X

Lousteau, PJ blando y las condiciones de la UCR para salvar Cambiemos

Tras la cena de la cúpula radical, se activaron las negociaciones para la Convención. Ratificarán pertenencia al oficialismo, pero exigirán cambios, sumar otros sectores y una interna presidencial.
Por 17/05/2019 11:27

La Unión Cívica Radical (UCR) define las últimas pinceladas del pliego de condiciones que le exigirá al PRO de Mauricio Macri para garantizar la pertenencia a Cambiemos y transitar en paz y armonía la campaña para las elecciones presidenciales.Tras la cena de la cúpula radical en el restaurante Plaza Mayor, el partido centenario pedirá ampliar la coalición gubernamental y sumar al socialismo, el GEN de Margarita Stolbizer y el peronismo federal. Además, insistirá con una interna oficialista para dirimir el candidato presidencial, tal cual sucedió en 2015.

El bombazo del titular de la UCR, Alfredo Cornejo, que esta semana puso en cuestión la candidatura del Presidente, sacudió la agenda y cristalizó las rispideces hacia el interior de Cambiemos. Pero en el seno del radicalismo no hubo novedad alguna. El gobernador de Mendoza hizo público lo que el sector díscolo del partido reclama desde hace meses. Cornejo resaltó que "no hay que descartar" que el candidato del oficialismo no sea Macri y volvió a nombrar a Martín Lousteau, que corre con ventaja para ser el candidato radical si, finalmente, Cambiemos va a las PASO.

 

 

El radicalismo se reunirá el 27 de mayo para celebrar su Convención en Parque Norte y dejar en claro su pretensión de ir a internas y ampliar la convocatoria de Cambiemos, renovada tras la derrota del oficialismo en Córdoba y los últimos sondeos de opinión que alertaron sobre un complejo escenario de ballotage, incluso en las provincias que gobierna el radicalismo.

En la Convención del 27 de mayo, la UCR dejará en claro su pretensión de ir a internas y ampliar Cambiemos.

En marzo, a propósito de la reunión de gobernadores y las espadas legislativas radicales en Corrientes, se esperaba un pronunciamiento público sobre la intención de reeditar las PASO de 2015. Tras ese evento, hubo promesas incumplidas y pases de facturas porque durante la conferencia de prensa se pospuso esa definición. El radicalismo entró en ebullición interna porque había un "preacuerdo" para instalar el tema, marcarle la cancha al PRO y sugerir el nombre de Lousteau como precandidato presidencial. Todo lo contrario: el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, pulverizó la probabilidad del ex embajador en los Estados Unidos, que corría con el aval de los radicales díscolos para presionar al PRO y, acto seguido, se abrió una grieta en la UCR entre "rebeldes" y "conservadores".

Merced a la caída de Macri en las encuestas, esas diferencias se saldaron y Cornejo lo hizo público en el marco de un evento de la Cámara de Empresarios Estadounidenses. Antes, Morales abrió la posibilidad de internas y promocionó a Lousteau. Todo cambió en cuestión de semanas. En rigor, los distintos espacios internos de la UCR entienden que Macri se expone a una derrota en segunda vuelta si se mantiene la estrategia de polarización constante y no se piensa en una candidatura alternativa o, al menos, una instancia de internas para "contener" a los desencantados. Ahí radica la fundamentación del cambio de estrategia y la presión sobre el macrismo para ir a internas y ampliar la base de sustentación.

Bajo esos puntos de acuerdo, la grieta radical bajó en intensidad y el partido apunta a una postura común, aunque el sector Radicales en Cambiemos, que coordinan Jesús Rodríguez y Facundo Suárez Lastra, plantean cuestionamientos y buscan disminuir el enfrentamiento con el PRO.

 

 

LA COMISIÓN INTERNA. El mensaje de la UCR al Gobierno quedará estampado en el texto final de la asamblea radical, pero luego se elegirán tres emisarios para negociar estos términos con el PRO. Según pudo saber Letra P, esos delegados serán Cornejo, Morales y Enrique "Coti" Nosiglia.

La división en el radicalismo pasa ahora por los términos que se acordarán en la Convención de Parque Norte. Cornejo y Nosiglia proponen ampliar Cambiemos y "mejorar" el piso necesario de votos de la interna. El PRO, que por estas horas se prepara para ir a internas, ya plantea un piso del 25%, aunque en 2015 fue del 15%. Alertados de esa jugada, la cúpula radical también busca dejar ese número por escrito en su reunión del 27 de mayo.

 

 

El pedido de ampliar Cambiemos tendrá un punto diferenciador con la Convención de Gualeguaychú: en 2015 se definió la alianza con el PRO y se dejó afuera al peronismo de Sergio Massa, como proponía Morales, que aplicó un acuerdo amplio en Jujuy. Ahora, la UCR se propone establecer una apertura hacia el Partido Socialista, el GEN y el peronismo federal. Cornejo, ante empresarios estadounidenses, fue un poco más allá y sostuvo que "(Juan ManuelUrtubey, (JuanSchiaretti, (RobertoLavagna o (SergioMassa podrían contribuir a esa ampliación".

En tanto, el grupo de Radicales en Cambiemos propone mantener el status quo: respetar el esquema de 2015, con el mismo piso y con la coalición integrada únicamente por el PRO, la UCR y la Coalición Cívica.

