10|8|2022

Con la vista en 2023, se calienta la relación entre Lammens y Santa María

23 de diciembre de 2021

23 de diciembre de 2021

Interna a cielo abierto desatada y denuncia de aprietes en el FdT porteño. “Hago política para cambiar el país, no para hacer negocios”, dijo el ministro.

La interna en el radicalismo y los pases de factura por la aprobación en el Congreso del proyecto oficialista de cambios en Bienes Personales agitan la interna de Juntos por el Cambio y se llevan la atención sobre los reacomodamientos opositores de cara a las elecciones de 2023. Sin embargo, en el Frente de Todos porteño se está desarrollando un combate, hasta hace pocos días silencioso, que ya empieza a tomar temperatura pública y anticipa una interna caliente para los próximos dos años. Los protagonistas de la pelea son el último candidato a jefe de Gobierno del peronismo, Matías Lammens, y el sindicalista y empresario de medios, Víctor Santa María, quienes se enfrentan en una batalla retórica y mediática repleta de acusaciones cruzadas. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La pica entre los dirigentes no es nueva. De hecho, durante la campaña 2019 el actual ministro de Turismo y Deportes mantuvo una convivencia conflictiva con el titular del Suterh y expresidente del PJ capitalino que quedó en evidencia con las escasísimas actividades compartidas con la ahora diputada nacional Gisela Marziotta que, apadrinada por Santa María, secundó como aspirante a la vicejefatura porteña al expresidente del club San Lorenzo.

 

En los últimos días, la interna frentedetodista se trasladó sin medias tintas a las vidrieras mediáticas, cuando el canal IP, la señal de noticias emblema del Grupo Octubre, presentó un informe periodístico crítico sobre un programa clave del Ministerio de Turismo. "El PreViaje genera más daños que beneficios", se tituló el informe en cuestión que acusaba al plan oficial, que la cúpula del Gobierno considera una de las mejores políticas de reactivación económica, de estar enfocado exclusivamente en la clase media. El cuestionamiento apuntó a resaltar que el programa "al incentivar la demanda, generó una suba de precios" en el sector.

 

Posteriormente el informe y las publicaciones en las redes fueron eliminadas por la gerencia periodística de IP, pero ya todo el mundo político, porteño y nacional, había tomado nota de la maniobra. La respuesta no tardó en llegar. En primer lugar, a través de la mesa más chica de Lammens. Después, en boca del propio ministro, que acusó el golpe y lo vinculó a "dirigentes que aprietan, que extorsionan y usan recursos para definir candidaturas".

 

El legislador porteño Manuel Socías, un dirigente de extrema confianza de Lammens, lanzó la primera piedra ni bien se difundió el informe, al que atribuyó a "operaciones políticas berretas". 

 

Este jueves, Lammens sumó su propia voz. "Hay algunos que piensan que extorsionando o apretando a través de los medios uno se va a asustar. No es mi caso", disparó en declaraciones a El destape Radio el funcionario nacional que, sin embargo, se abstuvo de mencionar con nombre y apellido a Santa María.

 

"Con La Cámpora tengo diálogo, discutimos, a veces acordamos y a veces no, pero los valoro. Lo mismo pasa con el NEP, de Juan Manuel Olmos. Soy un tipo común, quiero hacer política para cambiar el país, no para hacer negocios. Nosotros no entramos a la política para ser empleados de nadie", dijo Lammens, que parece ya lanzado a volver a competir en la Ciudad a riesgo de tensionar con uno de los sectores más fuertes del distrito.