X

Kicillof Círculo Rojo Tour

El ex ministro de Economía de Cristina habla seguido con empresarios de peso, inquietos por la crisis. UIA, el agro y multi rubros en Mar del Plata. Teléfono, cafés y el rumor de Rocca.
Por 30/01/2019 16:46

La política tiene cuestiones curiosas, particulares. “Yo hablo con él, nos mandamos mensajes o vía telefónica”, contó a Letra P el empresario del plástico Héctor Méndez. De descanso en Uruguay, el ex antagonista de Axel Kicillof, charla ahora con el ex ministro de Economía con menos rispideces que en sus años de estadía en la UIA. Méndez, un histórico del Círculo Rojo, es uno de los desencantados del modelo Cambiemos que se preocupa por el contexto. También articula con el camionero Hugo Moyano y no le escapa a una charla con quien chocó duramente en la década pasada, la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. A Kicillof le reconoce dedicación y ojo cercano en el inicio y la actualidad de la crisis automotriz, algo clave para el empresario que provee a las terminales partes para tableros.

 

Otrora enemigos, hoy charlan. Méndez y Kicillof. 

 

Su caso no es aislado. En el pelotón de los que hablan con el ex ministro y presunto candidato a gobernador hay industriales, aceiteros, constructores y hasta empresarios del agro. Y hasta flota en el aire un encuentro mítico que en el kicillofismo niegan: un café a solas, en 2018, con el jefe de Techint, Paolo Rocca. “Nunca existió, pero puede que hable con gente de Techint”, admiten en las filas del italiano dueño del holding del acero.

 

 

No es el único gigante con nexos. En el entorno de Eduardo Eurnekian confirman que “la charla siempre está”. Es que Corporación América es una de las compañías que mejor interpretó históricamente el vínculo empresario con la política, en los años K y en la actualidad.

 

La reunión de enero en el Golf de Mar del Plata, con empresarios locales. 

 

En su reciente periplo por Mar del Plata, el hombre orquesta del kirchnerismo (es el único especialista del espacio en temas económicos y derivados) reunió en el coqueto Golf Club de Los Troncos a un pelotón de CEOs locales atrapados en la recesión. En ese mismo lugar, los empresarios nucleados en IDEA habían dado meses antes un apoyo sin matices a la gestión de Mauricio Macri. El desayuno, armado por la diputada marplatense Fernanda Raverta y los empresarios locales, reunió en la vieja casona a dirigentes de la Cámara Armadora de Buques Poteros, la Asociación de Astilleros Nacionales, el CEO de textiles como Alpine Skate, Montecarlo y Giardino; abogados de pesqueras y hasta productores ganaderos y concesionarios de Playa Grande y Varese.

 

 

Otro de los que lo frecuenta es Guillermo Moretti, vicepresidente de la UIA y jefe de los Industriales de Santa Fe. Moretti es de los más críticos de la entidad, que en los últimos tiempos se ha alineado en el cuestionamiento a la política oficial para las fábricas. Cuentan que también hay un aceitero de las empresas grandes que charla por teléfono, pero que prefiere guardar reserva.

Hay una porción de los que dialogan con la oposición que aún le temen a la reprimenda oficial por jugar a dos puntas. Sobre todo después de que percibieron la furia que desató la movida individual del presidente de UIA, Miguel Acevedo, de reunirse con la CGT, la Iglesia y movimientos sociales para buscarle una salida a la crisis.

Relatan los que participan de esos encuentros que le respetan a Kicillof el diálogo y la coherencia en las ideas. Y consignan que siempre fue un mito que la postura del ministro fuera la de un anti capitalista. “A mí nunca me amenazó con sacarme la empresa”, bromeó uno de los marplatenses que desayunó con él en el Golf. Lo que los empresarios que lo ven no pueden confirmar es qué votarían en las presidenciales. Por ahora, los encuentros, más que para adhesiones políticas, sirven de catarsis en la crisis. 

