X

El Plan V también seduce al Círculo Rojo

En el establishment creen que el desgaste de Macri se profundiza y que la gobernadora, más allá de la decisión de la Rosada, representa a un macrismo menos ortodoxo. En el juego, la eligen.
Por 14/03/2019 15:22

En plena crisis y cuando parecía que la imagen negativa de Mauricio Macri iba a hacer mella en sus números, el nombre de María Eugenia Vidal vuelve a sonar fuerte en el Círculo Rojo. El romance del establishment con la gobernadora atraviesa una primavera, un resurgir desde aquel primer contacto positivo en el Coloquio de IDEA, de fines de 2018. En los papeles, los CEOs saben que la decisión no es hacerla jugar y que “ella tampoco quiere”, pero el nivel de desgaste del Presidente los hace pensar en alternativas que le den continuidad al modelo Cambiemos, con matices, y que no lleguen a la línea final perdiendo aceite. Por ahora, con la orden de la Casa Rosada -llevada al extremo por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en sendas entrevistas con Clarín y La Nación- de que “el candidato es Macri”, la especulación es más lúdica que posible.

 

 

Pero ese juego plantea ideas válidas que explican por qué buena parte del Círculo Rojo entiende que, en este contexto recesivo, es deseable buscar opciones no sólo en el peronismo, sino también hacia adentro de la alianza gobernante. En ese escenario de hipótesis, que también frecuenta el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, surge la figura de Vidal.

 

 

De La Torre y Salvai, dos de los hombres con ascendencia en el Círculo Rojo. 

 

¿Qué encuentran los CEOs en Vidal que no ven en Macri? En primer lugar, familiaridad y reconocimiento de la crisis y sus efectos sobre los negocios. La gobernadora suele recibir en su despacho, en La Plata o Buenos Aires, a empresarios que le plantean inquietudes o temas puntuales. Lo ha hecho con industriales de la UIA, constructores de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco) y retailers de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU). “La cosa no es tan difícil -contó uno de los empresarios que la visitó en una ocasión-; queremos que nos digan la verdad.” 

Hace unos días, Peña, acompañado por el ministro de la Producción, Dante Sica, cenó con industriales en un encuentro cerrado en el Hotel Madero. En medio de planteos sobre la caída en la actividad, el crédito caro y la posibilidad de nuevos despidos, el ministro coordinador desenfundó el discurso político y condicionó cualquier mejora a lo que ocurra en octubre. “Vidal al menos nos reconoce que hay problemas y que, a veces, hay decisiones que se tienen que tomar con el dolor que produce hacerlo”, dicen.

 

En Expoagro, Vidal recibió aplausos incluso cuando habló de las retenciones que aplicó Cambiemos. 

 

El segundo punto que los acerca a Vidal es casi simbólico: la empatía. Incluso muchos CEOs que caminan la provincia admiten que la gestión “no es del todo buena”, pero el relacionamiento, no sólo con ella sino con sus funcionarios de todas las líneas, los hace ver las cosas de otra manera. Otra muestra de aura positiva: fue la propia Vidal la que, en la cena de apertura de Expoagro, levantó aplausos generalizados al decir que ni ella ni Macri están de acuerdo con las retenciones a las exportaciones. “Es notable, pero nadie le pasó factura cuando ella es parte de un gobierno que las instrumentó”, contó un pope de una de las entidades de la Mesa de Enlace. Muchos suponen que el ángel de la gobernadora convive, además, con buenos gestos de la prensa en general. Un ejemplo es la lectura que se hace del conflicto docente, demorado por dilaciones en las ofertas del propio gobierno bonaerense. 

 

 

La tercera pata del romance es central: la mayor distancia que ven los CEOs entre la Nación y la Provincia es la visión de la recesión, la producción y el mercado interno. Le destacan, por caso, un rol más proactivo desde el Banco Provincia (BaPro), en los meses buenos de 2018 y previos a la crisis, de dinamizar con crédito subsidiado a la producción, sobre todo pyme. Y cómo Vidal hizo punta, mientras la Nación pedía no inyectarle anabólicos al consumo, en la variante de descuentos del 50% para comprar con plásticos de la entidad, una iniciativa que copiaron varios gobernadores peronistas.

Otros entienden, en cambio, que hay intención de ver la problemática de otra manera, pero que las herramientas son escasas para semejante contexto crítico. Eso, por el momento, lo suple la gobernadora con diálogo catártico con los que le piden una reunión. En el Círculo Rojo destacan que, además, Vidal tiene escuderos “sensibles”, entre ellos, su jefe de Gabinete, Federico Salvai; y el ex titular de Producción y actual ministro de Gobierno, Joaquín De la Torre, dos funcionarios de extracción peronista con buen diálogo empresario.