13|1|2022

El duelo presidencial, Macri de rosca, Casal botón y los alfajores de Scioli

25 de abril de 2021

25 de abril de 2021

La muerte de Meoni diluyó la grieta. El procurador presionó a 13 fiscalas. La ventana al mar del embajador en Brasil. Kicillof de picnic y Máximo en cuotas.

Sergio Massa llamó a Alberto Fernández y le dio la noticia. Los dos lloraron por teléfono la muerte del ministro de Transporte Mario Meoni. "Siempre le decíamos que pare con eso de viajar a Junín, porque además tenía la costumbre de irse solo en su auto. Nos preocupaba porque con suerte se iba 9.30 o 10 de la noche. Le decíamos 'pará, no te vayas manejando'", se lamentó el Presidente antes de ir al cementerio en la ciudad de la que el exradical y leal a Massa fue intendente durante 12 años. El jefe de Estado subió al helicóptero a Santiago Cafiero; al ministro de Turismo, Matías Lammens; al secretario Julio Vitobello; a su secretario de Comunicación, Juan Pablo Biondi, y a su pareja Fabiola Yañez. Visiblemente conmovido elogió durante el vuelo la gestión de Meoni.

 

El presidente de la Cámara de Diputados se confesó "devastado". En la noche del viernes lo llamó la Policía Bonaerense y de inmediato se fue al lugar del trágico accidente junto a su esposa, Malena Galmarini, presidenta de AySA; el diputado nacional Carlos Selva y el intendente de San Andrés de Giles, el también renovador Carlos Puglelli. A Massa le tocó la ingrata tarea de reconocer el cuerpo de su amigo y pasó la noche en vela junto a los hijos del ministro. La tragedia causó conmoción sin grietas: lo despidieron con elogios oficialistas y opositores, excepto Mauricio Macri que no escribió ni un tuit pero además de una larguísima charla con Horacio Rodríguez Larreta por la pelea con Nación, empezó a operar en la rosca cordobesa al recibir en su casa a su exministro de Turismo, Gustavo Santos. Cristina Fernández de Kirchner, en cambio, despidió a Meoni escuetamente la mañana después de conocida la noticia.

 

Meoni había estado el viernes en Rosario, capital alterna por ley, junto al Presidente. Fernández aprovechó la tribuna en una ciudad caliente para reclamar una vez más la fallida reforma judicial que duerme en la Cámara de Diputados. Justamente Massa avisó hace meses que no tienen los votos, aunque tampoco hizo gestión alguna para conseguirlos. Junto al jefe de Estado escuchaba el gobernador Omar Perotti que, preocupado por la situación de las cárceles en Santa Fe, la inseguridad, el narcotráfico y el frenado sistema acusatorio en la Justicia, había visitado al ministro Martín Soria un par de semanas atrás. El mensaje interno es siempre el mismo: el Gobierno no moverá un dedo por el sistema acusatorio hasta que se destrabe la ley de Ministerio Público Fiscal y se desplace al procurador interino Eduardo Casal. 

 

Machirulo

Soria, junto al omnipresente Juan Martín Mena, sí pisó el acelerador para descongelar la ley del MPF. A cambio de votos modificarán la versión del Senado. Letra P dio cuenta de las sucesivas charlas que generaron molestia opositora y en la Procuración. Patricia Bullrich y Florencia Arietto denunciaron vía mail ante Casal a las 13 fiscalas que se entrevistaron con el ministro de Justicia y con su vice. Casal archivó la denuncia pero en el extenso texto les dio tremendo tirón de orejas a las fiscalas bajo la forma de una "recomendación" para que el "equívoco" no se repita a futuro.

