X
El macrismo prevé fugas y el radicalismo clausuró sus internas sosteniendo el reparto actual de jefaturas, en los bloques y el partido, con Negri, Naidenoff y Cornejo. Dudas por el interbloque.
Por 27/11/2019 21:18

Las internas que mantienen el PRO y la UCR son el principal obstáculo que tiene la alianza Juntos por el Cambio para anunciar a sus autoridades legislativas en las dos cámaras del Congreso. Las indefiniciones podrían extenderse hasta el martes próximo, cuando falte una semana para la asunción del presidente electo Alberto Fernández. Restan seis días para esa dead line, pero este miércoles emergieron los primeros consensos provisorios entre los dos principales partidos que integran el oficialismo saliente.

El radicalismo habría dado las puntadas finales para elegir a sus principales autoridades dentro de un compás de negociaciones a contrarreloj. En ese mapa provisorio, el diputado cordobés, Mario Negri, continuará al frente del bloque de la UCR en la Cámara de Diputados, mientras que el formoseño Luis Naidenoff seguirá al mando en el Senado. Será acompañado por el porteño Martín Lousteau como vice. El pacto fue sellado este miércoles, luego de una extensa reunión con el gobernador mendocino saliente y diputado electo, Alfredo Cornejo, que seguirá como presidente del Comité Nacional de la UCR a partir de diciembre próximo. Su segundo mandato tendrá a Morales como secretario general y al empresario y ex ministro Enrique "Coti" Nosiglia también dentro del secretariado.

“Humo blanco”, graficó un dirigente muy importante del partido para cerrar las tensiones que mantuvo Cornejo con el mandatario jujeño, Gerardo Morales, que se opuso a promover a su par mendocino como titular del bloque y se inclinó por la continuidad de Negri. Luego de meses de tensiones y de una discusión que hace 15 días fue "muy fuerte", ambos compartieron este miércoles un desayuno para retomar las negociaciones, gracias a los oficios de dos radicales: Ángel Rozas y Ernesto Sanz. El acuerdo permitió disciplinar a las tropas radicales en pugna y posibilitó los avales para mantener a Naidenoff en el Senado y a Negri en Diputados, aunque todavía no hubo definiciones para consensuar al próximo titular del interbloque de Cambiemos, donde conviven radicales, macristas y lilitos. El cargo está en manos de Negri y, a pesar de las dudas, podría mantenerse en ese puesto, aunque “todavía no hay nada definido”.

 

 

Dentro del PRO la única certeza lleva el nombre de Cristian Ritondo, que asumirá la presidencia del bloque de diputados macristas a partir del 10 de diciembre. Sin embargo no hubo avances para cubrir las autoridades legislativas que le corresponden a la futura oposición, como la vicepresidencia primera de la Cámara baja. El puesto sigue vacante a pesar de las reuniones por separado que mantuvieron ambos bloques este miércoles, que incluyeron una reunión entre Cornejo y Ritondo.

El ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires todavía tiene un extenso camino para ordenar a su tropa ante las inminentes fugas. Fuentes calificadas del bloque admitieron a Letra P que, por ahora, hay tres diputados con mandato vigente que se abrirían de la lógica Cambiemos. Es el caso del bonaerense Pablo Ansaloni, del sindicato UATRE; de Beatriz Ávila, que pertence al Partido de la Justicia Social de Tucumán; y de Antonio Carambia, numerario del PRO de Santa Cruz.

Las tres partidas están virtualmente confirmadas, mientras el sector que responde al presidente saliente de la Cámara, Emilio Monzó, no pudo corporizar su intento de formar un bloque propio de identidad peronista dentro del PRO. Seguirán dentro del bloque amarillo “por ahora”, aclaran. Una decisión que se formalizó este miércoles luego de otro encuentro en Diputados, donde participaron todos los diputados electos de ese sector, encabezados por el secretario del Interior y futuro diputado nacional, Sebastián García De Luca.

En el Senado la única certeza provisoria es la continuidad del radical Naidenoff y del macrista Humberto Schiavoni como titular del bloque amarillo, pero la ausencia de acuerdos dificultó la definición de puestos claves. Hasta ahora Juntos por el Cambio no pudo proponer ningún nombre para la vicepresidencia primera y segunda, ni para la prosecretaría de Coordinación Operativa, tres cargos que le corresponden a ese espacio y que siguen vacantes por la falta de acuerdos.