.

 

Calvo, entre Llamosas y Gutiérrez

Como ya contó Letra P, quienes ofician de armadores con mayor trayectoria dentro del peronismo cordobés ven a Calvo como un hombre que “da más garantías a Schiaretti de que no habrá cambios entre el actual núcleo de poder y el que venga cuando él gobierne”. Si bien las miradas no alcanzan a teñirse de un tono rayano a la desconfianza, a Martín Llaryora le reconocen su capacidad de liderazgo, pero también un potencial “juego propio” que no parece seducirlos demasiado, si el intendente capitalino se transformara en el aspirante de HxC.

 

Su entorno más cercano lo eleva como uno de los jóvenes con mayor experiencia dentro del peronismo cordobés. Entre los “sub-50” que rodean a Schiaretti, Calvo aquilata gestiones en áreas claves del gobierno, como las relacionadas con Obras Públicas, Administración y Comunicación. También fue legislador provincial y ocupó nada más y nada menos que la estratégica Comisión de Presupuesto. Desde allí comenzó a tejer una serie de relaciones en la que “se ganó” un respeto que, incluso hoy, se extiende a algunos sectores de la oposición.

 

Martín Llaryora, Juan Schiaretti y Manuel Calvo

En el último tiempo, sobre todo durante la campaña legislativa de 2021, el vicegobernador también fortaleció su buen vínculo con la diputada nacional Natalia de la Sota, a quienes muchos sectores apuntan como “la persona indicada” para completar una fórmula que discuta la renovación en el universo peronista mediterráneo.

 

Cerca de Calvo entienden que el varillense corre desde atrás, pero encuentran su mayor virtud en “no haber bajado los brazos” ante la aparente predilección del espacio por Llaryora. “Llevando las de perder, ganó todas las pulseadas, incluso como vice, donde se encontró con muchos legisladores experimentados que le disputaron espacio”, dicen en su entorno más animado. Allí se preguntan también por qué no repetir el batacazo en el tramo final de la carrera que tiene como meta el despacho del gobernador.

 

Calvo no se rinde y recorre la provincia pensando en 2023

En ese plano, agitan una carta que es la preocupación unánime del schiarettismo. El oficialismo cordobés no cuenta con nombres competitivos para intentar retener la Capital si el actual intendente juega por el premio mayor. La imagen positiva de Llaryora en el municipio le augura una casi segura reelección en 2023 si busca su segundo mandato. ¿Tiene sentido descartar esa victoria segura si en unos meses las encuestas vaticinan otra ola opositora en las urnas provinciales, como la que plasmó Juntos por el Cambio en 2021? Sobre esa incógnita trabajan los equipos del vice para llegar listos a dar el salto si se produce esa circunstancia.