 

La reunión de las funcionarias del Ministerio Público Fiscal de todo el país, entre ellas Mariela Labozzetta (Fiscala titular de la Unidad de Violencia contra las Mujeres), Gabriela Baigún (Fiscala General) y Laura Belloqui (Fiscala Nacional) fue pública y con foto. Incluso varias de ellas expusieron en el debate que en el Senado se dio por la misma ley. "La mera suposición de que situaciones de esta índole pudieran replicarse en el futuro" indica la resolución de Casal, "especialmente tratándose de una organización jerárquica frente a la cual este tipo de hechos pueden resultar objetables" lo llevó a "recomendar a las señoras fiscales (...) que, en lo sucesivo, canalicen las inquietudes de este tenor por las vías institucionales pertinentes".

 

Espaldas. El ámbito judicial bancó a las fiscalas que se reunieron con Soria, tras el reto de Casal.

En apoyo a las 13 hubo devolución de misiva a Casal: un importante número de integrantes del Poder Judicial le expresó su malestar y preocupación por la advertencia. "Jamás se ha emitido una disposición de estas características ante tales encuentros", advirtieron. Y le reprocharon que "dirige un organismo en el cual las mujeres no alcanzan ni el 30% de los cargos de fiscales", lo que a su modo de ver exculpa a las participantes que ante una situación "crítica, grave y urgente" consideraron necesario trasladar su preocupación "a todos los actores y todas las autoridades que puedan tener alguna injerencia en la revisión de la desigualdad". 

 

Aunque es fiscal y se reunió con la dupla Soria-Mena, Carlos Rívolo no recibió reto alguno. En su caso se entrevistó en nombre de la Asociación de Fiscales y Funcionarios del MPF y este sábado, en un hecho inédito, emitió un comunicado que deslegitima el reto de Casal. La entidad "manifiesta su concreto repudio contra la denuncia efectuada por algunas referentes políticas ante la Procuración" por la reunión con el ministro. Además, la entidad calificó como "innecesarias" las advertencias de Casal y "exagerada" la recomendación para que cualquier inquietud se canalice a través suyo. "Resulta inconveniente poner una resolución de carácter disciplinario en conocimiento de los/las demás fiscales, puesto que con ello se pone a las magistradas en una situación de análisis que no corresponde", continúa el texto. Lo firma además de Rívolo una docena de funcionarios del ministerio y entre otros miembros, Graciela Gils Carbó, sobrina de Alejandra, la exprocuradora. 

 

Cuotas Máximas y una gira en La Feliz

También vía judicial se confirmó un anticipo de Letra P. Finalmente Máximo Kirchner y su hermana Florencia tuvieron que pedir a través de su abogado Carlos Beraldi el pago del aporte solidario y extraordinario. Con más de 290 millones declarados en bienes personales, el diputado nacional presentó un escrito al que los administradores judiciales respondieron que no tiene liquidez para pagar lo que le toca de una sola vez. Lo hará en cuotas, como prevé la ley que impulsó el propio líder de La Cámpora.

 

Mientras tanto, se quedó varado en Argentina el embajador en Brasil, Daniel Scioli. El exgobernador acepta invitaciones de empresarios que exportan al país de Jair Bolsonaro. El viernes hizo viaje relámpago a su querida Mar del Plata, ciudad en la que se instaló veranos completos durante su gestión bonaerense.

 

Scioli en Mar del Plata. Langostinos, alfajores y política.

Primero fue a la pesquera que certificó el primer embarque de langostinos después de ocho años de restricciones. Fiel a su estilo, acompañó al intendente opositor Guillermo Montenegro a un astillero aunque también sumó a su alfil local Rodolfo Manino Iriart, actual director del Correo Argentino y exdiputado provincial. El raid terminó con la visita a Havanna, convidado por el exjefe de gabinete de Fernando De la Rúa, el CEO Christian Colombo. A esa hora en la rambla de La Plata el gobernador Axel Kicillof se sentaba sobre el pasto en traje y con barbijo a tomar mate mientras esperaba a sus hijos. Una sorpresa tan natural como las salidas al supermercado de María Eugenia Vidal en ojotas.