X
En busca del batacazo que lo lleve al ballotage, el Presidente mezclará discurso para el núcleo duro y apelaciones a los "indecisos". Estará en Jujuy, Rosario, Mar del Plata y Córdoba.
Por 21/10/2019 14:44

El presidente Mauricio Macri encarará la última semana de campaña para las elecciones del domingo próximo sin alteraciones: seguirá el guión de las marchas del #SíSePuede y visitará ciudades cabecera del interior del país. A pesar de lo que indican las encuestas, en el seno de la Casa Rosada, se respira un aire de optimismo y entusiasmo luego de la marcha del sábado en la Avenida 9 de Julio y el segundo debate presidencial -el Gobierno sostiene que lo "ganó" porque el Presidente fue el candidato "más sólido".

Macri estará este lunes en San Salvador de Jujuy junto al gobernador Gerardo Morales, el martes en Rosario y el miércoles en Mar del Plata. Su visita a la ciudad balnearia será apenas unas horas antes al desembarco de Alberto Fernández y los candidatos del Frente de Todos, que culminarán allí la etapa de proselitismo el jueves.

 

 

El día después del debate en la Facultad de Derecho, el Presidente encabezó la tradicional reunión de gabinete en la Casa Rosada y viajó hacia Jujuy. En sus visitas al interior, Macri se enfocará en el núcleo duro amarillo y en los "indecisos". Al primer grupo lo interpelará de la misma manera que en el Obelisco y en el segundo capítulo del debate: polarización extrema y acusaciones teledirigidas al kirchnerismo. En tanto, insistirá con su cascada de propuestas que presenta en el #SíSePuede Tour para acercarse a quienes aún no han definido su voto, una cifra que los consultores estiman menor al 2% del padrón de electores.

Por fuera de la apelación a la clase media -con promesas de incremento salarial y trabajo-, Macri se concentrará estos últimos días en pedir el voto. Sueña con que aumente la participación electoral, como blanqueó durante la marcha del "millón". La estructura basal de ese pedido es agitar la polarización para forzar un aluvión de apoyo antiperonista que ya lo tiene pero, según calculan en el Gobierno, mermó en las PASO por distintos factores.

 

 

En otros rincones del PRO, el optimismo es menor y ya se empieza a tejer el posmacrismo, a la luz de un resultado que admiten irremontable. Macri cerrará la campaña con la esperanza de forzar un ballotage. En la teoría del "milagro", como lo definen en Cambiemos, también se encuadra el jefe de Gabinete y de campaña, Marcos Peña.

El Presidente cerrará el jueves en Córdoba junto a su candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto. No estará la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, que culminará la etapa proselitista junto a la tropa bonaerense en el Club Platense, en Vicente López, tres horas antes de la presentación de Macri. En el cierre de las PASO, ambos mandatarios compartieron escenario.