JUNTOS EN EL BARRO

Tucumán: cita clave en JxC para salvar la coalición y encauzar la interna

La alianza define sus socios. El radical Sánchez ya camina como candidato. El larretista Alfaro corre de atrás, pero (por ahora) no saca los pies del plato.

TUCUMÁN (Corresponsalía Norte Grande) La mesa de Juntos por el Cambio en esta provincia tiene a la vista la primera estación para aclarar cuáles serán las fuerzas que integrarán la alianza para enfrentar al peronismo el año que viene. El cónclave se realizará el próximo jueves y la fecha fue el acuerdo mínimo al que se llegó en la última reunión de la mesa local, porque la cuestión de fondo pasa por decidir cómo se elegirá a la fórmula para la gobernación. La puja tiene como principales protagonistas a Germán Alfaro, intendente de San Miguel de Tucumán y líder del Partido por la Justicia Social (PJS), y a  Roberto Sánchez, diputado y titular de la UCR tucumana. Este último ya camina la provincia con el traje de candidato en yunta con su aspirante a vice, Sebastián Murga, presidente de la Sociedad Rural de Tucumán y figura del partido CREO.

 

Según confió a Letra P un dirigente radical de peso, es posible que el encuentro se anticipe para el miércoles 14 por cuestiones de agenda legislativa. En principio, 24 horas no van a cambiar el sentido de la reunión de la mesa de JxC y se descarta que todas las fuerzas pondrán la firma, incluso la UCR, porque ya lo decidió la Convención Nacional boina blanca. Este sería el cierre de año de la oposición tucumana antes de avanzar en el tema más ríspido, que es acordar las características de la interna abierta con la que se dirimiría el orden de la fórmula definitiva para las elecciones del 14 de mayo de 2023.

 

Alfaro-Sánchez o Sánchez-Alfaro, esa es la cuestión. El 8 de noviembre último, la mesa nacional de JxC ratificó la decisión de que son tres los caminos para definir candidaturas en las provincias donde no rigen las primarias distritales: primero, diálogo y consenso; segundo, a través de encuestas fiables, y tercero, mediante internas abiertas. Tucumán es considerado uno distritos más calientes por la dirigencia nacional cambiemista debido a los cortocircuitos entre sus referentes. Todo indica que habrá contienda en las urnas. 

 

El principal escollo de estos días es el desorden que atraviesa el radicalismo tucumano. "Arriba hay desorden y eso se traduce a las bases, que no saben cómo se definirán a los candidatos, ni las reglas del juego. Esta semana se suspendió por segunda vez y sin explicaciones la reunión de la Junta Provincial, así que no sabemos cuál será el rumbo. No es bueno a menos de seis meses de las elecciones. Pareciera que a alguien le conviene este escenario", disparó insidioso ante este medio un miembro de la Junta, crítico con la conducción de Sánchez.

 

Entre esos gestos que alborotan la interna radical, a Sánchez le señalan que ya ungió candidatos a intendente en algunos municipios, en el marco de sus recorridas con Murga, y ponen como ejemplo a Tafí Viejo. "Nos enteramos por los medios, no debería ser así. Eso se acuerda con las mesas local y provincial", se quejan. Por esta razón, se espera que cuando se concrete el encuentro de la Junta de Gobierno partidaria haya momentos de alto voltaje y pase de facturas. 

 

Sánchez, de todos modos, continúa con actos y visitas porque sabe que cuenta con el aval explícito de los intendentes radicales Mariano Campero, de Yerba Buena; Sebastián Salazar, de Bella Vista, y Alejandro Molinuevo, de Concepción, que son partidarios de las internas abiertas porque confían en que el peso electoral que detentan será clave para inclinar la balanza a favor del diputado.

 

Los tiempos apremian. En la primera reunión de la mesa provincial de JxC de 2023, que se estima tendrá lugar a fines de enero, se deberían definir las características de la compulsa interna y la fecha. De acuerdo al cronograma de la Junta Electoral de Tucumán, el 6 de marzo vence el plazo para que las agrupaciones políticas registren sus alianzas y el 14 de marzo es la última fecha para celebrar internas.

 

Mientras tanto, el alfarismo continúa alimentando su vínculo con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en un escenario de extrema complejidad interna. Hace un mes, Larreta estuvo en Tucumán y en el contacto con la prensa fue claro en su respaldo. "Tengo una afinidad con mi colega intendente, Germán, con quien compartimos esa pasión por la gestión, por mejorar la vida de la gente, por estar en la calle. Él cuenta con mi apoyo en el trabajo que está haciendo, y preparando un plan para gobernar Tucumán en 2023", lanzó. Durante los dos días de estadía del presidenciable amarillo no hubo foto con Sánchez.

 

"Germán ya dijo que está dispuesto a ir a una interna abierta, aunque no está prevista en la legislación electoral tucumana. Habrá que acordar, entonces, las características de esa disputa en las urnas para que después del resultado nadie se queje o reclame", reflexionó ante Letra P un dirigente alfarista de la capital. 

 

Gustavo Valdés busca evitar que el conflicto de Misiones se replique en su provincia. 
Hugo Passalacqua, gobernador de Misiones. 

También te puede interesar