09|8|2022

Paso a paso y sin hacer ruido, Llamosas amasa la otra vía del cordobesismo

18 de marzo de 2022

18 de marzo de 2022

El intendente de Río Cuarto pisó la Capital mientras una avanzada recorre la provincia y coquetea con el Círculo Rojo. Tiempismo XL y el espejo de Llaryora.

El proyecto que impulsa a Juan Manuel Llamosas a la gobernación ya recorre Córdoba. Aún respetando el verticalismo que establece Juan Schiaretti en el oficialismo, su equipo camina la provincia midiendo fortalezas y tejiendo relaciones. El último paso fue dado este jueves, en la mismísima capital provincial, donde el intendente de Río Cuarto presentó la tercera edición del Otoño Polifónico, un festival que reúne a artistas de renombre en la capital alterna. Por fuera de lo formal, a nadie escapó el carácter político de la visita, que lo depositó en el Teatro del Libertador San Martín, el escenario cultural más importante de la provincia.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Su llegada había sido precedida por el arribo de un equipo de su confianza. El pasado martes, con cautela, participaron del acto de asunción de Carlos Melconian como titular de la Fundación Mediterránea. Luego promovieron reuniones con representantes de la dirigencia local y de distintas instituciones de peso.

 

No fue el primer avance. Desde hace un tiempo, una avanzada de Llamosas mantiene encuentros con referentes, especialmente en localidades del sur. “Nos acercamos a otros intendentes. Por ahora estamos recorriendo los departamentos vecinos y solo vamos a lugares donde el peronismo es oposición. No queremos pisar callos. Sí queremos ser amplios”, confían las fuentes a Letra P.

 

“Apuntamos a las superestructuras. Acá, en Córdoba, al Círculo Rojo, a los colegios de profesionales, a las cámaras empresarias... Sabemos que cuesta instalarse”, reconocen quienes se encargan de la rosca. La admisión ratifica una clave paradojal de la política local: la dirigencia del “interior” sabe que sus proyectos deben estribar en la capital, donde no abundan apoyos sólidos, ni siquiera de quienes han atravesado anteriormente ese proceso. Tal rasgo se acentúa luego de una gestión que lleva 24 años en el poder y ha concentrado sus vasos comunicantes.

 

Con esa certeza y con el reconocimiento de que las principales acciones dentro de Hacemos por Córdoba están en manos del intendente capitalino, Martín Llaryora, en Río Cuarto evitan apuros y hablan de un proceso.

 

“En política, la clave son los tiempos. Si este no es el nuestro, seguiremos nuestro camino. Jugaremos en el escenario que nos toque. Si perdemos, acompañaremos. Si ganamos, esperamos que nos apoyen”, apunta un operador.

 

En ese marco, advierte la necesidad de poner referencias reales a cualquier proyección. “Para ganar es indispensable sumar dirigentes. Luego, hay que contar votos, y los únicos que tienen esos respaldos son Martín y Juan Manuel”, enfatiza.

 

En el oeste, está el ejemplo

La referencia no es casual y trasciende la cordialidad entre los mandatarios. Llaryora ofrece un ejemplo de desembarco exitoso. Para ello fue clave su participación en las PASO de 2013, donde obtuvo un 27% de los votos recibidos por Unión por Córdoba. Tal desempeño obligó a incluirlo en la lista que participaría de las legislativas. Desde allí, un camino que lo llevó a ser vicegobernador, diputado, intendente capitalino y postulante a la gobernación.

 

Para repetir ese derrotero, Llamosas necesitaría unas elecciones internas, posibilidad que parece remota según la consideración de Schiaretti y su mesa chica. El exombudsman riocuartense lo reconoce.

 

"Mi gestión consolidada es lo que me permite proyectarme a la gobernación", le franqueó Llamosas a Letra P en enero pasado, sin dejar de aclarar: "Los mecanismos de selección van a surgir de las propias instancias partidarias. Si hay acuerdo, es un camino. Si no, nunca hay que descartar la interna. Si no hay consenso, es la manera de dirimir".

 

El intendente cree que, en 2023, el electorado cordobés ponderará virtudes que el peronismo local ya ha acreditado. "Cuando se elige quiénes tienen que representarlo para decisiones ejecutivas, se valora experiencia, gestión, certeza. Esos son atributos que tiene Hacemos por Córdoba y que no tienen los partidos de la oposición", aseguró en estos días a Radio Universidad.

 

Claro está, gestión es algo que pueden exhibir quienes ocupan cargos ejecutivos. Es decir, los propios intendentes.

 

“Gobernar en épocas de crisis, en épocas de pandemia, nos da una experiencia muy especial a quienes estamos en funciones ejecutivas. Por supuesto que me siento capacitado para ese desafío, pero también soy respetuoso de las construcciones colectivas y los proyectos”, hilvana el dirigente.

 

“No tenemos apuro. El recorrido es largo y no queremos dejar nada librado al azar. Por eso seguimos recorriendo y sumando gente. Esta provincia es demasiado grande, pero las llaves son pocas”, sintetizan en su equipo de la capital alterna.