23|1|2023

02 de noviembre de 2022

02 de noviembre de 2022

Así como Gran Hermano 2022 manda en el rating televisivo premundialista, la interna de Juntos por el Cambio (JxC) deviene feroz, busca desplazar de la atención del público la de por sí volcánica rosca del Frente de Todos y se convierte ya en una suerte de Gran Hermano 2023, pensando –claro– en las elecciones del año que viene. De la mano de Gonzalo PradoLetra P fue el primer medio en difundir un sorprendente video en el que Patricia Bullrich (alias "La Alfa") le avisa al jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, que "la próxima" vez que la critique en televisión le va a "romper la cara". "Conmigo no se jode", agregó la experonista revolucionaria.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La escena hot del reality show de JxC se produjo el lunes 24 de octubre, cuando Miguel tuvo la ocurrencia de abrazar a la presidenciable al cruzarla en la presentación del nuevo libro de Mauricio MacriPara qué. Eso mismo se debió haber preguntado el jefe de Gabinete de Horacio Rodríguez Larreta, quien no ponderó el enojo que Bullrich había acumulado durante casi dos meses por haberla tildado de "funcional al kirchnerismo" por su crítica el operativo de la Policía de la Ciudad en el sábado de furia que se desató en la Recoleta pocos días antes del atentado contra Cristina Fernández de Kirchner. Hay que comprender el reflejo malevo de la exministra de Seguridad: se sabe que decirle kirchnerista a alguien es el peor insulto del mundo.

 

Más allá del video, el Gran Hermano 2023 se siguió exhibiendo en una suerte de emisión de 24 horas. "No voy a pedir disculpas", aclaró La Alfa en una entrevista radial. "Le dije 'conmigo no te metas' porque, si me vas a decir una cosa así, y que quizás yo soy la dirigente que más ha tenido clara la discusión con el kirchnerismo, no se puede tener doble discurso", sumó a su desahogo. "Es una hipocresía que no voy a bancar como tampoco banco la hipocresía de saludar al presidente Lula, cuando el presidente Lula se pone una gorra que dice ‘Cristina Fernández de Kirchner 2023’. Póngase una gorra Patricia Bullrich 2023 y yo lo saludo". El presidente electo de Brasil ya sabe qué hacer para que lo trate con cariño.

 

Segundo round

Mientras, Miguel consideró "inaceptable" ese acto de "violencia" y –larretista de pura cepa– pidió respeto por las "diferencias de opiniones". Con todo, negó que la alianza opositora esté entregada a una lucha brutal. "Yo no lo generalizaría", explicó.

 

Mauricio Macri sentenció que “son conflictos lógicos entre seres humanos”; a lo Santiago del Moro, protegió a su criatura. El ingeniero no deja de inclinar la cancha a favor de Bullrich.

 

Tercer round

La Alfa sintió haberse alzado con un triunfo tras haber dejado nominado al jefe de Gabinete, lo que permitió que comenzara a regir una suerte de cese del fuego con Rodríguez Larreta.

 

El problema es que las treguas entre ambos duran cada vez menos: aquella viene de acusar al alcalde de querer entregarle la Ciudad de Buenos Aires al radical Martín Lousteau. ¿Dejará, por lo menos, de hacerle bullying, tal como ella misma contó, divertida, en una entrevista reciente?

 

Pelea de fondo

La grieta, en verdad, cruza a todo Juntos por el Cambio y va de viejas reyertas como la mencionada hasta posicionamientos internacionales diferentes –como se observó en el caso de las elecciones brasileñas–, pasando por la presión radical por “fórmulas mixtas" en la alianza. Mientras, hablando de radicales, vuelve un clásico: la mitosis.

 

En el fondo, lo que abunda es una puja de personalidades en pos de la candidatura presidencial, exacerbada por la presunción de que, dada la debilidad del Frente de Todos, quien se quede con la marca JxC tiene grandes posibilidades de llegar a la Casa Rosada.

 

Así, más y más voces se hacen escuchar. Lousteau va por la Ciudad, pero filtró que podría activar un plan B presidencial en caso de que Juntos por el Cambio se volcara demasiado a la derecha, esto es que lleve a Bullrich como bandera a la victoria. A lo Diego LatorreElisa Carrió se dijo avergonzada y habló de peleas propias de "chicas de cabaret". Además, le recomendó a aquella que "pare en función del conjunto" y le recriminó tener "formas masculinas". "Yo soy una mujer fuerte, pero femenina", se diferenció.

 

"Si no nos garantizan una lista honesta, iremos con mi candidatura, aunque no saque votos", amenazó –humilde– Lilita.

 

Debajo de cada baldosa que se levanta en Juntos por el Cambio, aparece una candidatura.