X

Candidato presencial, presidente virtual: cómo funciona el gobierno ambulante de Macri

Reuniones en exteriores, mucha call conference con el gabiente y la táctica de las medidas-promesas atadas al resultado del 27-O. Peña e Ibarra, los serenos de Balcarce 50.
Por 04/10/2019 14:48

El presidente Mauricio Macri administra un perfil dual. Mientras ejerce como máxima autoridad del país, hace campaña, recorre el interior y ocupa la mayor parte de su tiempo en reuniones y eventos fuera de la Casa Rosada y la Quinta de Olivos, su hábitat natural que en las últimas semanas quedó reservado para encuentros de gabinete y videoconferencias.

El propio presidente lo hizo explícito durante su gira por el norte: “Gobierno, pero la campaña siempre está”, dijo, flanqueado por el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

Macri no dejó de ir a la Casa Rosada, pero invierte la mayor parte de su tiempo en hacer proselitismo con las marchas del #SíSePuede, que comenzaron en la Ciudad de Buenos Aires y culminarán en Córdoba el jueves 24. En paralelo, el Gobierno diseña una convocatoria al Obelisco para el sábado 19 bajo el pomposo nombre de "la marcha del millón". Es una apuesta por mostrar clamor popular por el Presidente, con presencia de militancia de todas las provincias.

 

 

El Presidente inició el #SíSePuede Tour en Barrancas de Belgrano y luego estuvo en Junín, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. Este viernes estará en Bahía Blanca y el sábado, en Mendoza, donde tiene previsto compartir agenda con el gobernador Alfredo Cornejo.

Durante los últimos días, el equipo de campaña y la Secretaría General de la Presidencia, que coordina los movimientos diarios de Macri, acordaron una agenda mix para mechar campaña y gestión. Este jueves, el Presidente recorrió la obra Defensa Norte en la ciudad de Concepción del Uruguay, participó de la ceremonia del Año Nuevo Judío y encabezó la Mesa Productiva Territorial. Todo en Entre Ríos, hacia donde también viajó en modo candidato: participó de la marcha en Concepción junto al senador nacional Alfredo De Angeli y el diputado nacional Atilio Benedetti.

Bajo esta lógica, en el sprint final de la campaña, Macri encabeza reuniones y actos afuera de la Casa Rosada. Mientras el Presidente viaja, la cotidianidad de la gestión quedó en manos del jefe de Gabinete y de campaña, Marcos Peña, y el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra. Sin embargo, mantuvo presencia intacta en las reuniones de ministros y desde su despacho de Balcarce 50 encabezó videoconferencias: la primera, para inaugurar de manera remota el Parque Solar Cauchari. Ese día invirtió roles con Peña, quien fue a Jujuy con Morales, mientras que Macri se quedó en la Casa Rosada.

 

 

Este jueves, mediante una publicación en Facebook, anunció la obligatoriedad del dictado de inglés en jardines de infantes. La iniciativa forma parte de la lista de medidas que Macri tomaría si consiguiese la reelección. O sea, son anuncios promesa, es decir, medidas atadas al resultado de las elecciones del 27 de octubre, a las que Macri llega luego de perder por más de 16 puntos contra Alberto Fernández en las primarias. No obstante, el Presidente dice, en reuniones privadas, que “tiene todo” para entrar al ballotage.

Inhablitado por la ley electoral para hacer inauguraciones, Macri se limita a recorridas por barrios, pero también por obras en marcha. Además, todos los días lanza un anuncio que implementaría en un eventual segundo mandato, en el marco del operativo motivacional del #SíSePuede, la última apuesta del tándem Macri-Peña para dar vuelta la elección.