24|11|2021

Aníbal-Perotti, una sociedad de socorros mutuos Nación-Santa Fe

21 de septiembre de 2021

21 de septiembre de 2021

Se vieron no bien asumió Fernández en Seguridad. El Gobierno necesita recuperar votos en distritos grandes. Al gobernador le quema el problema de la violencia.

La primera reunión que mantuvo ya en funciones el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, fue con el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti. La demanda del rafaelino es urgente producto de una situación de violencia y enfrentamiento de bandas narcocriminales y, por otro lado, busca recuperar terreno tras un sinfín de rispideces con la funcionaria saliente del área, Sabina Frederic.

 

En el marco del Plan Remontar que la Casa Rosada se apura por desplegar, Santa Fe se convirtió en un pilar central. Allí Juntos por el Cambio le ganó al PJ por diez puntos de ventaja y Perotti es un aliado al que se pretende mimar. El santafesino no se subió a la liga de gobernadores que salió a bancar al presidente Alberto Fernández y tampoco viajó el fin de semana a La Rioja, y siguió la cumbre por Zoom.

 

Saludó los cambios, con el jefe de Gabinete Juan Manzur mantiene una relación de estima y comparte una visión del mundo, aunque le esquivó durante unos días a la lógica de rosca que imperó. Perotti construye política desde la gestión, “desde el hacer”, como le gusta autodefinirse.

 

Ahora, con el nuevo gabinete en cancha, el jefe de la Casa Gris se armó un periplo de encuentros “de trabajo” entre lunes y martes. Los vio a Fernández y al titular de Desarrollo Social Juan Zabaleta, y este martes pedía pista con Manzur, Gabriel Katopodis (Obras Públicas), Alexis Guerrera (Transporte) y Julián Domínguez (Agricultura, Ganadería y Pesca).

 

Que haya arrancado por Seguridad no es casual. Es su principal inconveniente dentro de la provincia y la mayor preocupación de los y las santafesinas, sobre todo en Rosario. Leyó como un “gesto político fuerte” que el nuevo ministro lo haya priorizado y se esperanzó en enmendar el vínculo esquivo que sostuvo con Frederic. “Ojalá que ahora encontremos el apoyo que no habíamos encontrado”, le resumió a Letra P un funcionario de su gabinete.

 

La cantidad de homicidios en el Departamento Rosario, a esta altura del año, es superior a la de 2020, y también a la de 2019, cuando gobernaba el Frente Progresista. Por ese motivo, el gobernador no tiene margen y necesita sí o si de un trabajo coordinado y a largo plazo con Nación. La llegada de más fuerzas federales es importante, pero solo uno de los ítems a trabajar entre los dos gobiernos.

 

"En Rosario hay un sicariato organizado, de esto no se habla en otra parte del país. Tiene que ser prioridad para Nación", demandó el rafaelino este martes, en diálogo con Aire de Santa Fe. Fernández le prometió que este miércoles se reunirá con los jefes de las fuerzas federales y el jueves se verá las caras con el exministro de Seguridad de Santa Fe Marcelo Sain, su “amigo personal”, para que le trace un diagnóstico.

 

En clave gestión, Perotti circulará una y otra vez por la General Paz. Es su rictus. Pero en clave electoral revisará la estrategia. Como contó Letra P, en la campaña de las PASO se ubicó al frente de la competencia para rivalizar con el exministro de Defensa Agustín Rossi. Venció e impuso condiciones para convertirse en el jefe del peronismo santafesino y ahora no pasará a un segundo plano, pero el plan se concentrará en la figura del candidato a senador nacional Marcelo Lewandowski. “La elección que teníamos que ganar ya la ganamos”, aclara un perottista.