03|5|2022

La contención administrada y obligada de Kicillof

El gobernador mueve fichas para calmar ánimos en medio de la tormenta económica. Necesita de los intendentes más que nunca. Fondos, explicaciones y operativo seducción para sumar apoyo opositor.

Los últimos días de fase administrada de la cuarentena obligó gestos y acciones políticas del gobernador Axel Kicillof, en medio de una tormenta económica y un mar de incertidumbre por el avance del coronavirus que incluyó reclamos de intendentes opositores y oficialistas por fondos y seguridad. Al contexto se suman los compromisos de pago y renegociación de una deuda externa que ahoga. El mandatario se vio obligado a poner muñeca política sobre la mesa de una crisis mundial que impacta en todos los niveles de gestión gubernamental. 

En el “operativo contención” desplegado en los últimos días, el compromiso de una asistencia económica no alcanzó para calmar tensiones con los jefes comunales. Por eso, el gobernador reunió este jueves a todos los jefes comnuales del interior en videoconferencias. La acción fue parte de una movida que arrancó a principio de semana, cuando hizo lo propio con los intendentes oficialistas del conurbano y con una delegación heterogénea de Juntos por el Cambio. Escuchó sus demandas y les garantizó, personalmente, que todos los municipios recibirían fondos para cubrir los gastos que más preocupan: los sueldos.

 

Este jueves, acompañado del jefe de Gabinete, Carlos Bianco, el ministro de Seguridad, Sergio Berni, y la ministra de Gobierno, Teresa García, atendió primero a los representantes del Frente de Todos de la Segunda, Cuarta, Quinta, Sexta y Séptima secciones electoral. Más tarde fue el turno de los de la oposición.  

 


 

“Hay dos grupos. En uno estamos los que ya no podemos pagar los sueldos de abril y en el otro, los que están complicados para mayo”, contó a Letra P uno de los peronistas que participó de la reunión al describir la encerrona económica que padecen con el desplome de la recaudación y la baja en la coparticipación. Frente a cámara, Kicillof les garantizó que todos serán ayudados para que lleguen a pagar salarios. “Nos dio tranquilidad”, dijo la fuente. El oficialismo confía en que la reapertura de nuevas actividades posibilitará cierta recuperación económica, por lo que no los asusta el carácter reembolsable de parte de los fondos que les girará la provincia. 

 

A la oposición, el mensaje no llegó del mismo modo. “No es que uno descrea, sino que la actualidad es compleja y la necesidad es real. No pagás con las palabras, pagás con plata”, dijo a Letra P uno de los representantes cambiemitas que del otro lado de la pantalla observaba al gobernador en su despacho. 

 

Durante el encuentro, además de las dificultades económicas, se planteó la preocupación por la merma de presencia policial en los distritos. Hubo un cruce entre intendentes peronistas y Berni ante la difusión de una circular interna del Ministerio de Seguridad que indicaba que se retiraría de las calles y accesos a los agentes policiales asignados a controlar el cumplimiento de la cuarentena. “Berni, en vez de tranquilizar, respondió a su estilo y se puso a confrontar con algunos compañeros”, indicó la fuente consultada. La discusión quedó saldada cuando intervino Kicillof y aseguró la permanencia de presencia policial. Berni asintió. 

 

 


Kicillof junto a Berni en videoconferencia junto a intendentes 

 


Los intendentes cuestionaron que la cartera de Seguridad no lo haya aclarado antes. “En el interior nos operaron mucho, nos entraron todas las balas porque no teníamos información. Fue innecesario que Axel haya tenido que salir a aclarar esto porque no se laburó una comunicación sencilla y rápida”, relató un oficialista.

 

“No es que uno descrea, sino que la actualidad es compleja y la necesidad es real. No pagás con las palabras, pagás con plata.”

En el medio, la gobernación difundió un comunicado en el que informaba la continuidad de la cobertura policial en los 135 distritos: “Se mantiene la prestación de servicio de hasta dos efectivos en cada control que estipulen los intendentes municipales, para apoyar la actividad de los inspectores locales”. Además, en el esquema de compromisos, los funcionarios provinciales prometieron que parte de los insumos sanitarios provenientes de China serían enviados al interior para los hospitales municipales, áreas a las que los intendentes le destinan la porción más importante de su presupuesto.

 

 

Por estos días, la Casa de Gobierno en La Plata está casi vacía. Su acceso principal sobre calle 6, cerrado. Se ve poca gente y por momentos se escucha el silencio. Los tapabocas son la novedad y algunos funcionarios no se acostumbran a su uso puertas adentro del edificio. Kicillof lo usa cuando está con gente que no es de su entorno en su despacho. Reconoce que se le dificulta hablar con un tapaboca. Desde que se decretó la cuarentena está viviendo en la residencia de Gobernación.

 

Con el objetivo de atemperar las críticas y, al mismo tiempo, ganar musculatura política, le abrió la puerta al vidalismo y a la oposición legislativa. El 2 de abril, recibió a los presidentes de bloque. Entre este miércoles y jueves, Bianco y Gollán se reunieron presencial y virtualmente con diputados y senadores. Anotaron el listado de pedidos. La oposición considera que no hay que restarle calidad a la modalidad de clases virtual, traslada la situación financiera de los municipios y pide atender la situación carcelaria en medio de los distintos motines que se dieron en distintas unidades penitenciarias. En la Legislatura hace pie el vidalismo. Detrás de figuras legislativas, en parte está la mano de la exgobernadora, quien ordenó acompañar al oficialismo en este momento. El Jefe de Gabinete se llevó la foto antigrieta que en parte fue a buscar a Diputados.  

 

LA DEUDA, CON TODOS. En medio de la pandemia, Kicillof debe atender el que, hasta la aparición del virus, era su gran dolor de cabeza: la deuda. El lunes debía pagar 19.250.000 dólares del bono BP28, mientras que para el arranque de mayo tiene dos compromisos de renta y amortizaciones, uno relativo al bono BPMD por 11.043.446 dólares y otro, al BPME, por 99.211.801 euros.

 

El martes a última hora la provincia dio a conocer su oferta. El formato será similar a la anunciada por Nación: tres años de gracia, disminución de intereses y, en menor medida, amortización de capital; y extensión sustancial del plazo promedio de la deuda. Busca reducir la carga de deuda en 5 mil millones de dólares

 

Según confiaron fuentes a Letra P, el gobernador habló del tema con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. También abordaron la focalización de la cuarentena. Con un intercambio de mensaje, informó a la presidenta del Senado cómo sería la oferta de negociación con bonistas extranjeros. Mismo método utilizó con Alberto Fernández. Con el Presidente, Kicillof habla a diario. En ese camino de reportes también puso al día al presidente de la Cámara de Diputados de la Nación y engranaje del funcionamiento del Frente de Todos, Sergio Massa, a quien el mandatario recibió este miércoles en la Casa de Gobierno, en La Plata.