Lousteau, PJ blando y las condiciones de la UCR para salvar Cambiemos

Tras la cena de la cúpula radical, se activaron las negociaciones para la Convención. Ratificarán pertenencia al oficialismo, pero exigirán cambios, sumar otros sectores y una interna presidencial.

La Unión Cívica Radical (UCR) define las últimas pinceladas del pliego de condiciones que le exigirá al PRO de Mauricio Macri para garantizar la pertenencia a Cambiemos y transitar en paz y armonía la campaña para las elecciones presidenciales.Tras la cena de la cúpula radical en el restaurante Plaza Mayor, el partido centenario pedirá ampliar la coalición gubernamental y sumar al socialismo, el GEN de Margarita Stolbizer y el peronismo federal. Además, insistirá con una interna oficialista para dirimir el candidato presidencial, tal cual sucedió en 2015.

El bombazo del titular de la UCR, Alfredo Cornejo, que esta semana puso en cuestión la candidatura del Presidente, sacudió la agenda y cristalizó las rispideces hacia el interior de Cambiemos. Pero en el seno del radicalismo no hubo novedad alguna. El gobernador de Mendoza hizo público lo que el sector díscolo del partido reclama desde hace meses. Cornejo resaltó que "no hay que descartar" que el candidato del oficialismo no sea Macri y volvió a nombrar a Martín Lousteau, que corre con ventaja para ser el candidato radical si, finalmente, Cambiemos va a las PASO.

 

 

El radicalismo se reunirá el 27 de mayo para celebrar su Convención en Parque Norte y dejar en claro su pretensión de ir a internas y ampliar la convocatoria de Cambiemos, renovada tras la derrota del oficialismo en Córdoba y los últimos sondeos de opinión que alertaron sobre un complejo escenario de ballotage, incluso en las provincias que gobierna el radicalismo.

En la Convención del 27 de mayo, la UCR dejará en claro su pretensión de ir a internas y ampliar Cambiemos.

En marzo, a propósito de la reunión de gobernadores y las espadas legislativas radicales en Corrientes, se esperaba un pronunciamiento público sobre la intención de reeditar las PASO de 2015. Tras ese evento, hubo promesas incumplidas y pases de facturas porque durante la conferencia de prensa se pospuso esa definición. El radicalismo entró en ebullición interna porque había un "preacuerdo" para instalar el tema, marcarle la cancha al PRO y sugerir el nombre de Lousteau como precandidato presidencial. Todo lo contrario: el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, pulverizó la probabilidad del ex embajador en los Estados Unidos, que corría con el aval de los radicales díscolos para presionar al PRO y, acto seguido, se abrió una grieta en la UCR entre "rebeldes" y "conservadores".

Merced a la caída de Macri en las encuestas, esas diferencias se saldaron y Cornejo lo hizo público en el marco de un evento de la Cámara de Empresarios Estadounidenses. Antes, Morales abrió la posibilidad de internas y promocionó a Lousteau. Todo cambió en cuestión de semanas. En rigor, los distintos espacios internos de la UCR entienden que Macri se expone a una derrota en segunda vuelta si se mantiene la estrategia de polarización constante y no se piensa en una candidatura alternativa o, al menos, una instancia de internas para "contener" a los desencantados. Ahí radica la fundamentación del cambio de estrategia y la presión sobre el macrismo para ir a internas y ampliar la base de sustentación.

Bajo esos puntos de acuerdo, la grieta radical bajó en intensidad y el partido apunta a una postura común, aunque el sector Radicales en Cambiemos, que coordinan Jesús Rodríguez y Facundo Suárez Lastra, plantean cuestionamientos y buscan disminuir el enfrentamiento con el PRO.

 

 

LA COMISIÓN INTERNA. El mensaje de la UCR al Gobierno quedará estampado en el texto final de la asamblea radical, pero luego se elegirán tres emisarios para negociar estos términos con el PRO. Según pudo saber Letra P, esos delegados serán Cornejo, Morales y Enrique "Coti" Nosiglia.

La división en el radicalismo pasa ahora por los términos que se acordarán en la Convención de Parque Norte. Cornejo y Nosiglia proponen ampliar Cambiemos y "mejorar" el piso necesario de votos de la interna. El PRO, que por estas horas se prepara para ir a internas, ya plantea un piso del 25%, aunque en 2015 fue del 15%. Alertados de esa jugada, la cúpula radical también busca dejar ese número por escrito en su reunión del 27 de mayo.

 

 

El pedido de ampliar Cambiemos tendrá un punto diferenciador con la Convención de Gualeguaychú: en 2015 se definió la alianza con el PRO y se dejó afuera al peronismo de Sergio Massa, como proponía Morales, que aplicó un acuerdo amplio en Jujuy. Ahora, la UCR se propone establecer una apertura hacia el Partido Socialista, el GEN y el peronismo federal. Cornejo, ante empresarios estadounidenses, fue un poco más allá y sostuvo que "(Juan ManuelUrtubey, (JuanSchiaretti, (RobertoLavagna o (SergioMassa podrían contribuir a esa ampliación".

En tanto, el grupo de Radicales en Cambiemos propone mantener el status quo: respetar el esquema de 2015, con el mismo piso y con la coalición integrada únicamente por el PRO, la UCR y la Coalición Cívica.