X
A diferencia de la dura declaración del año pasado, la Mesa Agropecuaria Provincial no presentará en Expoagro un documento sobre la situación bonaerense. Críticas suavizadas y diálogo renovado.
Por 12/03/2019 17:41

"Nos hemos demostrado mutuamente que ustedes cuentan con nosotros y nosotros podemos contar con ustedes", enfatizó la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, para cerrar este lunes su intervención en la cena de Expoagro en San Nicolás y apelar a una reciprocidad que el oficialismo buscará explotar a pleno en el año electoral.

Más allá de los cuestionamientos provenientes de sectores del ruralismo bonaerense de los que fue blanco su gestión –fundamentalmente, desde el punto de vista impositivo-, la mandataria provincial buscó desde el inicio del año electoral apuntalar su relación con las entidades que representan al agro, uno de los bastiones donde se posa una porción significativa del núcleo duro amarillo. Trabajar en no perder al votante original es una de las premisas centrales de campaña que por estos días se escuchan en voz de los principales armadores de la alianza gobernante.

En esa línea, Vidal participó el mes pasado de la reunión de la Mesa Provincial Agropecuaria, prometió avances en la mejora de caminos rurales y en la obra hidráulica sobre la cuenca del río Salado, a la vez que prevé nuevas líneas de créditos blandos del Bapro.

Las entidades ruralistas, en tanto, fueron recíprocas. A diferencia del año pasado, cuando emitieron un duro documento en el que hablaron de "exiguos beneficios" para el sector, de la "gravedad" del aumento del Impuesto Inmobiliario Rural y del panorama crítico de la lechería, los integrantes de la Mesa Agropecuaria de la Provincia de Buenos Aires (Carbap, Coninagro, Federación Agraria Argentina y Sociedad Rural Argentina) no presentarán en esta edición de Expoagro declaración conjunta alguna sobre las problemáticas actuales del campo bonaerense.

Dentro mismo de esa mesa, hay quienes confiaron a Letra P que los canales de diálogo entre las partes están aceitados: “Estamos hablando permanentemente”, deslizaron para marcar el contraste con el panorama que se registraba hace un año.
 


A modo de tregua, en la edición 2019 del evento de agro negocios organizado por La Nación y Clarín las críticas no se visibilizarán en bloque y, en muchos casos, serán suavizadas al grado de inquietud. Más a fondo, también estarán los que pondrán blanco sobre negro y manifestarán abiertamente su renovado respaldo a Cambiemos ante un posible retorno “del pasado”.

"Está muy raro el ambiente. Hay mucha operación política sobre el sector", confió a este medio un dirigente ruralista de trayectoria para dar cuenta de las tensiones internas que se dispararon en algunas entidades a partir de la ronda de charlas de Axel Kicillof con algunos productores, pero también al poner énfasis en la tónica “oficialista” de “todas las conducciones”.

Uno de los ejemplos a los que recurrió esta fuente para ilustrar su última afirmación es la reciente designación como subsecretario de Mercados Agroindustriales de Pedro Vigneau. Presidente hasta el año pasado de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), Vigneau fue miembro del “Programa Internacionales” de la entidad, tendiente a impulsar la siembra directa en distintos países del mundo. Bajo ese paraguas, promovió la aplicación de este sistema en África, algo que hizo con el particular respaldo del jefe de bloque PRO en la Cámara baja nacional, Nicolás Massot.   
 


Asimismo, Vigneau fue, junto al ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís, uno de los más fervientes promotores de la infructuosa campaña por la aprobación de la comercialización del trigo transgénico anti sequía de Bioceres que ha generado también cortocircuitos intra gabinete macrista.

Pero, más allá de las designaciones relacionadas a entidades del agro que se dan en algunas oficinas gubernamentales, dentro de las propias conducciones ya se empiezan a visibilizar apuestas electorales.

"Con este gobierno a la lechería le fue peor, pero viendo lo que pasó (en alusión al kirchnerismo) esto es mejor”, expresó a La Nación, después del discurso de Vidal en la cena de Expoagro, el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, quien aseguró que volvería a votar por Cambiemos. No parece casual esa apuesta del dirigente ruralista. En su periodo como diputado nacional radical, Chemes se fue inclinando hacia el ala PRO, al punto de participar de convocatorias e iniciativas de legisladores amarillos.

 


Con esa tónica, fuentes consultadas coinciden en que a Chemes se irán sumando otras voces del agro que, sacando a relucir “la amenaza de la vuelta al pasado”, fundamentarán un nuevo respaldo al oficialismo en las próximas elecciones, sin dejar de manifestar reclamos centrados en la necesidad de “bajar la presión impositiva” a futuro y la evaporación de las retenciones.

Un incremento en los casos de inseguridad –muchos, con episodios de violencia-, el persistente deterioro de la traza de la red vial rural –“la Provincia no avanzó en ese sentido”, se quejan en voz baja- y la necesidad de financiamiento para capital de trabajo son observaciones que siguen apareciendo en voz de algunos dirigentes ruralistas. No obstante, en el año electoral el campo parece avanzar hacia una tregua tendiente a reeditar su apuesta por Cambiemos.