X
El candidato a gobernador por el Frente de Todos recibió a 20 multinacionales con dudas sobre lo que viene con él en el poder. Gambeta a temas nacionales y algunos mensajes clave.
Por 07/10/2019 19:02

En una oficina pequeña de una consultora ubicada cerca del Congreso se amontonaron 20 empresarios y gerentes de multinacionales de peso. Se bancaron el escaso espacio de maniobra física para participar de un evento impensado hace unos meses. O, al menos, uno que tenía la intención de blanquearse como un acercamiento entre el Círculo Rojo y Axel Kicillof, candidato a gobernador de la provincia. “No venimos a hacer política, sino a charlar de lo que ustedes ven, lo que nosotros vemos y a repasar los números”, arrancó el dirigente del Frente de Todos, que llegó con su ladero más fiel, el ex secretario de Comercio Augusto Costa, que será su mano derecho si gana la gobernación.

 

Kicillof gambeteó definiciones sobre política nacional. 

 

La posición “amable y de acercamiento” que mostró Kicillof, que mantuvo en toda la charla, sorprendió a los empresarios. Lo escucharon atentamente directivos del laboratorio Abbot, de Arcos Dorados (Mc Donald´s), Acindar, Coca Cola FEMSA, Facebook, Raizen (Shell), Whirlpool, Calsa (levaduras), Pepsico, Smurfit Kappa (papelera de Quilmes), Canopy (la canadiense que es la mayor empresa de cannabis medicinal del mundo), Massalin (cigarrillos), Telefónica, Transportadora de Gas del Norte (TGN), Metrogas, Camuzzi Gas, Grupo Cepas (Gancia, Terma, Bacardi) y hasta el unicornio favorito de Mauricio Macri, la Globant de Martín Migoya, uno de los creadores del WhatsApp Nuestra Voz, que aglutinó a CEOs Cambiemos friendly.

 

 

Según contaron a Letra P algunos de los presentes, Kicillof no se metió en temas nacionales y aclaró que no será “ministro de Hacienda” de Alberto Fernández, sino, en caso de ganar, el gobernador de la provincia de Buenos Aires. Por eso, les pidió a los empresarios que se comprometan a radicar plantas en territorio bonaerense.

Los CEOs respondieron con un reclamo a cuenta: “Necesitamos previsibilidad, que si enviamos a casa matriz un presupuesto que tiene tales datos, los datos finalmente terminen siendo eso”, le dijeron algunos de los presentes al ex ministro. “Me parece bien -contestó Kicillof-, pero admitamos que hasta ahora no han tenido previsibilidad ni con Macri no con (la gobernadora bonaerense, María Eugenia) Vidal”.

Allí mismo mostró una serie de números para sostener esa afirmación y recordó que hasta el 9 de agosto el dólar estaba a $45 y “hoy está a $60”. Lo que a priori pudo sonar como contrapunto fue lo que, finalmente, quedó en la memoria de los empresarios como un dato positivo del encuentro. “Después podemos discutir si lo que Kicillof dice nos gusta más o menos como modelo, pero contra los datos que muestra no hay mucho que hacer”.

 

Cuando los CEOs pidieron previsibilidad, Kicillof contestó que "en estos años no la han tenido"

 

Costa intervino para cuestiones técnicas vinculadas con el comercio exterior y algunas aclaraciones de temas del mercado interno. La duda mayor: cuando Coca Cola y Pepsico preguntaron qué política tendría el próximo gobierno con lo que muchos citan como un negocio con claroscuros por parte de una competencia feroz, la de la firma bonaerense Manaos, que tiene una mega planta en José León Suárez y ya le sacó el segundo lugar de la gaseosa más vendida a Pepsi.

Las únicas dudas no zanjadas en la reunión fueron las vinculadas a algunas preguntas sobre política nacional, temas para los cuales los CEOs parecen encontrar mejor recepción para preguntar en el lugar que no es el indicado, como el de los referentes del Frente de Todos en territorio provincial.