X
El gobernador de Río Negro va por el Senado. Ya había logrado un acuerdo con la Casa Rosada. Las encuestas lo empujaron a pegarse también a la dupla FF. Por las dudas, también va con Consenso.
Por 08/08/2019 10:00

En un trabajo de notable ingeniería electoral, Juntos Somos Río Negro (JSRN), el partido del gobernador Alberto Weretilneck, reparte la boleta corta de legisladores con la de los presidenciables de mayor proyección: la dupla Alberto-Cristina Fernández, Mauricio Macri-Miguel Ángel Pichetto y Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey.

Sin importar la tendencia a favor del Frente de Todos en su provincia, a la hora de la elección presidencial, la fuerza que conduce Weretilneck distribuye en los principales centros urbanos de su provincia un sobre con un instructivo para votar este domingo, las boletas partidarias y tres opciones: los Fernández, la del presidente Macri y Lavagna. Todo es presentado con un detallado paso a paso de cómo emitir el sufragio.

“Información muy importante”, se destaca en el papel blanco. Y se agrega: “Para seguir defendiendo los intereses de todos los rionegrinos”.

 

 

La estrategia varió respecto a la de hace un tiempo. Como contó Letra P, en la gobernación rionegrina tenían decidido hacer caso a las encuestas que le daban un alto apoyo a la fórmula que lleva a Cristina Fernández de Kirchner. Pero un acuerdo para eliminar el tramo de senadores en la lista de Juntos por el Cambio modificó el plan: a la lista de CFK, se le sumó la de la Casa Rosada y la del ex ministro de Economía de Néstor Kirchner.

Aunque algunos referentes de su partido se manifestaron en contra del gobierno nacional, en los últimos días Weretilneck reconoció que votará a Pichetto, sin hablar de Macri. “Lo voy a votar a Miguel porque creo que para Río Negro es muy importante”, sorprendió en una nota con la radio del diario El Cordillerano.

Su candidato a diputado nacional, el ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo, en una entrevista con este medio habló sobre la importancia de tener a Pichetto compitiendo: “Es un buen candidato, pero no es nuestro aliado”.