02|10|2021

Dos bancas y el destino de la oposición, el esquema en juego en Río Negro

11 de septiembre de 2021

11 de septiembre de 2021

El oficialismo quiere sumar un segundo diputado. El FdT necesita retener el escaño que pone en juego y mantenerse en armonía rumbo a 2023. JxC busca su destino.

Las elecciones primarias en Río Negro comenzarán a definir quiénes ocuparán a partir del 10 de diciembre las bancas que dejarán la radical Lorena Matzen y la peronista Ayelén Spósito, y también empezarán a aclarar el escenario rumbo al 2023 . Con la expansión territorial de Juntos Somos Río Negro (JSRN), el Frente de Todos (FdT) necesita mantener la unidad a toda costa si pretende, al menos, ser competitivo en el proceso que se viene para recuperar municipios y encontrar alguna posibilidad de ganar la provincia. Lo mismo sucede en Juntos por el Cambio (JxC), un espacio que casi vuela por el aire en el cierre de alianzas y llega fragmentado en tres boletas a este domingo en el que están habilitadas para emitir su voto 580.880 personas.

 

Ante lo que sus principales referentes denominan un momento histórico, el partido patagónico tiene el envión de la última elección provincial. Se apuntala en cómo pudo reponerse de golpes duros, como el abandono de 2017, y salió airoso de la pelea con el hoy ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria, dos años después. Con ese antecedente, en JSRN se ven protagonistas. Al menos es lo que dejan trascender en el entorno del conductor político, el senador nacional Alberto Weretilneck, que pretende cosechar lo sembrado.

 

Respaldado en los principales centros urbanos, apuestan a sumar otro diputado al monobloque de Luis Di Giácomo. El elegido fue Agustín Domingo, el exministro de Economía rionegrino que encabeza la boleta del oficialismo local. En esta instancia, a diferencia de lo que significó el ingreso del exgobernador al Senado de la Nación, debe apostar al color verde con un discurso antiporteño y provincialista porque el escenario es muy diferente a cuando se renovaron las tres bancas en la Cámara alta. En ese proceso, Weretilneck repartió su boleta con las presidenciales de Alberto Fernández, Mauricio Macri y Roberto Lavagna.

 

Este año, para que la estructura sea más competitiva, metió una cuña en JxC y casi lo logró en el peronismo cuando el bloque de legisladores del Frente Renovador intentó que el exintendente de Villa Regina Luis Albrieu compita en una interna.

 

Justamente el PJ pone a prueba el esquema que la mayoría de sus representantes eligió tras la caída de Soria ante la gobernadora Arabela Carreras. Desde ese resultado sin atenuantes, en las intendencias reclamaron un esquema más horizontal que desembocó en el mandato de la legisladora Alejandra Mas en el consejo partidario. De fondo, lo que se respaldó fue la apertura exigida por el senador Martín Doñate, a quien buena parte del peronismo lo quiere compitiendo en 2023. “Es fundamental para nosotros mantener la unidad. ¿Sabés lo que puede ser si perdemos?”, razona un dirigente del PJ de diálogo fluido con Doñate y la familia Soria, ante la consulta de Letra P. Esa unidad quedó reflejada en el acuerdo de los diferentes sectores que ubicó a la exconcejala barilochense Ana Marks al frente de la lista que competirá este domingo.

 

JxC capea una situación parecida. La lista del macrista Aníbal Tortoriello debe franquear la interna de rigor con dos boletas encabezadas por los viedmenses Mario De Rege y Germán Jalabert. “Esta elección es como un partido de ida, en noviembre jugamos la vuelta”, cuenta un armador de Tortoriello. Si esa vuelta le permite defender la banca que hoy tiene Matzen, le servirá como catapulta a competir por la gobernación. Ese plan, que se lo reconoció a este medio apenas daba los primeros pasos en su candidatura, puede reacomodar buena parte de la centroderecha rionegrina.

 

Este medio describió cómo Weretilneck logró acordar con la histórica dirigencia del radicalismo una lista para quedarse con el partido. Esa jugada dividió a una estructura que todavía sobrevive en el Estado rionegrino y no se sabe cómo reaccionará en la interna abierta del macrismo.

 

Con este mapa, Río Negro se sumerge en otra elección que dejará un antecedente fundamental para definir las próximas autoridades provinciales, una negociación que empezará a darse desde noviembre.