Kicillof Círculo Rojo Tour

El ex ministro de Economía de Cristina habla seguido con empresarios de peso, inquietos por la crisis. UIA, el agro y multi rubros en Mar del Plata. Teléfono, cafés y el rumor de Rocca.

 

La política tiene cuestiones curiosas, particulares. “Yo hablo con él, nos mandamos mensajes o vía telefónica”, contó a Letra P el empresario del plástico Héctor Méndez. De descanso en Uruguay, el ex antagonista de Axel Kicillof, charla ahora con el ex ministro de Economía con menos rispideces que en sus años de estadía en la UIA. Méndez, un histórico del Círculo Rojo, es uno de los desencantados del modelo Cambiemos que se preocupa por el contexto. También articula con el camionero Hugo Moyano y no le escapa a una charla con quien chocó duramente en la década pasada, la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. A Kicillof le reconoce dedicación y ojo cercano en el inicio y la actualidad de la crisis automotriz, algo clave para el empresario que provee a las terminales partes para tableros.

 

Otrora enemigos, hoy charlan. Méndez y Kicillof. 

 

Su caso no es aislado. En el pelotón de los que hablan con el ex ministro y presunto candidato a gobernador hay industriales, aceiteros, constructores y hasta empresarios del agro. Y hasta flota en el aire un encuentro mítico que en el kicillofismo niegan: un café a solas, en 2018, con el jefe de Techint, Paolo Rocca. “Nunca existió, pero puede que hable con gente de Techint”, admiten en las filas del italiano dueño del holding del acero.

 

 

No es el único gigante con nexos. En el entorno de Eduardo Eurnekian confirman que “la charla siempre está”. Es que Corporación América es una de las compañías que mejor interpretó históricamente el vínculo empresario con la política, en los años K y en la actualidad.

 

La reunión de enero en el Golf de Mar del Plata, con empresarios locales. 

 

En su reciente periplo por Mar del Plata, el hombre orquesta del kirchnerismo (es el único especialista del espacio en temas económicos y derivados) reunió en el coqueto Golf Club de Los Troncos a un pelotón de CEOs locales atrapados en la recesión. En ese mismo lugar, los empresarios nucleados en IDEA habían dado meses antes un apoyo sin matices a la gestión de Mauricio Macri. El desayuno, armado por la diputada marplatense Fernanda Raverta y los empresarios locales, reunió en la vieja casona a dirigentes de la Cámara Armadora de Buques Poteros, la Asociación de Astilleros Nacionales, el CEO de textiles como Alpine Skate, Montecarlo y Giardino; abogados de pesqueras y hasta productores ganaderos y concesionarios de Playa Grande y Varese.

 

 

Otro de los que lo frecuenta es Guillermo Moretti, vicepresidente de la UIA y jefe de los Industriales de Santa Fe. Moretti es de los más críticos de la entidad, que en los últimos tiempos se ha alineado en el cuestionamiento a la política oficial para las fábricas. Cuentan que también hay un aceitero de las empresas grandes que charla por teléfono, pero que prefiere guardar reserva.

Hay una porción de los que dialogan con la oposición que aún le temen a la reprimenda oficial por jugar a dos puntas. Sobre todo después de que percibieron la furia que desató la movida individual del presidente de UIA, Miguel Acevedo, de reunirse con la CGT, la Iglesia y movimientos sociales para buscarle una salida a la crisis.

Relatan los que participan de esos encuentros que le respetan a Kicillof el diálogo y la coherencia en las ideas. Y consignan que siempre fue un mito que la postura del ministro fuera la de un anti capitalista. “A mí nunca me amenazó con sacarme la empresa”, bromeó uno de los marplatenses que desayunó con él en el Golf. Lo que los empresarios que lo ven no pueden confirmar es qué votarían en las presidenciales. Por ahora, los encuentros, más que para adhesiones políticas, sirven de catarsis en la crisis.